El arte no está en cuarentena: Hoy Mauricio López

En el marco de la etapa de aislamiento social, invitamos a artistas a participar de “El arte no está en cuarentena”, donde nos muestran qué están creando por estos días.

Desde la provincia de Río Negro, el puanense Mauricio López, nos envía uno de sus últimos trabajos y también, reflexiona sobre la situación que estamos atravesando.

“Lo que más extraño es ejercer libremente mi trabajo y transitar con los niños en el centro, el lago o donde uno elija ir a pasear,” cuenta en la nota.

-¿Cómo sobrellevas el aislamiento social?

– Es aislamiento social es relativo al estilo de vida que llevemos a cabo, edad, poder adquisitivo, sitio donde uno se encuentra, tamaño poblacional del mismo, y al énfasis que le pongamos al aislamiento obligatorio que el Estado, los gobiernos provinciales y municipales proponen como regla inflexible.

Entre infinitas realidades y variables que no han sido tenidas en cuenta, aparecen la salud mental y emocional de los niños, la de sus referentes y la de los adultos mayores.

Por lo tanto sobrellevar la cuarentena tiene en lo personal, sus altibajos. Vivo junto a mi compañera y dos hijos pequeños en lo que fue una reserva forestal de El Bolsón, Rio Negro.

Es decir, habitamos dentro de un bosque, al cual protegemos. El barrio por estas singularidades no tiene acceso al agua potable de red, utilizamos gas envasado para cocinar y leña para calefaccionar. Además, nos encontramos a 4km del centro del pueblo para aprovisionarnos de alimentos.

Por lo tanto, la vida acá es austera, silenciosa, tranquila pero libre. Hay muchos árboles frutales silvestres, dos ríos relativamente cerca, y estamos rodeados por montañas.

-¿Qué reflexión hacés de este tiempo de cuarentena? ¿Es posible crear?

-En este contexto, es posible crear tanto una casa como un reservorio de agua o arte.

Crear no es el problema, sino poder vender lo creado ya que las ferias donde podía vender mis libros y otros productos han sido prohibidas.

-¿Qué es lo que más extrañás?

-Entonces, más que el “ya cotidiano” aislamiento social, aquello que extraño es poder ejercer libremente mi trabajo y transitar con los niños en el centro, el lago o donde uno elija ir a pasear.

Solo veo control social dentro de un país que nunca tuvo la infraestructura necesaria ni la voluntad de mantener a su población sana. Asistimos tanto a un subdesarrollo económico como cultural, donde vamos deteriorando el entorno en pos de nuestras egoístas comodidades.

La cuarentena y estos virus modificados en laboratorios dejan varios interrogantes aun no resueltos. Pero de algo podemos estar seguros, es el humano quien construye sus propias jaulas. Y esparce venenos donde quedan marcadas sus huellas.

Corren tiempos donde es preciso reflexionar y tomar con pinzas cada cosa que vemos y escuchamos, sobretodo de los noticieros oficiales y de los organismos internacionales. Presenciamos el temor al otro como en tiempos de guerra. Presenciamos spot publicitarios acerca del virus que abordan el tema con el mismo sensacionalismo que generan los medios con el mundial de fútbol.

Parece que memorizar el número actualizado de muertes e infectados es la nueva tendencia, y aquello que nos imponen una metodología incuestionable.

Nos proponen cuidarnos para cuidar al otro, mientras seguirán pereciendo selvas, comunidades aisladas, se seguirán ahogando africanos en el Mediterráneo y morirán fusilados más niños en Palestina o en otros sitios del mundo.

Eso no cambia porque la guerra es hacia los pobres, no contra la pobreza. Porque nos cuidamos entre todos, pero ese “Todos” no incluye a todo ni a todos. Que sigan vendiendo humo mientras algunos locos cultivamos y protegemos la tierra en el silencio del anonimato.

Obra en microfibra sobre papel

Mauricio López, estudió Turismo, es viajero, escritor, artesano, y por sobre todas las cosas, un defensor y amante de la naturaleza.

A continuación, compartimos una de sus últimas ilustraciones “La Cuna de la Ignorancia”

Obra “La cuna de la ignorancia”
  • Nota relacionada:

También podría gustarte Más del autor

Los comentarios están cerrados.