Levantan el pavimento en las calles deterioradas

Sobre calle 9 de julio, desde el 600 al 800, se observan por estas horas trabajos de levantamiento del pavimento, como una manera de reparar el sector que había quedado seriamente deteriorado tras el temporal de lluvia que se produjo la semana pasada.
Si bien en algunos puntos de esa arteria, no se arrancó la carpeta asfáltica, sí se colocó arena o se tapó con asfalto para improvisar una cobertura a los agujeros que quedaron luego de que cediera el pavimento.
Vale recordar que Todas las Voces, hace 5 días reportaba que las fuertes lluvias caídas habían dejado como saldo la destrucción de parte del asfalto inaugurado en agosto de 2010. Los daños se observaban notoriamente sobre las calles Pueyrredón y 9 de Julio.
La correntada del agua que viene en bajada y deriva por esas arterias, levantó la carpeta asfáltica de algunos sectores como si fuera de papel, y en otros casos la dejó con visibles daños.
Resulta llamativo además que en esa zona de la localidad haya calles sobre la que hace muy poco tiempo se construyó el pavimento, pero sin el cordón cuneta correspondiente.

Algunos datos sobre cómo se hicieron los trabajos de pavimentación

-La obra se inauguró a mediados del año pasado
-Sólo en Puan fueron 35 cuadras asfaltadas y 4 de repavimentadas, con una inversión de unos $ 1.600.000
-Teniendo en cuenta a todas las localidades del distrito, se destinaron $ 5.000.000, que la municipalidad consiguió mediante un crédito contraído con el Gobierno de la Provincia.
-Sobre la avenida Pueyrredón se hicieron 7 cuadras de cordón cuneta y asfalto.
-El año pasado, cuando se iniciaban los primeros trabajos, la Secretaria de Obras Públicas, Ing. Marta de Rico, precisaba en declaraciones a la prensa que “siempre se busca seguir el escurrimiento natural de las aguas, pero en casos como el de Palacios se tuvo que bajar mucho la calle con la topadora”. De lo contrario no escurriría hacia las arterias transversales
-Sobre la calidad del material colocado, De Rico llevaba tranquilidad a los vecinos, pidiendo que la gente no se preocupara porque el asfalto era durable, podía –según observó– tener desprendimientos superficiales, pero después con las altas temperaturas y el tránsito se iba a ir sellando.
-En cuanto al pavimento usado, señaló que era mezcla de concreto asfáltico en caliente, con un espesor de 3 centímetros. “Como es difícil dar con el nivel de la tosca, siempre se tira un poquito más de espesor”, sostuvo.
-Por aquella época del año, dijo además que el asfalto bajaba del camión a 180º y no le afectaba la temperatura ambiente, siempre y cuando no sea inferior a 5º.
-Los costos para el frentista se pactaron de la siguiente manera. “En un terreno de 12 metros, por ejemplo, el valor estaba entre los $ 2500 y los $ 2700, hablando de asfalto solamente.
Los planes de pago eran de hasta 72 cuotas, y 96 para los propietarios con inmuebles en las esquinas.
-A las 39 cuadras originales de la licitación de $ 5.000.000, se sumaron luego las del barrio de la Cooperativa Eléctrica (Santamarina y Maldonado, entre Pueyrredón y Colón) y la cortada entre Dean Funes e Hipólito Irigoyen. El costo sería inicialmente afrontado por el municipio, que aprovechó la presencia de la empresa constructora en Puan para hacer los trabajos.

También podría gustarte Más del autor

Los comentarios están cerrados.