Internas 2011: Para la Justicia es "imposible" cumplir los plazos electorales

El juez que actúa en la Provincia advierte que no se puede hacer el escrutinio de las internas en 18 días como lo marcan las leyes vigentes.

El juez federal platense con competencia electoral en la provincia de Buenos Aires, Manuel Blanco, planteó formalmente que los plazos electorales previstos por ley -fundamentalmente, entre las internas obligatorias para los partidos políticos y los comicios generales- “son de imposible cumplimiento”.
Concretamente, el magistrado evalúa que, si como está dispuesto, las primarias se realizan el 14 de agosto, el 3 de setiembre vencerá el plazo para que los partidos presenten sus candidatos -que deberán surgir obligatoriamente de esos comicios internos- para su oficialización para las elecciones generales, a efectuarse el 23 de octubre. Y entonces considera que “la experiencia desde 1983 demuestra que ello (18 días para hacer el escrutinio de las internas) es de cumplimiento imposible”.
Este planteo está contenido en un escrito que el juez Blanco elevó a la Cámara Electoral Nacional, y en el que la cuestión de los plazos electorales aparece como la más grave de las situaciones, pero contiene también severas advertencias sobre otros aspectos clave del proceso electoral del año próximo.
Así, el juez afirma en la nota -de la que cursó copias a la Corte de la Nación, al ministerio del Interior y al gobernador Daniel Scioli- que para las elecciones del 2011 no podrán ser actualizados correctamente los padrones y habrá enormes dificultades para llevar a cabo las tareas derivadas de las nuevas condiciones que deben cumplir los partidos políticos para ser habilitados.

Cuestión de tiempo

Al plantear la cuestión de las fechas de las internas y de las generales, el magistrado recuerda que en la Provincia se elegirán presidente de la Nación, senadores nacionales, diputados nacionales, gobernador, legisladores provinciales, intendentes, concejales y consejeros escolares “y probablemente parlamentarios del Mercosur”.
Y tras recordar que habitualmente se habilitan en la Provincia -que tiene unos diez millones de sufragantes- unas 31 mil mesas de votación y debe realizarse una larga serie de tareas vinculadas a su preparación, advierte que esos trabajos “se triplicarán en el 2011, toda vez que deberán rotularse 93 mil urnas con sus correspondientes documentos (para internas, elección general y posible segunda vuelta).
Pero su “preocupación mayor” pasa, como se dijo, por los plazos electorales. Y en ese sentido, al afirmar que los 18 días previstos para el escrutinio de las internas “son de imposible cumplimiento”, añade que “esto puede ser ratificado por los apoderados y candidatos de cualquier agrupación política que hayan participado” de comicios en la Provincia.
El juez puntualiza que “en esos 18 días deberán cotejarse 31 mil actas, resolverse las aperturas de urnas, las impugnaciones y apelaciones, para luego remitir los resultados a las juntas electorales partidarias, organismos encargados de proclamar a los electos y confeccionar, de conformidad a las disposiciones de sus respectivas cartas orgánicas, las fórmulas y las listas que deben presentar ante las autoridades electorales para su oficialización”.

“Sin solución”

Asimismo, tras señalar que comparte “inquietudes y argumentos” similares que la jueza con competencia electoral en la capital federal, Romilda Servini de Cubría, le viene planteando a la Cámara, Blanco recuerda que la Provincia tiene un padrón muy superior al porteño y que ese distrito no debe realizar internas obligatorias.
Al mencionar la variedad y cantidad de tareas y dificultades que implicará el próximo proceso electoral (centralmente, las vinculadas a actualización de los padrones, la habilitación de partidos y los comicios y sus escrutinios), el magistrado menciona a lo largo de su escrito de diez carillas, en más de una oportunidad, la insuficiencia de personal, de autorización de horas extras y de recursos y tecnología (como computadoras) en la Secretaría Electoral a su cargo.
Sin embargo, el juez advierte que “la contratación de personal temporario, asignación de horas extras o electorales o algún paliativo similar no traerán las soluciones para superar los inconvenientes” descriptos. Y añade: “por generoso que sea el auxilio que se me brinde, no aceptaré, porque la Justicia no puede aceptarlo, cargar con la responsabilidad de un proceso anormal, con la excusa de que se dotó” a las dependencias judiciales que de él dependen “de los requerimientos que efectuara”.
Finalmente, Blanco señala que evalúa “convocar formalmente a los partidos políticos para hacerles conocer las dificultades” que enumera en el escrito “y sus inevitables consecuencias”.

El Día

También podría gustarte Más del autor

Los comentarios están cerrados.