Pimpinela deslumbró a todos con un show de nivel internacional

Varias generaciones de espectadores se reunieron frente al escenario mayor de la Fiesta Nacional de la Cebada Cervecera. Es que no hizo falta ser un fanático al extremo de Pimpinela para pasarla bien en este show, todos vibraron por igual con un espectáculo que no conoce de edades.
Por el despliegue escénico, por los cambios de vestuario, por el profesionalismo de los más de 30 bailarines que aportaron variadas coreografías, por la trayectoria de Lucía y Joaquín Galán, por la calidad impecable de sus voces, por el despliegue técnico dentro y fuera del escenario, y porque consiguieron a la perfección fusionar el genero teatral y el musical con las canciones. Por todo eso, Pimpinela se llevó la ovación de las miles de personas que asistieron anoche al cierre de la Fiesta.
El show tiene como distintivo la realización de un recorrido a través de los casi 30 años de trayectoria del dúo que comenzó allá por 1982, donde estuvieron presentes el ambiente familiar con la voz en off recreada de Engracia la mamá de Lucía (María Graciela Galán Cuervo) y Joaquín (Joaquín Roberto Galán Cuervo), cuando relataba algunos recuerdos de la infancia de los hermanos.

Un gran musical

Los clásicos “Pega la vuelta”; “A esa”,”Cosas del amor” y “Ahora decide”, estuvieron acompañados por los temas más actuales como “La familia”, “Hay amores que matan” y “La telenovela”.
Antes de despedirse, le regalaron cuatro bises al público. En uno, volvieron a interpretar “Pega la vuelta”, pero esta vez con ritmo de hip hop y con la compañía de parte de sus bailarines. Lucía y Joaquín, en uno de sus tantos cambios de vestuarios, también se caracterizaron fieles a la cultura del hip hopera.
La infancia de los hermanos fue una mini obra teatral en la que Lucía (montada sobre un triciclo) y Joaquín, se vistieron como niños de su época y recrearon los recuerdos de su más temprana edad. Eso sí, no faltaron las discusiones, preludio de las divertidas peleas que con letra y música llevarían cuando adultos al escenario.
El repaso por la vida de los Pimpinela da excusas de sobra para volver a escuchar sus canciones (el público ama esos momentos), pero no están puestas al azar, cada una cuenta (en un logrado equilibrio entre humor y emoción) algo de la vida de los personajes.
Lucía y Joaquín tienen un carisma y un enganche con su público que los vuelven queribles hasta para los más reacios. Actúan, cantan, bailan, se ríen de sí mismos con una soltura contagiosa.
Antes de la presentación de Pimpinela, cantó Kurdai, un joven cordobés intérprete de folclore, que está apadrinado artísticamente por Lucía y Joaquín. La Fiesta de la Cebada era su primera experiencia ante un público multitudinario. El cantante se mostró muy agradecido por la oportunidad de estar en Puan y destacó la actitud del dúo que lo eligió para impulsar su carrera musical.

Reconocimiento

Al comenzar la noche de cierre de la Fiesta con los tradicionales fuegos artificiales y la inconfundible “Chicharra cantora”, los primeros en actuar fueron “Los Isleños del Pichihuica”. Este grupo folclórico local con 16 años de trayectoria recibió el reconocimiento del Presidente de la Fiesta, Sr. Hugo Ruesga.
Momentos antes, Roberto Otonelli y Fabián Palacios, los animadores del festival, dieron a conocer el número ganador del sorteo de los $ 6.000, entre el público que adquirió su entrada durante este fin de semana. El premio mayor se los llevó el número 554 que benefició al Sr. José Desch de Puan.
En tanto, previo a Pimpinela, las aspirantes a reinas pasearon su belleza sobre el escenario. Las soberanas invitadas, la Reina Nacional del Ajo Ticiana Cid; la Reina Provincial del Trigo Rocío Andino y la Reina Provincial de Mar del Plata Yanina Vanesa Bilhere, en sus roles de embajadoras, se dirigieron al público para promocionar cada una de las fiestas que representan.

Crónica: Fernando Sánchez
Cobertura fotográfica: Lorena Freidenberger

También podría gustarte Más del autor

Los comentarios están cerrados.