Opinión: ¿Por dónde es la salida?

Por Rubén Ceminari. La foto cotidiana de la realidad nos  muestra el poder adquisitivo de los salarios  que  se desmorona día a día, una inflación galopante, tarifas de servicios casi impagables, más de  un tercio de los argentinos bajo la línea de pobreza, el desempleo que no cede, PYMES complicadas para subsistir, y el consumo interno muy deprimido, como también lo están muchos de los ciudadanos de este país, que miran con desazón, descreimiento y desconfianza a los políticos, sin ver por donde es la salida al problema.

Y tenemos en  puerta, nada menos que una elección donde elegiremos quiénes gobernarán el país, las provincias y los municipios durante la próxima gestión de 48 meses, en medio de la grieta entre el relato K y el relato M .

Sin dudas que no hay otro camino que la vía democrática para salir de esta profunda crisis socioeconómica y política que hoy nos toca vivir… quizás la más importante desde 1983 a la fecha, por lo cual, los principales dirigentes políticos, indistintamente de su pertenencia partidaria,  tienen una papa caliente en sus manos, y  también la posibilidad de convertir esta crisis en una gran oportunidad, superadora a los ciclos históricos de Argentina: hecatombes socioeconómicas, que derivan en proyectos políticos que solucionan las debacles, pero que  no se pueden sostener en el tiempo, y caemos en una nueva crisis, más grave que la anterior. Sin dudas, una de sus principales causas es la confrontación despiadada, y sin medir consecuencias, entre las fuerzas políticas mayoritarias, además de la corrupción y la falta de ética en los diferentes gobiernos.

Creo es el momento de definir claramente cuál es la principal grieta entre los argentinos: a mi simple entender, es  la impresionante diferencia de ingresos entre el 20% más rico del país, y el 20% de menos ingresos…brecha superior al 1000%: ganan 1 $ los de abajo, por cada 10 / 15 $ que ganan los de arriba en esta pirámide invertida; en definitiva, es la mala distribución de la riqueza.

¿Tiene solución esta problemática? Seguro que si…  con un plan socioeconómico a largo plazo, consensuado por, al menos, la mayoría de los partidos políticos del país.

¿Y cómo se lleva a cabo? Mediante un gobierno de coalición, entre los partidos que hoy tienen la convicción que tanto las propuestas políticas de MM como de CFK no son parte de la solución, sino que además son las responsables de gran parte de los problemas que hoy tenemos los argentinos.

No alcanza con culparse unos a otros, y si bien es necesario enjuiciar a todos los corruptos, tampoco es suficiente para solucionar la grave coyuntura.

Necesitamos un plan alternativo,  necesitamos sentados en la misma mesa a los mejores dirigentes del país, en un diálogo franco y sensato, escuchando al otro, rescatando lo mejor de cada uno, bajo la idea central de mejorar las condiciones de vida de todos los argentinos, apostando al trabajo, a la generación de riqueza mejor distribuida, terminando con la racha  de  gobiernos unipersonales, la de los salvadores paternalistas, en continua pelea con los adversarios.

Debemos lograr un gobierno con diversidad de visiones integrándolo, (un gobierno de coalición como las experiencias de  Chile o Uruguay), que nos permita recuperar la confianza y la esperanza entre nosotros… y nos muestre un camino de prosperidad y paz  en el que podamos caminar juntos, todos los argentinos.

El resultado obtenido el domingo próximo pasado, por la coalición liderada por Juan Schiaretti en Córdoba, muestra que es un camino  posible.

*El autor es veterinario y profesor. Fue concejal en los períodos 1993-1997 (UCR) // 2013 – 2017 (Frente Progresista Cívico y Social)

También podría gustarte Más del autor

Los comentarios están cerrados.