Dakar 2011: Al piloto Fernando Herzel le cayó la moto encima y se quebró la rodilla.

El motociclista guatrachense (Yamaha WR 450), único pampeano en participar del Rally Dakar Argentina-Chile 2011, seguramente no olvidará esta competencia por el resto de su vida, tanto por lo positivo como por lo negativo. Por un lado, se dio el gusto de disputar una de las carreras más famosas del mundo, con una aceptable performance para un debutante. Y por el otro, vivió la dureza de la travesía, cuando en la séptima etapa sufrió un accidente que lo obligó a abandonar, debido a que terminó con una rodilla fracturada.
El domingo aún muy dolorido por las consecuencias del golpe, el piloto nacido hace 38 años en Guatraché se refirió brevemente a su accidente, pero al mismo tiempo se mostró feliz por haber participado del Dakar hasta donde pudo. “No fue un accidente espectacular ni mucho menos. Se me quedó la moto en una duna, me caí, se me cayó la moto encima y me quebró la rodilla”, relató, mientras permanecía internado en un hospital de Iquique, Chile, al que fue trasladado luego del infortunio.
El pampeano sufrió el contratiempo en plena séptima etapa del Dakar, entre Iquique y Antofagasta, entre el segundo y tercer puesto de control, luego de superar el primero en el puesto 76to. del especial. “Por suerte nunca perdí el conocimiento, y ni siquiera me raspé; pero se me cayó la moto encima y tuve que abandonar”, agregó desde el centro de salud chileno, mientras esperaba el traslado a una clínica de Buenos Aires.

Muy positivo.

Más allá del abandono y la fractura, la experiencia en el Dakar para Herzel no fue una más, por todo lo que significa vivir desde adentro esa aventura. Desde que el año pasado decidió participar de la competencia por primera vez, quizás nunca imaginó lo difícil que resultaría realizar la travesía, y por eso cuando se refirió brevemente a su experiencia, se lo notó muy feliz.
“Fue todo muy positivo. Más allá del accidente, fue una experiencia inolvidable”, manifestó. Y en el mismo sentido agregó: “Todo comenzó con el entrenamiento durante el año y la preparación, durante la que viví cosas nuevas. Y ni hablar de la carrera en sí; es algo espectacular”.
Por otra parte, reconoció que se trata de una competencia sumamente dificultosa y peligrosa, en la que hay que estar siempre atento a cualquier imprevisto que pueda aparecer. “Para mi nivel de manejo, sin dudas es algo muy duro. Igualmente, la venía llevando bastante bien, porque había hecho una carrera bastante pensante y sin arriesgar mucho. Pero como te dije, es una carrera muy dura, que en algún momento te pasa factura. Y está a la vista por la gran cantidad de abandonos que hubo”, señaló el pampeano.
– Por los comentarios de competidores de mayor experiencia, se dice que este año el Dakar fue más duro que en los anteriores…
– Para mí fue mi debut, por lo que no puedo decir mucho del tema. Pero a tres metros míos, en otra cama, hay otro participante, que corrió las tres carreras en Sudamérica, y me dijo que ampliamente éste fue el más duro. Y está a la vista, porque los propios organizadores empezaron a acortar las etapas.
– Igualmente, me imagino que no te arrepentís por haber decidido participar…
– Para nada. Fue una muy linda experiencia, y al que le gustan las motos sabe que todo esto puede pasar, con accidentes incluidos.

(Diario La Arena)

También podría gustarte Más del autor

Los comentarios están cerrados.