Fútbol: en Quinta División habrá finalísima

La Quinta de A. Huanguelén

El sábado, tras un intenso empate 0-0, en la definición con remates desde el punto del penal, Boca se impuso a Atlético Huanguelén por 5-4 y se consagró ganador del Torneo Clausura.
Por ello, es necesario un nuevo cruce para conocer el campeón 2011 de la categoría. Gran actuación de los pibes del Verde.

Tres veces se habían cruzado en el año y aún con los tres resultados posibles habían protagonizado disputadísimos cotejos de bajo relieve. Ésta vez dejaron el alma el uno y el otro.
Aragón apostó por un planteo más ofensivo que de costumbre, y Atl.Huanguelén le jugó como no lo hizo en los anteriores tres duelos.
Enorme Gabriel Guevara (la figura) bancando en el fondo, muy bien secundado por Felipe Alonso y Rodrigo Diez, generoso despliegue de Gonzalo Kuhn en el medio y tremendo sacrificio de Panchito Cabrera en ataque, más el por lo menos aceptable rendimiento de todos hicieron una muy buena producción aceitera.
Boca mostró la rudeza de su defensa, el manejo de un Scandalitta retrasado y chispazos de Fernández, Hernández y Nicolás Suppes que aportaron –también- a armar un intenso encuentro.
Hubo vértigo y ritmo, aunque sin precisión, en el primer cuarto de hora. Le siguieron minutos de fricción y entrega total hasta el descanso. En el segundo tiempo otra vez fueron al todo por el todo, y se generaron más situaciones que en la primera parte.
Atl.Huanguelén fue más y bien lo pudo ganar en una doble acción por Gonzalo Kuhn: remató suave con el arco libre y la desviaron en el camino, luego sacó un bombazo que tapó el golero Fatura Romero (de buena actuación).
También lo pudo ganar Boca y allí emergió la figura del Pollo Senterre, ganador en los centros y tapando envíos de riesgo.
Luego en los penales se impuso Boca por 5-4 tras las tapadas de Romero a Gaby Guevara y Matías Coronel. Asterisco para el tremendo bombazo de Fernández que estalló en el pecho de Senterre en arrojada acción y que no le permitió al arquero continuar la definición en su plenitud física.
De esta forma Boca Juniors ganó el Torneo Clausura 2011 de Quinta División y será necesario un partido más para definir el título anual de la categoría.

LA SÍNTESIS.

BOCA JUNIORS 0 (5) ATL.HUANGUELÉN 0 (4).
Disputado en el Parque “Felisa Igartúa de Alberdi”, sábado 3/12/2011.

BOCA JUNIORS: Emiliano Romero – Matías Suppes, Emmanuel Huth y Jeremías Huth – Nicolás Suppes, Maximiliano Abot, Gonzalo Scandalitta y Nicolás Fernández – Mariano Balvidares (29mST Sebastián Balvidares), Braian Merquel y Nicolás Hernández. DT: Aníbal Aragón.
ATL.HUANGUELÉN: Nahuel Senterre – Rodrigo Diez, Gabriel Guevara, Felipe Alonso y Matías Coronel – Alexis Acuña (29mST Jacinto Rodríguez), Gonzalo Kuhn, Matías Arroyo (35mST Emiliano Urban) y Antonio Maldonado – Matías Levandoski y Juan María Cabrera. DT: Marcelo Omar Mangas.

GOLES: no hubo.

AMONESTADOS: Emmanuel Huth, Jeremías Huth, Nicolás Hernández y Nicolás Fernández (BJ), Felipe Alonso (AH).
ÁRBITRO: Juan Ariel Ferreyra (6).
DEFINICIÓN POR PENALES: ganó Boca Juniors 5-4. Convirtieron Nicolás Suppes, Braian Merquel, Sebastián Balvidares, Nicolás Hernández y Jeremías Huth (BJ), Matías Levandoski, Gonzalo Kuhn, Antonio Maldonado y Emiliano Urban (AH). Emiliano Romero (BJ) atajó los remates de Gabriel Guevara y Matías Coronel (AH); Nahuel Senterre (AH) atajó el envío de Nicolás Fernández (BJ).

Cobarde agresión al Pollo Senterre.

Una vez finalizado el cotejo y cuando se producía la desconcentración de las parcialidades, un jugador de Primera División (ajeno a los clubes que disputaban la final de Quinta División) le pegó al golero albiverde Nahuel Senterre.
Se deberá coincidir en que el primer desacierto es que desde la LRF se le comunicó a ambos clubes que tenían la localía, por ello compartieron la tribuna principal del Estadio de Blanco y Negro. Tal fue el desconcierto, que el propio Aníbal Aragón -DT de Boca Juniors- armó la planilla del cotejo con su equipo en condición de visitante cuando -luego- se confirmó le correspondía el casillero local…
El segundo desacierto fue la no presencia de efectivos policiales en un cotejo de estas características: una final de Quinta División con más de 300 espectadores, de la cual participan cuasi-adultos y máxime teniendo en cuenta la rivalidad (manchada de incidentes) en los últimos años entre ambos equipos. Cabe la aclaración: los protagonistas del partido se debatieron con fiereza y hombría pero nunca empañaron con sus actitudes lo que debe ser indefectiblemente una fiesta, sea cual fuere el ganador.
El tercer desacierto es el resultado de la sumatoria de los primeros dos: obviamente jugadores y simpatizantes xeneizes tenían su derecho a festejo y desahogo, como así también los propios del Verde a su desazón y desconsuelo… Produciéndose la desconcentración por el mismo sector el roce era inevitable y sin autoridades a la vista se produjeron incidentes. Teniendo como hecho sobresaliente el golpe de puño que un jugador de Primera División de un club ajeno al cruce le aplicó -por la espalda- en el rostro a Nahuel Senterre.
Una vez calmados los ánimos por personas de ambos clubes que optaron por separar y traer la paz (otro hecho destacable), se produjo la desconcentración normal pero con los ánimos alterados principalmente en las huestes albiverdes.
Se supo de la presencia de bebidas alcohólicas dentro del predio albinegro, lo que magnifica la serie vergonzosa de desatinos.
Hechos que no deben reiterarse…

(Fm Espacio – Huanguelén)

También podría gustarte Más del autor

Los comentarios están cerrados.