En Lamadrid: detectan trabajadores en “negro”

La AFIP realizó un operativo a raíz de la denuncia de un trabajador, quien informó que con sus compañeros se encontraba trabajando en zona rural de General Lamadrid, en el establecimiento EL CEIBO, colocando postes de luz y viviendo en condiciones precarias, con escasos recursos.
En el procedimiento llevado a cabo, actuaron inspectores de la AFIP – Seguridad
Social de la División Fiscalización N° 4, habiendo sido planificado conjuntamente por el Cr. Camilo M. Merino, jefe de esa división, y el Cr. Claudio Di Croce, jefe de Distrito Coronel Suárez, dependientes de la Dirección Regional BAHÍA BLANCA de la AFIP, conducida por el Cr. Horacio Ponzoni.
Los inspectores concurrieron a la zona rural de General Lamadrid en el camino vecinal que nace en la ruta 67; hasta encontrar el campamento situado en el establecimiento EL CEIBO donde cinco operarios los recibieron con entusiasmo ante inmediata respuesta de AFIP, y con expectativa de resolver la precaria situación en que vivían.
El encargado de la cuadrilla informó que comenzó a trabajar desde el 05/02/2011 y
los otros cuatro operarios manifestaron que iniciaron la relación laboral el 03/05/2011. Dado que ninguno de los trabajadores estaba registrado laboralmente, se labraron las respectivas actas de infracción al empleador.
Los trabajadores denunciaron que el empleador hacía casi dos meses le había entregado al encargado $3.000 para que el grupo viva en el campamento, en concepto de comida y “adelantos” de sueldos; sin recibir otro pago hasta la fecha.
El grupo – cuya tarea consistía en la colocación de postes de luz y tendido de líneas de alta tensión -, se encontraba en un campamento de lunes a sábado. En el lugar no se pudieron observar maquinarias para la colocación de los pesados postes; ni ropa, guantes, o elementos acorde al riesgo de la tarea a desarrollar. Para dormir primeramente contaban con una precaria casilla de chapa e interior de madera; donde había camas cuchetas, y utilizaban una construcción de bloques o “matera” para comer. Posteriormente el grupo decidió pasar las noches dentro de esa “matera”, ya que al menos podían encender leña, la cual fue provista por el dueño del campo para calentarse. Continuaron relatando que actualmente, al no disponer de leña, quemaban huesos, ramitas y todo lo que fuera combustible para generar calor y poder cocinar. Las precarias condiciones de higiene se completaban con la falta de un baño y en agua que era traída desde el casco de la estancia.
En ese contexto, se da una explotación contra la condición humana, en la que no se cumplen las medidas de higiene y seguridad ni las normativas laborales; impidiendo utilizar los beneficios de la seguridad social a los trabajadores y a sus familias.
Finalmente y teniendo en cuenta la total informalidad detectada, la AFIP indicó que se intensificarán los operativos de control en los próximos días.

También podría gustarte Más del autor

Los comentarios están cerrados.