El Gobierno anunció que para los agricultores deberá ser obligatorio contratar seguros

El Ministro de Agricultura, Ganadería y Pesca de la Nación. Norberto Yahuar argumentó su postura trazando un paralelismo entre la obligatoriedad de contratar seguros para quien trabaja con vehículos automotores y los agricultores. Desde el gobierno creen que llegó la hora de que los seguros agrícolas sean una obligación por parte del productor, cuya propensión a las coberturas sería baja incluso con los precios.

Yauhar adelantó en declaraciones radiales que es necesario “avanzar para que el seguro sea obligatorio a todos los sectores de la producción” agropecuaria. Esa habría sido la indicación que el lunes anticipó la presidenta de la nación cuando sostuvo que “gracias a dios” la lluvia caída había aplacado los efectos de la sequía de catastróficos a “mínimos”.
“La Presidenta nos ha dado instrucciones de que trabajemos con el Banco de la Nación y las aseguradoras” en el armado de un paquete de seguros “que ofrezca la gama que el productor necesite”, dijo en declaraciones a radio Continental.

Más previsibilidad

Yauhar diferenció los casos imprevisibles como los del volcán Puyehue en la Patagonia o una gran inundación, de los sucesos de ocurrencia frecuente que corre la producción agropecuaria como las heladas, el granizo y la sequía, que sí pueden ser asegurados.
El ministro trazó un paralelismo entre la obligatoriedad de contratar seguros para quien trabaja con vehículos automotores y los agricultores. “Esto es comenzar a pensar un país distinto y ayudar a que el productor tenga mayor previsibilidad, más allá de las contingencias climáticas”, opinó.
En la última década al menos una veintena de proyectos de ley sobre seguros agropecuarios fueron presentados en sendas Cámaras legislativas del Parlamento nacional. Desde los más encumbrados oficialistas, como el ahora gobernador Jorge Capitanich, hasta los bloques de la oposición, como el radical vieron una y otra vez sus proyectos caer en la oscuridad del archivo.
La realidad del clima parece nuevamente poner en la agenda política la necesidad de tener una cobertura de riesgo razonable para una producción representa más de la mitad de las exportaciones totales si a la producción de granos se suma la agroindustria.

Más de lo mismo

Este miércoles más entidades ruralistas se sumaron a la catarata de críticas sobre el efecto “mínimo” de la sequía en el discurso pronunciado el lunes por Cristina Kirchner. A un abanico de comunicados de Cartez, Carbap, la SRA, y la FAA, se sumaron las de CRA y las de la SR de Rosario.
Los nuevos comunicados ruralistas reflejan el mismo tono y similares conceptos que en las versiones de sus entidades colegas, al hacer foco en lo “inaceptable” que un gobierno “no reconozca la realidad”, que desde el punto de vista ruralista se asienta en la magnificación de los efectos de la sequía.
Desde CRA se vieron en la necesidad de explicar que no los mueve “el ánimo de polemizar inútilmente” sobre los dichos presidenciales por la sequía “pero resulta imposible aceptar una generalización que no se sustenta en los que realmente pasa con el clima, la producción y la rentabilidad del sector agropecuario”.
Los de CRA se refieren a las provincias que desesperadamente decretaron en sus distritos la emergencia. También culpan por “mora” a Cristina Kirchner por no “regular” el mercado de seguro que ofrezca productos contra la sequía.
A su turno la Sociedad Rural de Rosario también se vio compelida a responder a la Jefa de Estado y explicar a la población que “la sequía es grande y dañina para productores y ciudadanos”.
Los rosarinos remarcaron que la producción de granos caerá este año un 15 por ciento, en tanto que “la ganadería, los cultivos regionales y la producción lechera también están muy afectados”.
Las entidades reclaman “responsabilidad” y cifras “ciertas” por parte del gobierno al momento de medir resultados económicos, que permitan ser la base objetiva para alcanzar otras metas.

(Cuenca Rural)

También podría gustarte Más del autor

Los comentarios están cerrados.