Efemérides: La obra de Raúl Soldi

1994: Muere en Buenos Aires Raúl Soldi. Artista plástico argentino de reconocida trayectoria internacional. Sus obras pueden verse en

Entre sus obras figura una gran pintura ubicada en la Basílica de la Anunciación en la ciudad de Nazareth, la cual se trata de un mural inspirado en el milagro de la Virgen de Luján.

Los Museos Vaticanos en Roma incorporaron en 1987 una obra suya titulada “La Virgen y el Niño”: con esta última suman dos los cuadros de Soldi que posee la Santa Sede; la anterior se titula “Santa Ana y la Virgen Niña”.

Una de sus obras más notables es la secuencia de frescos pintados en la Iglesia de Santa Ana de la localidad bonaerense de Glew, a la que dedicó casi treinta veranos.

A partir de ese último año hasta la fecha de su fallecimiento, realizó varias exposiciones, la más destacada en el Museo Nacional de Arte Decorativo. La Galería de Arte Moderno de Milán incorpora a su colección un autorretrato.

En 1989, creó el mosaico Camerata Bariloche, para el Museo del Parque de Portofino, Italia. Mirá su obra en http://www.soldi.com.ar/portfolio/

Sobre la Cúpula del Teatro Colón

“La idea de pintar la cúpula la tuvo Manucho Mujica Láinez. Fui un día a visitarlo y me incitó a pintarla. Con mucho placer por todo lo que me liga al Colón, ya que mi padre Angel, violoncelista, lo inauguró en 1908 con la Aida, realicé el trabajo.
Me llevó un año en el teatro San Martin realizar los bocetos y una maqueta, en la que estudiaba la desproporción que debía existir para ser vista desde abajo con los efectos de la comba (curvas) de la cúpula. En la maqueta se veían todos los problemas y si usted presta atención, verá que algunas figuras tienen las piernas largas y el torso corto, otras el torso largo y las piernas cortas, porque como la cúpula es abovedada, se hizo necesario compensar las deformaciones que presentaba, utilizando esas proporciones. Mide veintidós metros y mis estudios fueron el verdadero sentido creativo. Son cincuenta y tres figuras en cuatrocientos metros cuadrados!
Luego debí pintarla en solo dos meses, cuando el teatro estuviera en receso. Cuando subí por primera vez, confieso que tuve miedo. Son 320 metros cuadrados. Esta hecha de tirantes y yeso belga. El yeso belga es muy antiguo y al fraguar, forma una materia semejante a la madera; este es el secreto de su maravillosa acústica. Esta cúpula es como la caja de un violín. Me ha tocado trabajar cuando ensayaba la orquesta. Es extraordinario. La música los envuelve…”

Raúl Soldi

1984: Muere en Córdoba Manuel Mujica Láinez. Fue novelista, cuentista y crítico de arte. Entre sus obras figuran Bomarzo, Misteriosa Buenos Aires, Los ídolos y La casa. Había nacido en Buenos Aires el 11 de septiembre de 1910.

Mujica Láinez, fallece en su residencia El Paraíso, situada en Córdoba, como consecuencia de un edema pulmonar. Sobre su mesa de trabajo quedó el original de una novela inconclusa titulada Los libros del sur. El escritor pasó parte de su adolescencia en Inglaterra y Francia. Tuvo diversos trabajos a lo largo de su vida, entre los cuales se puede mencionar el de periodista, traductor y crítico de arte. A su vez, era famoso por las fiestas que brindaba en su casa de Belgrano, por donde circulaban a lo largo de la noche gente del mundo social y artistas de todas las disciplinas.

Manucho es reconocido por su ciclo de novelas históricas denominada “la saga porteña”, conformada por Los ídolos (1953), La casa (1954), Los viajeros (1955) e Invitados en El Paraíso (1957), además de su ciclo de novelas históricas-fantásticas constituidas por Bomarzo (1962), El Unicornio (1965) y El laberinto (1974). Además, se destacó por sus cuentos reunidos en Aquí vivieron (1949) y Misteriosa Buenos Aires (1950). Es a partir de la publicación -y prohibición por el gobierno militar de Juan Carlos Onganía- de la novela Bomarzo, que el escritor multiplicó la venta de sus libros y se transformó en una figura popular.

Entre las distinciones que recibió, se destacan el Gran Premio de Honor de la SADE (1955), el Primer Premio Nacional de Literatura (1963), Premio Kennedy (1964), Premio Pen Club (1966),  Oficial de la Orden de las Artes y las Letras (1964), Comendador de la Orden de Mérito (1967) ofrecida por el gobierno italiano y la Legión de Honor del Gobierno de Francia (1982). (Fuente: Min. de Cultura)

La ciudad se nos escapa de entre las manos; se nos va hacia arriba y hacia la pampa. Por eso es menos nuestra. Quienes la habitaron antes de que diera el gran salto hacia las nubes y hacia el suburbio debieron quererla como a un animal doméstico, al cual se podía acariciar sin que huyera, espantadizo. En el siglo pasado, Buenos Aires era un perrazo enorme, echado junto al río sobre la playa de toscas. Sus moradores la poseían totalmente, cada uno de ellos.

Mujica Lainez

También podría gustarte Más del autor

Los comentarios están cerrados.