Pronóstico del tiempo

Las lluvias de la última semana se concentraron en el centro sudeste de BA y en la zona media y baja de la cuenca del Salado, liberando de milimetrajes excesivos a la provincia de Entre Ríos que también venía siendo hostigada por los excesos hídricos. El paso de esta semana parece ser muy favorable para el este, aunque presionará hacia la baja las reservas en áreas mediterráneas, sin ingresar en una demanda que pueda considerarse riesgosa.

La semana estará caracterizada por la estabilidad de las condiciones, a diferencia de las últimas dos semanas, la temperatura se mantendrá sin cambios significativos a lo largo de todo el período, y las variaciones esperadas se mantendrán dentro de los parámetros relativamente normales para la época del año.

El lunes se produjo el afianzamiento de una masa de aire frío y seco, con un importante descenso térmico y una significativa disminución del contenido de humedad en las capas bajas de la atmósfera. Esta situación se observó principalmente en la zona pampeana, mientras que en la franja norte del país, todavía se mantendrán las condiciones de humedad y elevadas temperaturas, aunque con un cambio notable respecto al fin de semana.

El martes, el centro de alta presión dominará prácticamente todo el país, no sólo en superficie, sino también en todos los niveles de la atmósfera, lo que mantendrá las condiciones de estabilidad en todo el territorio nacional. Se prevé que las precipitaciones estén ausentes en todo el país, y sólo sobre el sur de la Patagonia podrían registrarse algunos fenómenos débiles y aislados. Debido a la ubicación en la que se posicionará el centro de alta presión, la circulación del viento se establecerá del sector norte, con intensidad entre moderada y regular, lo que proporcionará un importante incremento tanto de temperatura como de humedad en las capas bajas de la atmósfera.

El miércoles, la zona central del país se verá afectada por un eje de presión relativamente baja, que generará condiciones de inestabilidad en la región pampeana, pudiendo provocar precipitaciones en forma de lluvias y tormentas débiles y aisladas, que afectará especialmente al noreste de Buenos Aires, Entre Ríos y el centro y sur de la provincia de Santa Fe. Mientras tanto, la circulación del viento tendrá una diferencia sustancial entre el norte y sur del país. En la franja norte del territorio nacional, el viento seguirá prevaleciendo del sector norte, favoreciendo el ascenso de temperatura y el aumento de la humedad, mientras que en el centro y sur del país, las condiciones serán totalmente diferentes, ya que el viento soplará del sector sur, provocando el descenso de temperatura y la disminución del contenido de humedad en las capas bajas de la atmósfera. Esto marcará un gran contraste entre el centro y norte del país.

El jueves, las precipitaciones se desplazarán hacia el noreste, siendo las provincias de Entre Ríos, norte de Santa Fe, Chaco y Formosa las que se verán afectadas por precipitaciones en forma de chaparrones y tormentas. Al sector mencionado, se podría agregar las provincias del norte de NOA, especialmente Salta y Jujuy. El resto del país se mantendrá sin lluvias, y con una circulación de viento prevaleciente del sector sur, lo que mantendrá las temperaturas relativamente bajas, y escaso el contenido de humedad. En tanto, respecto a la cobertura nubosa, se prevé que sea prácticamente nula en todo el centro y sur del país.

El viernes, las lluvias y tormentas afectarán sólo a la provincia de Formosa y a gran parte de Paraguay, por lo que la mayor parte del país se verá con condiciones de tiempo estable, sin precipitaciones y con escasa nubosidad, debido principalmente a la estructura vertical de la atmósfera, que además tendrá poca humedad en superficie y temperaturas relativamente bajas. La circulación del viento todavía prevalecerá del sector sur, aunque rápidamente comenzará a rotar al oeste para finalmente posicionarse del sector norte, siempre manteniendo una moderada intensidad.

El fin de semana, se prevé que el frente frío que provocará las precipitaciones sobre el norte del país, comience a retroceder hacia la zona del NEA, lo que generará condiciones de inestabilidad sobre ese sector del país, provocando algunas precipitaciones sobre las cuatro provincias del noreste argentino. Si bien los acumulados previstos no serían demasiado significativos, las condiciones de humedad serán elevados, por lo que no se descarta alguna tormenta de manera puntual. El domingo, el sistema frontal frío perderá intensidad en el norte del país, por lo que las lluvias y tormentas serán más débiles y en forma aislada. El viento rotará al sector sur también en la zona del NEA, desplazando el sistema nuboso hacia Paraguay y el sur de Brasil.

Fuente CCA-Granar

También podría gustarte Más del autor

Los comentarios están cerrados.