Concurrida noche de carnavales en el CEC

Con una excelente convocatoria de público, se presentaron Tony Caribe y sus Caribeñas y el cantante Julio Buznego.
Como es tradicional, se procedió a la quema del Rey Momo y se premiaron con bicicletas a los cuatro disfraces más creativos. En el concurso hubo una excelente convocatoria ya que participaron 29 niños.

Una noche cálida, ideal para las actividades al aire libre, puso un marco inmejorable para que los Carnavales del Centro Educativo Complementario fueran todo un éxito.
Desde temprano, la alegría de la música fue atrayendo a niños, jóvenes y adultos que se concentraron desde las 20 horas frente al edificio ubicado en calle Lamadrid, para seguir de cerca los espectáculos.
La organización preparó un muy buen servicio de cantina a cargo de la Cooperadora del CEC. El Instituto Almafuerte se hizo presente con su puesto de papas fritas, y los chicos de Crazy Cocktail se encargaron de ofrecer algunos de sus tragos.

Bailes y canciones para todos

Graciela Delgado, Directora del CEC dio la bienvenida a los presentes. “Queremos compartir con ustedes una noche hermosa”, señaló.
Para comenzar con los números artísticos, las alumnas de la institución interpretaron una coreografía del tema “Danza Kuduro”.
Después, todos bailaron al ritmo de Tony Caribe y sus Caribeñas, Sabrina Datri y Verónica Madera, ambas profesoras de danzas.
El espectáculo –que ya había estado en el Balneario Municipal el año pasado–, llegó desde La Plata, auspiciado por el Instituto Cultural de la Provincia de Buenos Aires y la Dirección de Cultura municipal.
En un tramo del show, pleno de ritmos como la salsa, el merengue y la cumbia, Tony invitó a dos jóvenes del público a bailar con las caribeñas, y luego la gente con sus aplausos eligió al ganador.
Una vez finalizada la presentación, desfilaron los 29 niños que participaron del concurso de disfraces.
Hadas, superhéroes, brujas, monstruos, princesas, una caperucita roja, un linyera y hasta el futbolista Lionel Messi, mostraron la producción y la creatividad puesta en el diseño de sus trajes.
El premio era por demás interesante: dos bicicletas para adultos y dos para los más chiquitos.
El jurado estuvo integrado por la Directora de Cultura Laura Velasco; la Inspectora de la rama Psicología Comunitaria y Pedagogía Social, Profesora Olga Platz; Patricia Aguzzi, representando al Concejo Escolar y tres representantes del Centro de Veteranos de Malvinas de la ciudad de Punta Alta. Esta última institución mantiene desde hace un tiempo lazos de amistad, cooperación e intercambio con el CEC.

Julio Buznego

Después de la primera pasada de disfraces, se presentó el cantante bahiense Julio Buznego que le puso muy buena onda a la noche, interpretando cumbias y otros ritmos bailables. Enseguida, el escenario se llenó de chicos, que armaron un improvisado coro que acompañó al artista.
Además, Julio demostró ser un buen maestro de ceremonias ya que, a falta de conductor, colaboró con Graciela Delgado, organizando a los casi 30 niños que intervinieron en la elección final de los disfraces, cuidando que todo saliera prolijo y ordenado.
Durante la noche, el personal del CEC quiso despedir a una compañera que este año ya no estará en la institución. La docente Marisa Walter vivió un momento muy emotivo junto a sus compañeras, que le desearon la mayor de las suertes.
Con la participación de los Bomberos Voluntarios, que cuidaron los aspectos de seguridad, se llevó a cabo la tradicional quema del Rey Momo, confeccionado para la ocasión por las docentes del CEC.
El muñeco gigante llevaba incorporado un juego de pirotecnia que, al contacto con las llamas, explotaron en miles de destellos, poniéndole un poco de adrenalina a la noche.

Nerina, Ariana, Andrea y Rafael: los ganadores

El broche final llegó con la última pasada de disfraces. Una vez finalizado, se dio a conocer la decisión del jurado acerca de cuáles eran los trajes más creativos.
Las bicicletas para niños, con rueditas, quedaron manos de dos niñas: Nerina Marín (hada) y la pequeñita Ariana Kees (caperucita roja).
En tanto, las bicis para adultos, fueron para Andrea Romero Purreta (hada) y Rafael Romero Purreta (linyera).
El jurado destacó el trabajo y el esfuerzo puesto en todos los trajes, explicando que la decisión de elegir sólo a cuatro ganadores fue muy complicada.
Al final, nuevamente las alumnas del CEC bailaron una coreografía al ritmo del reggaeton.

También podría gustarte Más del autor

Los comentarios están cerrados.