Encuesta: el 93% opina que la crisis municipal podría haberse prevenido

 Un sondeo realizado por este diario digital, en la red social Facebook que permaneció por 48 horas, arrojó como resultado que de un total de 326 votos, 304 se inclinaron por el sí, al momento de indicar que la actual situación de emergencia, declarada en principio por 180 días, que atraviesa el municipio de Puan pudo haberse prevenido. Mientras tanto, 22 de los participantes se inclinaron por el no.

Para paliar la crisis, la municipalidad puso en marcha una serie de medidas, algunas polémicas como las relacionadas al acceso a la atención de la salud de la población, uno de las áreas donde el déficit se hace sentir con mayor intensidad.

Dada la espiral inflacionaria creciente de los últimos años, valores como el que los geriátricos del distrito cobran por residente, podría haberse ajustado de manera paulatina. Hubiese sido una manera de aminorar el impacto que significa, en lo inmediato, pasar de pagar $ 21.000 a $ 38.000 mensuales en enero pasado, cifra que se redondeará en alrededor de un 150% hasta cubrir los $ 52.000 que hoy cuesta atender a cada abuelo.

La administración central en tanto, decidió aplicar una baja del 30% a los salarios de Planta Política. La misma medida tomaron el Intendente y los Concejales, al destinar el mismo porcentaje de sus dietas a fines sociales. Además, del diseño de un nuevo Organigrama Municipal en el que se mantendrán solo dos Secretarías (Hacienda y Gobierno). Las restantes pasarán a revistar como Direcciones, éstas últimas como Jefaturas, y las antes Jefaturas ahora serán Coordinaciones.

Por ejemplo, la Dirección de Cultura, por citar una de las áreas, pasó a operar con la denominación de jefatura.

Para tener una idea del impacto en los sueldos políticos, un secretario reconvertido en Director, pasó de $ 90.000 mensuales a $ 63.000. El de un director devenido en jefe, se redujo de esa cifra a algo más de $ 40.000; y, el de un jefe que pasó a ser coordinador, de $ 40.000 a unos $ 28.000 (Según datos aportados en una nota de la Nueva.com con fecha 9 de febrero).

El déficit municipal vuelve a reflotar el debate de qué distrito queremos para nuestro presente y futuro, sobre cómo generar una mejor infraestructura urbana para atraer posibles inversores en emprendimientos que sean sustentables y generen puestos laborales fuera del ámbito estatal.

También podría gustarte Más del autor

Los comentarios están cerrados.