La salud mental depende de la capacidad de amar y de trabajar

(*) Freud definió a la Salud Mental como la capacidad de amar y trabajar. Dos conceptos fundamentales en la vida de una persona.

Amar posibilita empatía, sentimientos complementarios y la entrega a otra persona. El trabajo involucra la capacidad de producir, aportar y relacionarse socialmente. Ambos aspectos le conceden a la persona un papel activo y productivo para vivir en sociedad.

El trabajo y el amor, proporcionan identidad, autoestima, bienestar general a la persona; por lo cual contribuyen enormemente a la Salud Mental de todo sujeto. Todos merecemos contar con ambas posibilidades, amar y trabajar, siendo igual de importante “Trabajar de lo que se ama” o “Amar de lo que se trabaja”.

*Por la Lic. en Psicología Nerea Giménez – MP 1602

También podría gustarte Más del autor

Los comentarios están cerrados.