Bomberos Voluntarios: “Estamos capacitados para estos tiempos de pandemia”

Con motivo del Día Nacional del Bombero Voluntario, los servidores locales junto a la comisión directiva, brindaron una conferencia de prensa para informar sobre el proceso que atravesaron desde la declaración del Aislamiento Social Obligatorio dispuesto por el Gobierno Nacional el pasado 20 de marzo.

Remarcaron la necesidad de llevar tranquilidad a la población. “Estamos totalmente capacitados para cualquier siniestro y contamos con todos los elementos que están al alcance de los argentinos,” afirmó el bombero José Ortega.

Además, presentaron al flamante Jefe de Bomberos, Javier Mendoza, en reemplazo de Walter Pérez, quien pasó a retiro jubilatorio tras desarrollar ese cargo durante siete años.

El presidente de la Asociación de Bomberos, Oscar Eguillor, en la apertura de la conferencia de prensa, destacó que el “Día del Bombero Voluntario” es trascendental para la institución.

“Es una fecha especial para reconocer a todos estos servidores por lo que brindan día a día  a la comunidad. En este momento, nos depara una situación particular en el país debido a esta pandemia, así que debimos restringir la celebración donde es clásico el agasajo, mediante una cena, al Cuerpo Activo.

Así que de una forma más modesta, vaya este momento como celebración, reconocimiento y agradecimiento a todos los Bomberos Voluntarios,” expresó.

Eguillor remarcó que el manejo de la pandemia por Covid-19 significó nuevos desafíos como el desarrollo de nuevos protocolos de trabajo.

“Estos últimos cuatro meses fueron arduos en la preparación y con muchas jornadas de trabajo,” manifestó.

“Nuevamente les agradecemos por haber estado acordes a las circunstancias. Le digo a la población de Puan que se quede tranquila porque están preparados y arbitran todos los medios para evitar el contagio tanto entre ellos como a sus familias en relación a las víctimas que deban asistir,” afirmó.

El dirigente informó que Javier Mendoza será el nuevo Jefe del Cuerpo Activo ya que el actual, Walter Pérez, pasará a retiro jubilatorio después de ejercer durante siete años ese puesto y veintisiete como bombero voluntario.

“No es una tarea fácil, Walter dejó una vara alta desde lo humano y por su grado de capacitación.

A Javier, le damos la bienvenida, este será un desafío grande que tendrás por delante,” dijo.

“Agradecemos a Walter porque ha sido una persona de mucha confianza, honestidad y trayectoria en la institución. En la comisión nos manejábamos tranquilos sabiendo que el Cuerpo Activo estaba siendo bien conducido. Y no esperamos menos de Javier y de toda la gente que lo acompaña,”  agregó.

Sobre la obra en construcción que se erige en el terreno lindante al cuartel, Eguillor indicó que será la nueva sala de máquinas. “Está paralizada por las restricciones que rigen en el área de construcción, pero ya pronto la verán techada. Este año, incorporamos una camioneta cero kilómetro Toyota 4 x 4 y adquirimos un equipo forestal, que resta llegar, para incendios de campos.

Estamos atravesando un momento de restricciones en lo económico ya que, gran parte de los gastos del cuartel, se sostienen con la operatoria de la playa de camiones de Maltería Pampa que está restringida (por la cuarentena). Esto no quiere decir que vayan a paralizarse obras o nos endeudemos,” aclaró.

Por su parte, Walter Pérez, agradeció la presencia de los medios de comunicación y a Eguillor por sus palabras.

Luego felicitó al nuevo Jefe, Javier Mendoza, y dijo: “Sé que estará a la altura de las circunstancias porque cuenta con mucha capacidad y manejo de grupo. Seguramente será todo un éxito. Este es un 2 de junio diferente porque siempre lo festejamos con una cena familiar ya que, como decimos siempre, el apoyo de la familia es fundamental para los Bomberos. El Covid – 19 hace que hoy lo recordemos de esta manera.

También quiero felicitar al personal de capacitación, a cargo del oficial Martín Hecht y del bombero José Ortega, quienes tuvieron tres meses de ardua tarea. Agradezco a todos los integrantes de la Jefatura y del Cuerpo Activo por acompañarme en estos años”.

Capacitaciones

Antes de la disertación de integrantes del Área de Capacitación, Javier Mendoza, puso en relieve el trabajo realizado en este ámbito y llevó tranquilidad a la población en cuanto a la preparación que recibieron los servidores para afrontar la pandemia.

“Queremos mostrarles que desde el comienzo de esta pandemia, no nos hemos quedado quietos. Los primeros días no sabíamos cómo nos íbamos a manejar, así que rápidamente este equipo de gente capacitada como José y Martín, nos fueron indicando cómo trabajar y aplicar los protocolos.

Queremos que la comunidad esté tranquila ya que estamos instruidos sobre las situaciones que nos pueden llegar a tocar,” manifestó.

También llevarles tranquilidad porque si hay algo que siempre caracterizó a nuestro cuartel, es lo rápido que se sale ante un siniestro. Quizás hoy demoremos un par de minutos más, porque de acuerdo al siniestro tendremos que utilizar ropas diferentes y tomar precauciones para proteger a las víctimas, y si no lo hacemos así, ante un posible caso de Covid 19, sería muy rápida su propagación,” advirtió.

Ortega, Hecht y Mendoza en rueda de prensa

El oficial Martín Hecht, en la presentación de la disertación, comentó que en marzo, desde la declaración de Aislamiento Social Obligatorio dispuesta por el Gobierno Nacional, estuvieron abocados a buscar información y realizar talleres para estar preparados ante distintas circunstancias.

“Buscamos protocolos y nos llegaron disposiciones desde Defensa Civil y desde la Federación. Con toda esa información, fuimos adaptando los protocolos dentro del cuartel,” explicó.

Seguidamente, José Ortega brindó detalles del proceso que debieron atravesar para aprender y readecuarse a las medidas dispuestas durante la cuarentena.

“Muchas veces pasa que los protocolos están pensados para grandes empresas y para las grandes ciudades,” dijo.

A partir de ese panorama, desde el área, pusieron énfasis en la seguridad del bombero. “Asegurar la sanidad del Cuerpo Activo y de toda la Institución, y de esta manera, no transmitir nada hacia el exterior,” sostuvo.

En este marco, Ortega indicó que se demarcó el piso del cuartel con líneas amarillas y rojas, y se estableció la cantidad de personas que pueden ir dentro de las unidades.

“También teníamos personal en los controles de ingreso al distrito, por eso de repente podía suceder que alguno de ellos estuviera en contacto con alguna persona con Covid-19 sin saberlo. Se sabe que de cada 10 personas, 7 son portadoras y no lo saben,” contó.

“La preocupación fue unánime y todos trabajamos en la misma línea. A priori pueden parecer  exageradas las medidas que se toman, pero sucede que las evidencias que tenemos en Argentina, es que el virus está presente en el cuerpo humano de 4 a 6 días sin presentar síntomas. Entonces, cualquier medida que tomemos una vez que sabemos que la persona tiene síntomas, ya es tarde.  Por ello, nos tomamos muy en serio esto del distanciamiento y de las pautas de seguridad que se establecieron en el mundo,” subrayó.

Desinfección

Ortega explicó que además de la vestimenta de protección, adoptaron medidas de desinfección para los bomberos y los vehículos.

“Nuestro objetivo es que el personal se vaya de la institución libre de cualquier contagio posible y que si llegaba con algún contagio, no lo transmita al resto,” aseguró.

“Las líneas que están en el piso, fueron marcadas a un metro y medio para que puedan pararse a distancia y así evitar el amontonamiento dentro del vestuario.

La línea roja es para que indicar que es en donde más posibilidades de contagio o de presencia de virus. Porque por ahí pasa el bombero que ingresa al cuartel después de su trabajo, recibiendo un proceso de desinfección (con amonio cuaternario).

La línea amarilla, ya indica un peligro menor, porque por ahí transita el bombero que deja su traje en el vestuario y sale totalmente desinfectado,” detalló.

En cuanto a la vestimenta, Ortega informó que se utilizan overoles amarillos, confeccionados en una tela especial para que el virus no ingrese a la ropa.

También aclaró que el traje utilizado para incendios de viviendas cumple con esa función de protección, pero como está realizado con una fibra absorbente, debe ser lavado. Para este fin, la Asociación adquirió una lavadora.

Los controles en el acceso a Puan, fueron otras de las tareas a las que debieron abocarse los servidores.

“Esto nos demandó aproximadamente 45 días, la utilización de un vehículo en la ruta y una dotación de personal que prestaba el servicio en el límite del distrito. Queremos destacar que esos bomberos estaba aislados y debían tener cuidados especiales, tanto en sus trabajos como en sus hogares, porque estaban en la primera línea de fuego,” relató.

“En los primeros días había mucha desinformación, en los controles no se tenía barbijo y no se veía bien el tema de la distancia, había gente que se enojaba,” recordó.

A la par de esta situación, continuaban las asistencias en casos de accidentes e incendios, y la capacitación e investigación constante.

Sector dedicado a la desinfección de vehículos

En este marco, Ortega hizo hincapié en el trabajo en equipo y remarcó que “están totalmente capacitados ante cualquier siniestro y que cuentan con todos los elementos necesarios”.  

“Queremos transmitirle a la gente que estamos a la altura de las circunstancias. Hubo grandes inversiones y donaciones importantes,” afirmó.

También podría gustarte Más del autor

Los comentarios están cerrados.