Un proyecto de la Escuela Secundaria de Bordenave pasó a la instancia provincial de la Feria de Ciencias

De Izq. a Der. Micaela Schiebelbein, Jazmín García, Natalia Ruano y la Prof. María del C. Jacquemard

Estuvo entre los cinco mejores trabajos. “Sabores de Sinsabores”, refleja la cultura y la gastronomía de las colectividades que desde principios del siglo XX comenzaron a radicarse en la zona de Bordenave.
Escuelas de General La Madrid, Pigüé, Goyena y Coronel Suárez, también entraron a la instancia provincial.

Este viernes por la tarde, en la culminación de la etapa Regional de la Feria de Ciencia y Tecnología, se dieron a conocer los nombres de las escuelas que, con sus iniciativas, accedieron a las menciones y a las cinco menciones especiales que viajarán a La Plata para participar, entre el 19 y el 23 de septiembre, de la instancia Provincial de la Feria.
Luego de analizar los 107 proyectos aportados por los establecimientos educativos de todos los niveles, procedentes de ocho distritos de la zona, sobre las 17 horas, se conoció el veredicto de las comisiones evaluadoras, integradas por docentes y directivos de las escuelas de la región.
Las iniciativas con una calificación mayor o igual a 65 y menor a 85, puntos se hicieron acreedores de una mención.
Aquellos con una calificación mayor o igual a 85 merecieron mención especial y adquirieron el derecho de viajar a la etapa provincial.
A la vez, se dejó en claro que, según la cantidad de trabajos competitivos y de cupos que expedirá la coordinación provincial, la cantidad de iniciativas beneficiadas con el pase a La Plata puede incrementarse, con lo cual los premiados con menciones también pueden aspirar a viajar.
Esto significa que hoy cinco proyectos tuvieron asegurados su ingreso al Provincial. Pero el 26 de agosto, luego de concluidas las diferentes ferias regionales en territorio bonaerense, se conocerá el cupo final de trabajos incluidos en la próxima etapa, a realizarse en la capital de la provincia.

Menciones

Los alumnos fueron premiados con una medalla
-Nivel Inicial: Jardín Nº 902 de Tornquist
-Primaria 1: EP Nº 4 de General La Madrid (“Proyecto de Escritores”)
-Primaria 2: Instituto José Manuel Estrada de Coronel Suárez (“Microorganismos de nuestra vida diaria”)
-Secundaria 1: Instituto La Sagrada Familia de Daireaux (“Chau Tiza”)
-Secundaria 2: Escuela Media Nº 2 de Daireaux (“Un mal Olvidado)
-Especial 1: Escuela Especial Nº 501 de General La Madrid (“Para una pizza especial, mozzarella artesanal”)
-Especial 2: Escuela Especial Nº 502 de Adolfo Alsina (“Un abrigo para nuestros alimentos”)
-Primaria 1: EP Nº 8 de Daireaux (“Por qué se estiran los lados”)
-Adultos 2: Centro de Formación Profesional Nº 402 de Tornquist (“Una imagen dice más que mil palabras”)
-Nivel Superior: Instituto de Formación Docente y Técnica Nº 38 de Coronel Suárez (“Bolsas: la verdad degradable)
-Primaria 1: EP Nº Nº 16 de Adolfo Alsina (“Una semilla, una planta”)
-Primaria 2: EP Nº 13 de General La Madrid (“Pequeños Paleontólogos”)

Mención Especial
-1º Escuela Técnica Nº1 de Pigüé, (“Arquitectura de Inclusión”)
-2º: Escuela Agropecuaria de Goyena, área de Tecnología, nivel Secundaria 2. (“Un Gran cambio, de residuo a techo”).
-3º. Instituto La Sagrada Familia de Daireaux, área de Ciencias Naturales, nivel Secundaria 1. (“Chau Tiza”). La organización les entregó un plato recordatorio.
-4º: Escuela de Educación Secundaria Nº 1 de Bordenave, área de Ciencias Sociales, nivel Secundaria 1. (“Sabores de Sinsabores”).
-5º: EP Nº 9 de General La Madrid, área de Ciencias Naturales, nivel Primaria 2. (“El Papel de este Papel”)

Vale aclarar que los primeros dos puestos, obtuvieron un trofeo y el máximo puntaje, con 100 puntos cada uno. Fueron considerados excelentes por los evaluadores y para establecer el orden de mérito se debió recurrir a un sorteo.

“Sabores con Sinsabores”
Jazmín, Micaela y Natalia, tres alumnas de 3º año de la Escuela Secundaria Nº 1 de Bordenave, junto a la profesora de Geografía María del Carmen Jacquemard, fueron las artífices de este proyecto que fusiona historia, costumbres y cultura.
“Trata el tema de los inmigrantes que llegaron a nuestra localidad. Lo primero fue realizar encuestas, recopilar datos e identificar a las personas de las diferentes colectividades. Sirvió además para ahondar en el conocimiento de nuestras raíces.
Nos basamos en las comidas típicas, porque es lo que más perdura en el tiempo y se conserva. Porque por ahí el idioma y otros usos van quedando en el olvido.
Lo de sinsabores está relacionado al desarraigo, porque los inmigrantes dejaron su tierra natal. Por eso, quedó el sabor de sus platos típicos, pero también el sinsabor de haber dejado su terruño”, explicaron.
A través de una cartilla con platos tradicionales de España, Siria y Alemania, entre otros países, el visitante del stand de las chicas de Bordenave podía rescatar los distintos usos culinarios, tales como empanada gallega, árabe, kartoffelsalat (ensalada rusa alemana), etc.

Feria Regional de Ciencias: El proyecto ganador propone que la arquitectura respete a las personas con discapacidad

Escuela Técnica de Pigüé

Fue realizado por un grupo de alumnos de la Escuela Técnica Nº 1 de Pigüé, tras analizar las características edilicias de las viviendas del Plan Federal.
Paola Mutti y Fernando González explicaron los detalles de la iniciativa denominada “Arquitectura con inclusión”
“Nosotros somos del área de construcción y tenemos una materia llamada “Diseño y Proyectos Asistidos por computadora”. Analizando las viviendas del Plan Federal, llegamos a la conclusión de que, para una persona con discapacidad motriz, era imposible acceder a estas casas.
En el interior no se podía circular, no se podía trasladar a la cocina o a otra dependencia. Entonces, la propuesta sería: con una inversión de un 10% adicional en el costo de construcción, poder ampliar la vivienda y generar mejores condiciones para las personas con discapacidad”, explicó Fernando.
Paola contó que, tras reunirse con una trabajadora social de la municipalidad de Pigüé, notaron que tras la sanción de la Ley 26182, el Estado debía cumplir con las necesidades de viviendas especialmente acondicionadas, destinadas a personas con diferentes discapacidades.
“Como veíamos que el Plan Federal no incluía esto, planteamos un prototipo de casa que se amoldara a esas necesidades, dotándola de otras dimensiones. También agregamos placares, ya que carecía de estos elementos”, explicó Paola.
Sobre la posibilidad de elevar este proyecto escolar al intendente municipal de su distrito, Fernando reconoció que aun quedan por ajustar algunos detalles mínimos.
“Muchas personas nos sugirieron presentarlo, tenemos hechos los planos profesionales, demostraciones con maquetas y un programa en 3D por computadora, con un simulador de escenas emulando el interior de estas viviendas”, concluyó.

La Escuela Agraria de Goyena y el reciclado de envases tetra brik aplicados a la construcción de techos y paredes

Escuela Agropecuaria de Goyena

La búsqueda de materiales se realizó mediante recolección en la localidad de envases en desuso. Impulsando una campaña publicitaria de concientización.
“Una vez reunida una cantidad de cajas, se experimentó con tres cortados: uno con guillotina, otro con moledora de granos y el restante con tijera.
Los dos primeros métodos no fueron eficientes, pero sí resultó el tercero.
“Una vez obtenidos los cortes de tetra brik, los sumergimos en agua durante una semana. Luego procedimos a hidropulpearlos, es decir sumergir los envases y mediante agitación separar los distintos componentes.
Una vez que finalizo el último paso, se hicieron las láminas de celulosa. Al aluminio y al polietileno lo poníamos en un molde y le aplicábamos presión y temperatura.
El producto final se puede utilizar para hacer muebles, casas y estábamos experimentando en la construcción de pizarrones”, explicó Eric, uno de los impulsores del proyecto.
Acerca de cómo surgió esta idea, su compañera Victoria comentó que los videos de Youtube fueron una guía importante.
“Nos interesó el tema, además sabíamos que el tetra brik tarda muchos años en degradarse en la naturaleza. Por eso, también vimos una manera de ayudar al medioambiente”, dijo.
Otra experiencia con las láminas de este material fue la fabricación de placas, compuestas por maderas, tetra brik enteros, cemento y una masa de alambre para facilitar el pegado del cemento.
“Conseguimos fabricar paredes que son excelentes aislantes térmicos y acústicos. En el laboratorio de la escuela comprobamos que este material además es ignífugo, tenía dureza, no condensaba, comparado con la chapa de zinc”, precisó Victoria.

También podría gustarte Más del autor

Los comentarios están cerrados.