Ganó el clásico y llegó a la final: Deportivo, abrazado a un gran sueño

Los jugadores de Depor celebran con su gente el pase a la final

Con gol de Lang en el cierre del primer tiempo, el verdirrojo venció 1 a 0 a Blanco y Negro y definirá el torneo Clausura ante San Martín de Santa Trinidad.

Se abrazan, gritan, festejan, disfrutan. Todo es verde y rojo en la cancha de Boca. La celebración es efusiva y pasional. La situación lo amerita y se tolera ese desborde emocional que provoca el hecho de ganar un clásico.
Es que no es sólo el clásico. Lograron el pase a la final del torneo Clausura de la Liga Regional de Fútbol. La ilusión que mantiene en vilo a todo el pueblo verdirrojo, la de lograr el título liguista después de 25 años, sigue en pie. Ahora se viene San Martín de Santa Trinidad, con quien definirá el segundo certamen anual en partidos de ida y vuelta, a partir del próximo domingo.
La imagen del final es la misma que en los últimos tiempos. Pero no todo es felicidad. Porque del lado opuesto los otros se retiran abatidos, dolidos, con el ánimo por el suelo.
Así es el fútbol. Ha sido ingrato con Blanco y Negro en los últimos tiempos. Más allá de haber corregido una campaña que empezó pésimo, la derrota de ayer con Deportivo cala muy hondo. Agrava el dolor que provoca en los albinegros la supremacía elocuente de uno sobre otro en la modernidad. Más allá de que ayer la diferencia no fue tan grande (tanto en el resultado como en lo futbolístico), no es consuelo suficiente para un equipo que, aunque con menos necesidad, deseaba con mucha fuerza un nuevo título.
El 1 a 0 (gol de Lang) a favor del equipo del Flaco Odriozola le quedó bien al partido, que tuvo un marco de público imponente (hubo alrededor de 3.000 espectadores).
Deportivo fue una tromba en el comienzo, pero Blanco y Negro fue creciendo a tal punto de emparejar el trámite del partido y hasta, en un momento, merecer la ventaja. La expulsión de Martínez, por doble amarilla, condicionó definitivamente al albinegro. Y el juego perdió su compostura normal. Entonces Deportivo aprovechó en el final de la etapa para asemejarse a la imagen del principio. Allí encontró el gol que le permitió encaminarse al triunfo.
El planteo de Vidal fue inteligente. Buscando jugar de igual a igual, no le había ido bien con Deportivo. Entonces priorizó contrarrestar el poderío del rival, un equipo con identidad bien definida. Sirvió. Porque después de esos primeros minutos de angustia, se asentó bien en el medio y privó a su oponente de jugar cómodo y con espacios.
Pensando en defender, a la línea de cuatro marcadores Vidal le agregó a Maximiliano Ortega como acompañante del incansable Heritier en el medio, para la interrupción del circuito del verdirrojo. Gomiero y Pecotche fueron carrileros, uno por cada banda, y Galano, con escasa gravitación, acompañó al voluntarioso Balvidares arriba.
Deportivo, con su esquema tradicional, con rotación constante y mucha movilidad en el medio, complicó a Blanco y Negro de arranque. Salió con todo el verdirrojo, muy metido y con mucha actitud.
Mauri tuvo que actuar enseguida para cachetear y rechazar un envió aéreo que se cerró y se le metía. Antes Palacio había ingresado libre por derecha y su remate se desvió en un defensor y se fue por poco. El arquero tuvo que volver a intervenir para evitar que Lang corrija un centro de un Scheffer muy incisivo.
La intensidad del juego del verdirrojo, que llegaba al clásico con una racha de once partidos sin perder ante el albinegro y además como el único invicto del torneo, fue disminuyendo con el correr de los minutos.
Por el contrario, el conjunto de Vidal se acomodó de a poco y salió del asedio. Ya con un partido más parejo, equilibrado y después de un rato de monotonía, llegaron las chances del albinegro, que estuvo cerca del gol en un par de ocasiones.
Iban casi 30m cuando Pecotche dejó desairado a Cendra por izquierda y después tiró centro para Gomiero, que definió mal por encima del travesaño. Enseguida Balvidares, de buen primer tiempo, cedió para Galano, que pifió el remate de derecha y se la quedó el arquero Bauer. Fue el mejor momento de Blanco y Negro.
A los 33m. el panorama volvió a oscurecerse para el albinegro cuando Martínez, que había sido amonestado por interrumpir imprudentemente un saque desde arriba del arquero Bauer, vio la segunda amarilla y la roja por una falta a destiempo sobre Scheffer. El partido no fue el mismo once contra diez.
El primer tiempo terminó como empezó. Con un Deportivo con mucho ímpetu en el intento de abrir el marcador. Y sobre el final, luego de que Mauri le gane dos veces el duelo a Scheffer, llegó la alegría para el verdirrojo.
Iban 44m y Arce se mandó al ataque por primera vez con decisión. El lateral de La Madrid entró al área por izquierda y sacó un remate violento que Gonzalo Lang corrigió con la cabeza para decretar el 1 a 0 con el que se fueron al descanso. Más que oportuna aparición del goleador verdirrojo.

Se encaminó al triunfo

El segundo tiempo no fue bueno. Predominó la lucha por sobre el juego. En los primeros minutos, hubo pocas situaciones de gol y una disputa tenaz por la pelota en el medio.
Con más empuje que ideas lo fue a buscar Blanco y Negro. Con Schiebelbein, que entró enseguida que se reanudó el partido, y Mendoza (reemplazó a Pecotche a los 21m), refrescó el ataque pero generó poco peligro en las inmediaciones del arco defendido por el “Chino” Bauer.
Las apariciones de Mendoza por izquierda fue lo que más inquietó a la firme defensa de Deportivo, que tuvo a Lucas Andersen en un altísimo nivel.
A medida que el reloj corría y la necesidad y el apuro se hacían más grandes, Blanco y Negro a veces quedó muy expuesto. Y Deportivo tuvo algunas chances para liquidarlo, pero siempre chocó con la figura de Andrés Mauri, el punto más alto del equipo de Vidal.
Primero lo tuvo Scheffer, quien como casi siempre, cumplió. El ex jugador de El Progreso no terminó de dominar la pelota cuando estaba solo ante el arquero y este lo atoró bien. Después Lang definió defectuosamente y Mauri volvió a aparecer para mantener vivas las esperanzas del albinegro, que más allá de los cambios no le encontró la vuelta al partido.
Para ratificar su buena actuación, Mauri volvió a tapar oportunamente ante Cendra, una de las figura de Deportivo.
Los de Odriozola no podían liquidarlo y Blanco y Negro tuvo una situación inmejorable para empatar: Galano, quien apareció solo tras un centro pasado, le erró a la pelota en el cabezazo cuando tenía todo dado para sentenciar a Bauer.
El pitazo final confirmó la suerte de cada uno. Fue triunfo verdirrojo. Por eso se abrazan, gritan y festejan. Eufóricos los jugadores y desbordada la multitud que está del otro lado del alambrado. Porque saben, otra vez, que el gran objetivo es posible. Y está más cerca.

Juan Mailland

D. SARMIENTO 1
Matías Bauer
Juan Cruz Peratz
Lucas Andersen
Mariano Lantiat
Maximiliano Arce
Cristian Palacio
Santiago Fernández
Manuel Moreno
Gonzalo Cendra
Gastón Scheffer
Gonzalo Lang
DT: Javier Odriozola
Cambio: 73m. Braian Ruffa por Lang.
Suplentes: José Luis Ricciuto, Daniel Salvi, William Taryano y Jonatan Maier.

BLANCO Y NEGRO 0
Andrés Mauri
Gonzalo Martínez
Lucas Elorriaga
Gustavo Sein
Esteban Güidale
Nicolás Gomiero
Jesuan Heritier
Maximiliano Ortega
Maximiliano Pecotche
Maximiliano Balvidares
Bernardo Galano
DT: Hernán Vidal
Cambios: 49m. Nicolás Schiebelbein por Balvidares, 57m. Martín Fuhr por Gomiero y 66m. Santiago Mendoza por Pecotche.
Suplentes: Juan Andrés Miquelarena y Gustavo Bailman.

GOLES. Primer tiempo: 44m. Gonzalo Lang (DS).
EXPULSADO. Primer tiempo: 33m. Gonzalo Martínez (ByN)
ARBITRO: Adrián Deber (5), de Olavarría.
ASISTENTES: Rodolfo Denk y Claudio Cejas.
CANCHA: estadio “Rubén Segui” (Boca)

También podría gustarte Más del autor

Los comentarios están cerrados.