El especialista en caballos Martín Hardoy realizó una interesante disertación en Puan

El sábado 26 de noviembre, el creador del método Doma racional y sin violencia se presentó en el espacio cultural “El Mercado”, en el marco de una charla sobre corrección de vicios en los caballos, organizada por el Centro de Equinoterapia del Autoclub Puan.
“La equinoterapia ayuda a estirarse, relajarse, manejar la coordinación y el equilibrio. Lo más importante es que la mayoría lo toma como una diversión. Al desarrollarse al aire libre, el paisaje se suma al ritmo del caballo y ambos estimulan todos los sentidos: sensitivos, sensoriales, visuales, auditivos. La persona rompe el aislamiento, el encierro, y se comunica con el animal y con el mundo real. De ahí que esta terapia les haga bien a las personas que sufren inadaptación social,” explica Hardoy, un profesional veterinario de amplia trayectoria, también conocido como “El encantador de caballos”.
Tal es así, que la productora del filme “El hombre del caballo”, que protagonizó Robert Redford, vino a la Argentina para pedirle su asesoramiento antes del rodaje, y para conocer su técnica de doma.
Con la presencia de referentes de escuelas de equinoterapia de la región y personas ligadas a la actividad con equinos, Hardoy señaló que la idea de su presentación era descubrir de dónde y por qué aparecen los vicios en los caballos, además de dar algunas recomendaciones para corregirlos.

Vicios sociales y de sanidad

“Los elementos con los que trabajo son de polipropileno por una cuestión práctica. En el caso de las sogas, al ser de este material, no las tengo que engrasar. Los criadores y domadores deben dedicarle tiempo al caballo y no tanto a la soga. Mi tendencia no es en contra del cuero, sino hacer una cosa industrial que funcione rápido”, dijo.
Entre los vicios más habituales, mencionó los de estabulación que corresponden a los animales alojados en boxes. “Surgen porque los sacamos de una vida normal, en libertad, y los introducimos en una más sedentaria.
En segundo lugar tenemos los vicios sociales, representados por los caballos que se mueven, patean, el padrillo que monta a una sola yegua y no a otras; las yeguas machorras; los potrillos criados guachos; las mordidas. Todo esto forma parte de la relación del caballo con el hombre y del caballo con otros caballos”, destacó.
También habló de los vicios de sanidad, producidos por enfermedades o dolores.
“Un caballo que no se deja curar la pata o tocar la cabeza. Otros que no se dejan sangrar por estar pasados de inyecciones y aquellos que no dejan herrarse o tienen problemas con los dientes. Hay animales que corcovean por culpa de los hongos”, expresó.

Vicios de doma

Dentro de los vicios de doma, Hardoy distinguió dos tipos. Son los que surgen por falta de idoneidad en el domador, es decir aquello que el caballo no aprendió porque nadie se lo enseñó (por ejemplo recular, quedarse quieto cuando lo montan, doblar o frenar).
“Otro de los vicios de doma es cuando el caballo aprende cosas que no debería haber aprendido. Pueden verse los mañeros de orejas cuando no se las dejan tocar; los que se tiran al suelo, porque no encontraron mejor manera de pedir que le aflojen la cincha. El caballo que se dispara o corcovea. Son todos vicios para defenderse de algo que les hace mal”, explicó.
Durante toda la tarde, Hardoy brindó consejos e ideas para corregir y evitar los vicios.
“Si bien hay mucha gente que quiere saber domar lo mejor posible, hay mucha más  que quiere andar a caballo, disfrutarlo y nada más.
Hay quienes se compran un animal de andar y se compran un problema, están los que van a la Rural, se compran el Campeón de Rienda y nunca lo pueden andar. O el que compra el Campeón de Salto y después se da cuenta que solamente lo maneja la persona que sabe hacerlo bien.
Me di cuenta, en este mercado, de la presencia de mucha gente que renegaba de sus propios caballos”, contó.
Acerca del uso de equinos en personas con capacidades diferentes, lo consideró una terapia ideal para mejorar la calidad de vida y dio una serie de recomendaciones para superar los vicios que puedan surgir en estos animales.

(Las fotos son autoría de Martin Hardoy y fueron extraídas de su perfil público de Facebook)

También podría gustarte Más del autor

1 comentario

  1. Mauricio dice

    muy linda nota y las fotos!! amo los caballos que bellezaaa

Los comentarios están cerrados.