Darío Rueda: “No somos improvisados y no le tenemos miedo a la gestión”

El candidato a Intendente por el Frente de Todos dialogó con TODAS LAS VOCES sobre la marcha de la campaña. Rueda realizó un balance que calificó de “muy positivo”. Y valoró la relación con la gente.

Saben que provengo de un ámbito ajeno a la política. He recibido el respeto de quienes no piensan como yo. La campaña implica movimiento, gastos, pocas horas de sueño, pero puedo sobrellevarlo bien.

-Si le toca… ¿cómo se ve al momento de enfrentar el desafío de gobernar?

-Vamos a tener un buen equipo de gestión, con profesionales para cada área, con gente muy preparada para la función pública. Tenemos el compromiso bien asumido. No somos improvisados. No le tenemos miedo a la gestión. Sabemos que tenemos buen caudal de votos, estamos bien posicionados. Queremos que la gente nos acompañe.

-¿Cómo consiguen financiar su campaña?

-Todo es financiación propia, sale del esfuerzo de cada uno de nosotros, salvo el envío de unos 50 mil pesos que nos va a enviar el partido. También se ha acercado gente a colaborar con algún aporte. La nuestra es una campaña de bolsillos vacíos contra otra de millones de pesos, y a eso la gente lo valora.

-¿Podemos decir que el peronismo del distrito de Puan va en completa unión hacia el 27 de octubre?

-Durante la cena por el Día de la Lealtad, pudimos notar una altísima adhesión de todos los compañeros. Hay sí, una pequeñísima porción que no se suma, pero sabemos que eso siempre sucedió.

-¿Qué mensaje le dejaría los votantes indecisos, o algunos que aún permanecen díscolos en su propio espacios?

-Soñamos con un futuro mejor para el distrito, un verdadero cambio, y no solo quedarnos en cubrir las necesidades básicas de la gente, que pareciese es la única inquietud del municipio. El crecimiento debe darse en todos los aspectos, en lo económico, en lo cultural, en lo deportivo y en las demás áreas de gobierno. Creo que la cercanía con una gestión provincial y nacional, nos aportaría mucho.

-¿Cuáles son para ustedes los puntos más flojos de la actual gestión municipal?

– Las demandas más urgentes pasan por la atención a las personas más vulnerables, cuestiones como asegurar las cuatro comidas diarias. Hablamos de las personas asistidas  por el municipio y a los propios empleados municipales que necesitan mejorar sus ingresos.

La prioridad de cualquier dirigente, independientemente del nivel que le toque gobernar, debe ser la generación de trabajo. Fomentar el desarrollo productivo del distrito, apoyar a las pymes, son cuestiones básicas; contando con un buen análisis de mercado y con políticas crediticias acordes.

Yo miro mucho a otras provincias cercanas y a los distritos cercanos como Laprida o el mismo Saavedra. La zona sur de La Pampa tiene una densidad poblacional similar a la nuestra. Y veo cómo han podido producir y evolucionar. Comprendo que tienen un gobierno sin el compromiso de asistir a un Conurbano, tal como sucede en Buenos Aires.

Pero, más allá de conocer las cosas que nos diferencian y a ellos los benefician, mi mirada apunta más allá. Existen muchos emprendimientos locales, apoyados por los municipios, tal es el caso de Santa Teresa. Tampoco creamos que a la gente interesada en invertir les regalan todo.

Estuve viendo emprendimientos en lugares como General Campos, donde no hay un solo empleado municipal de más y el desempleo es cero. Entiendo, allá tienen un gobierno Provincial de puertas abiertas, con una enorme recaudación e integrando una Zona Patagónica que les da beneficios. Pero recorriendo te das cuenta que no todo les viene caído del cielo, porque hay mucho de iniciativa, de ganas, de empuje y estímulo, facilitándole las cosas al inversor para apostar a un proyecto.

-¿Cuáles considera que son las prioridades de Darregueira?

-No escapa a la realidad del distrito en general, existe un exceso de empleo público. Debemos hacer hincapié en la inversión privada, porque Darregueira tiene un gran potencial para desarrollarse. No obstante eso, está quedando mucha gente al margen.

Es un pueblo pujante, con importantes casas de comercio, tres bancos, una oferta educativa acompañada por una infraestructura acorde. Posee una zona de influencia grande, viene gente desde la zona baja de Adolfo Alsina y años atrás muchas personas de La Pampa que consumen, se educan y hasta atienden su salud en Darregueira.

La parte de salud es algo a mejorar, porque poseemos una gran infraestructura como el Hospital.

-Siendo la localidad más poblada del distrito… ¿Cómo se explican 40 años sin un intendente de Darregueira? ¿Por qué, a su modo de ver, cuando lo han tenido, no han apoyado con contundencia a alguno de los candidatos del pueblo? Recordamos nombres como Darío Hernández (2003) o José Luis Amato (2011).

-Con el correr de los años, en Darregueira se ha ido formando un muy profundo antiperonismo. Yo tengo ex alumnos, profesionales algunos de ellos, que dicen: “yo a Darío no lo puedo ver en esa lista”. Es un poco duro.

De todas maneras, en las PASO, aunque en las categorías para Presidente, Gobernador y legisladores elegían a Cambiemos u otras opciones, colocaban mi boleta para el nivel intendente y concejales. Hubo casi 600 votos con esa característica.

-¿Hay hambre en Darregueira?

-Ese tema está bastante atendido. Se trata de familias bien focalizadas, pero igual no hay que distraerse, porque al menor descuido tenés casos de chicos mal alimentados. Estamos al límite.

Siempre se criticó la postura asistencialista del peronismo, pero nuestros adversarios no han fallado en ese aspecto. Se han manejado con punteros que, en definitiva, vienen de nuestro espacio, digamos las cosas como son.

-¿En alguna oportunidad, no escuchó a nadie del peronismo cuestionando el hecho de haber perdido a un referente como Juan Carlos Carcedo?

-Con él no tuve nunca un diálogo político, por ahí hemos charlado alguna vez de lo deportivo, pero hay mucha gente que tiene mucho recelo por sus actitudes. En el acto por el Día de la Lealtad, analizamos el tema y nos duele.

Yo comprendo a mucha gente que estuvo luchando por nuestro espacio y se sintió traicionada, especialmente en épocas como las del querido Darío Hernández.

Yo sé bien lo que pasó, lo tengo bien estudiado, y las cosas no deberían haber sido así. Para algunos, la política es el arte de lo posible, yo trato de manejarme con principios, y si algún día tendría que conversar con Juan Carlos lo haría. Más aún, en épocas donde la necesidad de unidad es algo superior, porque el daño que estás recibiendo es tremendo. En ese caso acepto algunos abrazos.

Lo mismo le debe pasar a Cristina, viendo a algunos que no deben estar muy gustosos de tenerla al lado, y otros no deben tener ganas de subir a un escenario con ella. Pero las exigencias del momento lo ameritan.

-En caso de ganar las elecciones… ¿Cuál sería su primera medida de gobierno?

-Primero debemos tener un buen análisis de la situación económica del municipio. Ignoramos lo que pasa ahí adentro. Existen algunas informaciones pero nada preciso. Hablando con Axel Kicillof, analizábamos que la situación no debe ser muy distinta que la de los distritos vecinos. Tal como dijo el candidato a Gobernador… “yo no sé que hay en la Provincia, cuándo se destape esta olla, veremos qué es lo que hay”.

Vos podés escuchar de endeudamiento, de deudas para con el municipio y compromisos con los proveedores 

Lo primero es saber dónde estamos parados económicamente, después estar muy atentos con las necesidades básicas de la gente, después recién nos podemos encarrilar hacia la creación de proyectos productivos. Desde la Nación se prevé la creación de un Ministerio de la Vivienda.

En nuestro espacio, en los niveles superiores, veo gente muy seria, se los puede criticar pero no dudar de su compromiso.

A Cristina la han querido ensuciar, pero con dirigentes como Axel Kicillof, Sergio Massa y Alberto Fernández que, si bien son cuestionados, no han podido encontrarles nada. La persecución política e ideológica en estos cuatro años ha sido muy dura.

-En caso de ser elegido… ¿Se ve como un intendente de transición para dejarle la posta a otro dirigente de su propio espacio o le gustaría gobernar dos mandatos?

-Prefiero ser Rey de mis silencios y no esclavo de mis palabras. Hoy te diría que me gustaría ser un intendente de transición. Sería muy feliz logrando que nuestro espacio político llegue al poder, por mi padre, por la historia del peronismo, porque hemos sido tan estigmatizados y vemos que cuando le dimos las riendas a los otros… Con 20 años, en el distrito, que inventen lo que quieran, pero los resultados están a la vista.

A su favor tienen la Ruta 67, la planta transformadora y alguna obra más, pero el Plan Procrear fue con esfuerzos de Provincia y de Nación. No nos llenaron de progreso en ningún lugar del distrito.

Soy una persona sumamente activa, no llegué tarde a ninguna de las cien reuniones a las que he asistido como candidato, igual que en las entrevistas puerta a puerta. El único compromiso que se me pasó fue concurrir al Remate de Garciarena, pero el miércoles siguiente viajé a Villa Iris para saludarlo personalmente.

-En su casa lo ven poco y nada

-Alguien de la oposición, la querida Marta Busso, con quien nos apreciamos mucho, me dijo: “vos vas a tener una ventaja porque sos jubilado y tenés medios para hacer política”.  Soy independiente, tengo a mis hijos emancipados, uno es un viajero y en estos momentos anda por Barcelona. Otro es estudiante. Mis hijastros están muy bien, Sebastián es Contador Público. Estamos solos con Ana.

Todos me acompañan mucho.

-Seguramente recibe inquietudes de mucha gente… ¿Le pasó de recibir a alguien que nunca hubiese pensado que se le iba a acercar?

-Sí. Principalmente comerciantes.

-En nuestros pueblos hay comerciantes que difícilmente se comprometen políticamente. Y más de una vez se les oye decir que prefieren no hacerlo porque tienen clientes en todos los partidos políticos.

-Hay personajes que están excedidos en ese análisis.

Carlos Gamba es concesionario de autos en Villa Iris, conocido militante peronista, ex delegado de la localidad, debe ser uno de los comerciantes del rubro que más trabaja en el distrito. Y no pierde oportunidad de hablar de política, desde sus convicciones, con cualquier cliente. Y no por eso perdió el aprecio de nadie.

A mí me pasa parecido, en el Club Argentino Jr. la grieta fue utilizada para reírnos y bromear entre nosotros, nunca hubo un problema. Pero sé que en otros lugares es más cerrado, como en el ámbito docente, ha sido muy duro.

Tuvimos una gran respuesta de las instituciones cuando vino Kicillof, hubo gente totalmente opuesta a su postura política. Pudieron preguntar, lo escucharon y se fueron conformes con sus respuestas y análisis.

El candidato a Gobernador es una persona muy preparada, criterioso, con la que uno puede hablar. A Cambiemos no le sobra mucho, pero alguien como Rogelio Frigerio o Emilio Monzó, son excelentes negociadores y conciliadores, con los que daría gusto sentarse a conversar.

¿Por qué tenemos que desvirtuar tanto la política? Hay gente comprometida, y desde este pequeño lugar, me doy cuenta del esfuerzo que se hace, la convicción de esas personas es para valorar.

-¿Han podido acercar jóvenes al espacio del Frente para Todos?

-Nos ha costado que se sumen a la militancia. Pienso que al oficialismo le sucede lo mismo. Los chicos son buenos analistas al momento de interpretar la realidad, se los ve comprometidos, lo pude ver en los debates que hemos realizado en las escuelas, y también, en su momento, en las charlas con mis alumnos. Siempre les dejé como mensaje la necesidad de ser ciudadanos con compromiso social, no necesariamente haciendo política partidaria, sino que las instituciones son un buen lugar para contribuir.

A lo largo de mi vida, participé en muchas instituciones, y ahora decidí aceptar este desafío de trabajar en política.

-¿Cómo analiza el caso de que una mayoría de la población joven, se vaya a estudiar a grandes ciudades y luego no vuelva al distrito?

-A ningún chico se le puede quitar la ilusión de hacer una carrera universitaria. No soy crítico de los estudios a distancia, pero si un chico va a la universidad, es un cambio de hábitat, una experiencia distinta, de progreso personal. Siempre con la ilusión de verlos volver, necesitamos gente que multiplique. Pero para eso debemos darles oportunidades.

En lo referido al agro, existen posibilidades de crear emprendimientos, tal es el caso de granjas porcinas o producción ovina, que puedan desarrollarse en diferentes lugares de distrito y ser faenadas en el frigorífico de Bordenave. Son iniciativas que tenemos en estudio.

También podría gustarte Más del autor

Los comentarios están cerrados.