Puan celebró su Fiesta Patronal

Estuvo presidida por Monseñor Laxague. El Padre Roque Landart realizó un llamamiento a la comunidad ante la necesidad de generar espacios de participación, integración, compromiso y a fortalecerse en la fe.

Ayer, con una tarde propicia desde lo climático, los feligreses de Puan se concentraron frente a la Parroquia Inmaculada Concepción para participar de la Misa celebrada en honor a la Virgen María, Patrona de la localidad.
La homilía fue dirigida por Monseñor Pedro María Laxague, Obispo Auxiliar de la Diócesis de Bahía Blanca, quien exhortó a los presentes a consolidar el camino de la fe y reflexionar como cristianos, sobre todo teniendo en cuenta la cercanía de una nueva conmemoración del nacimiento de Jesús.
En el día de ayer, en horas de la mañana, un nutrido número de niños tomaron su Primera Comunión a María, en ocasión de estas Fiestas Patronales. Y por la tarde, luego de la misa, cada uno recibió un certificado de manos del Padre Roque Landart.
Todas las Voces dialogó con el párroco quien se mostró satisfecho por el trabajo realizado en comunidad durante la semana, sumando diferentes actividades, logrando un clima de festividad en la comunidad.
“La Novena transcurre en los nueve días anteriores a la Fiesta central, fueron toda una preparación, y la idea es, en cada jornada, dedicar alguna oración o actividad especial a algún sector de la comunidad.
El día viernes 2 de diciembre se hizo un encuentro para los hombres; el sábado fue el rezo de las Mil Ave María; el domingo se concretó una peregrinación de automóviles por la ciudad, rezamos el Rosario en el Mirador Millenium y después compartimos la Misa con las Hermanas Clarisas. El lunes 5 se oró por los enfermos, el martes fuimos al Hogar Melvin Jones para estar con los abuelos que no pueden venir y que también se sientan acompañados. El miércoles se cumplió con la Misa en la Capilla del Barrio San Cayetano, orando especialmente por el trabajo digno, y como cierre hubo un encuentro con los coros de Puan y Darregueira.
La idea es continuar con esa actividad coral, estableciendo el 7 de diciembre de cada año como un encuentro zonal de este tipo de agrupaciones musicales”, explicó Roque Landart.

-Hoy la Misa estuvo presidida por el Obispo Auxiliar… ¿Por qué motivo no pudo estar Monseñor Guillermo Garlatti?

-Sucede que, en esta época del año, se dividen las tareas, ya que hay muchas actividades y nuestra Diócesis es muy extensa. También está la figura del Obispo Emérito que va ayudando con las actividades. Recién, cuando Pedro Laxague se despedía, me comentaba que mañana debía concurrir a otro lugar. Es un momento muy intenso, sobre todo con fiestas patronales, confirmaciones y comuniones en diferentes puntos de la región.

-Estamos en una época muy especial, cerca de la Navidad. También nuestra comunidad tendrá en unas horas recambio de autoridades ejecutivas y legislativas… ¿Cuál es su mensaje a la comunidad teniendo en cuenta los tiempos que transitamos?

-En este tiempo va creciendo el individualismo, distintos factores como la comodidad y el pensar sólo en sí mismos influyen para que la gente se vaya encerrando cada vez más.
Por eso, el llamado que me toca hacer es a la participación y a la necesidad de fortalecernos en la fe.
Sucede también en las demás instituciones, porque fue un año donde, a pesar de la buena voluntad de muchos, en general cuesta acercar a la gente, ha estado muy pinchado todo.
Llamo a tomar conciencia de esta realidad para que no se nos meta adentro el individualismo, el “no te metás”, porque con esas actitudes no se puede construir una comunidad. Convoco a todos a poner su granito de arena y sobre todo desde la fe. Porque la sociedad que se va quedando sin fe, también va perdiendo la hermandad.
Uno piensa cómo hacer para convocar a la gente, esperemos que Dios nos de una luz. Aunque no se si sólo se trata de cómo convoca uno, por eso el llamado es que la gente tome conciencia de por qué no nos comprometemos.
Hoy, por ejemplo, la gente que colaboró en la iglesia, es mayor de edad, falta la generación de los 30 y los 40 que también deben tomar un compromiso. Que digan “esta es mi ciudad” y quiero verla crecer.

-Hoy, luego de la homilía, nos pareció un gesto importante de parte suya cuando invitó a los presentes al Pesebre Viviente que la Iglesia Evangélica realizará el próximo sábado 17 de diciembre en la laguna.

-Sí, ellos nos hicieron llegar la invitación. Haré lo posible para estar allí, por eso lo participé con la comunidad.
En realidad somos todos cristianos y es una contradicción que estemos divididos.
Son cosas que no se difunden tanto pero el Papa Juan Pablo II, hace 25 años en Asís, se reunió con las autoridades de todas las religiones. Desde aquella oportunidad, se comenzó a trabajar por la unidad de los credos, es decir buscar lo que nos iguala y no lo que nos divide. Lo que nos ayuda a trabajar juntos, con respeto, por un objetivo común.
Es algo por lo que la iglesia brega desde distintos puntos de vista, y sobre todo organizando encuentros con judíos, musulmanes y hasta con budistas del Dalai Lama.
Yo aliento todo lo que pueda colaborar con crear esos lazos de cercanía.
Con la comunidad evangélica de la calle San Martín nuestra relación es larga, donde no hay rivalidad porque todos trabajamos por Cristo, cada uno desde su óptica; trabajamos para que la gente llegue a Jesús y Él es el Salvador. Por eso, todo esfuerzo que tienda hacia la unidad es bueno.

También podría gustarte Más del autor

Los comentarios están cerrados.