De López a Castelli: “Te abrazo desde el corazón, te siento mi hijo político”

El abrazo de López y Castelli antes de la jura (Foto: TLVP)

Durante la asunción de las nuevas autoridades, el intendente saliente y senador provincial electo, señaló que vivía un momento muy emocionante. “Se me está cumpliendo un sueño, entregando el gobierno municipal a un integrante de nuestro equipo”, dijo.
“Ha sido muy arduo el trabajo en estos doce años. Llegamos en 1999 con muchas ganas de trabajar, con algunas propuestas, con algunos compromisos con la sociedad. Y ese primer día de trabajo, Facundo te aseguro, que lo primero que se aprende es la soledad del poder.
Porque en ese despacho, solo, tenés que tomar decisiones, las cuales en función de resultado, puede ocurrir que si tenés éxito, todos sean propietarios de ese éxito. Pero con tus mejores intenciones, con tus mejores conocimientos, con tu mejor preparación, es probable, ojalá no ocurra, que tomes decisiones cuyos resultados no son los esperados… y de eso te vas a tener que hacer cargo solo, porque el fracaso es huérfano. Esto es lo que va forjando el carácter de cada uno”, expresó dirigiéndose a Castelli.

Repaso

Haciendo alusión a las gestiones justicialistas que lo precedieron, señaló: “el pueblo que olvida su pasado, corre el riesgo de repetirlo”.
“Llegué a un municipio donde no había máquinas, camiones, un municipio donde los cimientos estaban corroídos por algunos hechos de corrupción. Había algunos ciudadanos allí adentro que habían tomado a los recursos del Estado como un elemento indispensable para un buen pasar en el presente y un lujoso futuro, aunque fuese indigno.
La moral del personal estaba por el piso, y algunos nos han confesado, puedo dar nombre y apellido si alguno creyera lo contrario, que fueron hasta maltratados”, consideró.
López reconoció como un objetivo de aquellos tiempos el de perseguir la corrupción. “Si hoy llegamos después de doce años a que haya siete u ocho condenados, es porque lo nuestro no fue ni una bandera política, ni una falsa expectativa, ni un acuerdo espurio, fue un dato de la realidad”, aseguró.

La crisis y los logros

El aplauso durante la recepción de Castelli

Después habló de lo vivido durante el 2001 y 2002, calificándolo como “una crisis fenomenal”.
Atrasos en el pago de sueldos, la vigencia de los Patacones, los varios presidentes de la Nación en pocos días, fueron otras de los hechos del pasado que mencionó. Además agradeció a la gente, ya que “sin su comprensión y acompañamiento, hubiese sido imposible llevar adelante el municipio. Todos ayudaron en ese esfuerzo”.
Y valoró la actitud de los proveedores de la comuna porque “en muchas ocasiones vivieron con nosotros la misma zozobra y angustia.
De su asunción en 1999 recordó que encontró un municipio sin políticas de salud, de ingresos, sin organización financiera y sin organización administrativa.
Hace pocos días –mencionó—un empleado con 20 años en la municipalidad dijo que lo que nosotros hemos hecho en 12 años en cuanto a organización, no se había hecho en los últimos 40 años.
“Ha sido un gran esfuerzo, hemos dejado girones de nuestra vida pero valió la pena. Porque la gente, cada vez que fue a votar, y en esta última especialmente, dijo sí a este grupo político. No se dejó convencer por quienes decían que estos se transformaría en una isla, que el gobierno provincial no nos iba a ayudar. Ellos saben que no era cierto. Fui 12 años intendente, siempre con diferentes gobernadores peronistas, y los temas del distrito de Puan siempre estuvieron contemplados en sus agendas.
No sería Scioli el Gobernador que yo conozco si en los próximos 4 años hiciera uso de la discriminación y exclusión para los habitantes de este distrito”, aseveró.

Al personal

Después, López dijo que se hizo mucho desde su gobierno, siempre desde la honradez y el trabajo.
Si bien reconoció que se cometieron errores, para él son “muchos menos de los que algunos dicen, pero muchos más de los que nosotros hubiésemos querido”.
“Llegamos convencidos de trabajar para cambiar la realidad y había que estar al servicio de la gente”.
El actual senador recordó sus últimos días al frente del Ejecutivo y mencionó que los usó para recorrer las delegaciones y las oficinas de cada una de ellas, para despedirse del personal.
“A ellos debo agradecerles porque han sido el factor principal para que esto pueda llevarse a cabo.
Esas lágrimas que brotaron de los ojos de muchos, sinceramente, son de los que menos tienen. Y si ellos se sintieron beneficiados por nuestro gobierno, valió la pena estar.
Porque el gobierno municipal, como Facundo bien lo sabe, debe estar al servicio de los que menos tienen.
Quedan muchas cosas por hacer, las que hicimos fueron pocas para las necesidades que hay. Muchas de las hicimos, las logramos con un trabajo articulado con la Provincia y con la Nación.

Emotiva y aleccionadora despedida

“Para despedirme Facundo, quiero decirte dos cosas… la primera: te abrazo desde el corazón, te siento mi hijo político. La segunda es que, ya lo dijo Séneca, ‘quien aspira a estar en el poder, el primer arte que debe aprender es a soportar el odio y la crítica infundada. Si no sos capaz de soportar esto, vas a sufrir mucho y va a sufrir tu familia. Y te lo dice alguien que sufrió los empellones de haber sido criticado, apareciendo en los programas de televisión a nivel nacional como un corrupto. Cuando nunca en mis bolsillos entró un peso que no sea de mi sueldo.
Son heridas que quedan abiertas, no van a cerrar fácilmente, cuando a uno le tiran a la parrilla el honor, duele mucho más que cualquier otra ofensa.
Y quiero decirte ahora sí Facundo, que los hombres inteligentes, sabios, son quienes toman con responsabilidad las cosas del Estado, sabiendo que deben trabajar a favor de los que lo necesitan, pero sabiendo también que hay que poner toda la garra, toda la fuerza, convocar a toda esta gente, para que los indignos no lleguen a la política”.

También podría gustarte Más del autor

Los comentarios están cerrados.