La pasión por “El Diego” transformada en libro

La admiración por Maradona inspiró al abogado pampeano Diego Dal Santo para escribir “El Di3go en Números”, que repasa la trayectoria del “10” en datos, información y estadísticas inéditas. Oriundo de Santa Rosa, el autor tiene el orgullo de haber logrado en 2005 que una calle de esa ciudad lleve el nombre de su máximo ídolo. Siendo el único antecedente de este tipo en el mundo.

Después de cuatro intensos años de investigación, este joven residente en Santa Rosa, recuerda los inicios de un trabajo que poco a poco cobraría forma de libro. En diálogo con TODAS LAS VOCES, explicó que su “fanatismo” lo llevó a armar la página de Facebook “Calle Diego Maradona” y en épocas de mundiales, cada vez que llegaba Junio o Julio, subía fotos, rescataba fechas importantes, escribiendo por ejemplo: “hoy 25 de Junio, Diego le hizo dos goles a Bélgica”, precisó

En un momento, el autor (que debe su nombre de pila a un fanatismo heredado de familia) decidió salirse de aquellos datos que son comunes y conocidos para cualquier futbolero.

La limitante fue que mucha información de la carrera de ídolo no estaba en las redes sociales.

En el 2016, Diego comenzó un Posgrado en Buenos Aires. Eso le permitió viajar semanalmente y, alternando con el estudio del Derecho, se hizo un tiempo para asistir religiosamente, cada jueves, a la Biblioteca Nacional donde pasaba casi todo el día.

“Recurrí al archivo de la Revista El Gráfico, algo así como el manual de todo futbolero. Cotejaba los datos en mi poder, empecé a encontrar cosas desconocidas y a tener certezas. Porque en la red circula a veces lo que llamo “trasmisión del error”. Por ejemplo, alguien sube a Internet que tal partido se jugó un martes, y eso se replica por todas partes. Y cuando vos chequeás ese dato encontrás que en realidad era un lunes. En la web hay mucha información errónea.

El Gráfico, por tener frecuencia semanal es una fuente más certera, más fina. Me encontré con partidos amistosos que Diego jugó en Argentinos Juniors”, indicó.

1978 fue un año trampolín para Maradona, cuando quedó afuera de la Selección de Mayores. “Argentina jugaba miércoles y domingos, así todas las semanas, por eso hay muchos partidos amistosos dando vueltas que no se conocen.

A toda esa información obtenida se me ocurrió darle formato de libro”, admitió.

La parte de la carrera de Maradona en Europa, exigía recurrir a otras fuentes periodísticas.

Diego y un proyecto hecho realidad

“Trabajé con “La Gazzetta dello Sport” (Milán, Italia), “La Stampa” (Turín, Italia), “El Mundo Deportivo” (Barcelona, España) y “ABC de Sevilla” (España)

En esos medios di con otra etapa de Diego. Y fue el momento de convencerme. Ahora sí había comenzado a escribir un libro. Ya contaba con importante información sobre su carrera, por citar algo, detalles acerca de unos 50 partidos amistosos con El Napoli.

-¿Cómo es la estructura del libro?

Tendrá alrededor de 350 páginas. Está armarlo en base a la trayectoria de Diego en clubes, y luego pasar a su carrera en la Selección. Me permite llevar un orden cronológico. Se me ocurrió colocar cuatro columnas sobre el margen izquierdo. Figuran allí partidos oficiales y goles y partidos amistosos también con sus respectivas conquistas. Este diseño abarca desde el inicio al fin de la obra, viendo cómo, a medida que transcurrían los encuentros, Diego iba sumando goles, sabiendo de qué cotejo se trataba y a qué número de gol llegaba. Cuando llegamos al final de su paso por cada institución, hay un resumen donde aparece la cantidad de partidos oficiales, goles y tarjetas, entre otras.

El libro lleva el nombre de “El Di3go en Números”, lleva un tres reemplazando a la “E”, porque me pareció válido plasmar en el título el tema central de la obra que son las cifras y las estadísticas.

Gente registró en su tapa el paso de Diego por Argentinos

Luego, paso a relevar su rol en la Selección Argentina, continuando el mismo diseño. Separando su paso por Juveniles y luego por mayores. Siguiendo la trayectoria, te permite contabilizar que Maradona cuenta con un total de 890 partidos, promediando un gol cada dos cotejos, cerca de 500.

El libro va a tener fotos de Masahide Tomikoshi, el fotógrafo japonés que tiene imágenes inéditas de Diego. Gentilmente me las cedió para el libro. Como nunca antes estuve en el ambiente editorial, no sabía que este tipo de fotos son tan costosas, unos 500 dólares cada una. Algo fuera de mi alcance. Me ahorré mucho dinero.

La idea es largar el libro este año son los 60 años de Diego, los 30 del Mundial Italia 1990, y sobre todo porque viene a llenar un vacío en cuanto estadísticas. Cuantos goles fueron en jugada, cuántos de tiro libre, cuántos de penal, cuáles fueron los números de camiseta que uso o las marcas de sus botines, etc.

-¿Cómo analizás la inevitable comparación que se hace de Diego con Messi en el mundo del fútbol?

La de Maradona fue otra época, con un fútbol distinto al de hoy. La pelota, los botines, el campo de juego y hasta el reglamento eran distintos. Diego, un poco en serio y otro poco en broma, suele definir como “asesinos” a los defensores de aquellos años.  

Maradona jugó en un equipo como Argentino Juniors, un plantel que recién empezó a proponerse competir a lo grande a partir de 1979.

Los dos primeros años de carrera de Diego, fueron como si hoy jugara en Lanús. Era muy difícil llegar a ser campeón o a estar cerca de eso. Entre 1979 y 1980 cuando llegan Pedro Pablo Pasculli y Ricardo “El Gringo” Giusti. Ellos se suman a Diego y le aportan un salto de calidad a Argentinos, alcanzando el Subcampeonato Metropolitano 1980, en el cual quedó primero River.

Es importante analizar que Maradona fue goleador cinco veces seguidas, estableciendo un récord que sigue sin poder ser igualado, Metropolitano 1978, Metropolitano 1979, Nacional 1979, Metropolitano 1980 y Nacional 1980, este último donde alcanzaría los 100 goles en Primera. También, con 116 conquistas, fue el máximo artillero histórico en la Primera División de Argentinos Juniors

Lo consiguió siendo la figura de un equipo chico, sin ser delantero, y muchas veces jugando como único punta. Eso le da una dimensión muy fuerte al momento de pensar en esos 500 goles como algo mucho mayor. No debemos quedarnos solo en el número.

-¿Cómo surgió la posibilidad de imponer el nombre de Diego Maradona a una calle de tu ciudad?

En el año 2003 presenté el Proyecto en el Concejo Deliberante. Pero no fue hasta 2005 que logramos la aprobación. La demora fue por el recambio de autoridades luego de las elecciones Presidenciales. Los concejales de aquel entonces, en su mayoría no renovaban mandato y me dijeron: “no queremos meternos en líos, ya nos vamos, y la figura de Diego es muy polémica”.

Así, todo se fue postergando y el problema después fue que no había en Santa Rosa, calles disponibles para denominar.

En el 2005 uno de los barrios de viviendas construidos desde Nación, fue inaugurado y había una calle sin nombre. En Agosto de ese año se logró aprobar el Proyecto por unanimidad y ahora tenemos la calle Diego Maradona.

Por una cuestión de ego, puedo decir que es la primera del mundo, pero luego supe que había algo más interesante, porque era la primera vez que Santa Rosa homenajeaba imponiéndole a una de sus calles el nombre de una persona en vida. Hasta ese momento, todos las denominaciones eran de gente fallecida.

Después, charlando con gente de Nápoles, Italia, me contaron que la comuna tenía dos intenciones. Colocarle el nombre de Diego Maradona a una calle y rebautizar al estadio del Napoli, retirarle el nombre de San Paolo. Pero, como normativa legal el homenajeado debía estar muerto.

Entonces, terminé por concluir que era más importante recordar que Santa Rosa, por primera vez, homenajeaba a alguien vivo imponiéndole su  nombre a una calle, que el hecho de ser la primera calle del mundo en llamarse Maradona.

-¿Tuviste la oportunidad de charlar con Diego en persona?

No lo conozco personalmente, pero un día me llamaron de Radio Mitre, desde el programa del periodista Gonzalo Bonadeo. Ese día lo tenían a Maradona por teléfono y me propusieron cruzarme con él aire.

Gonzalo le recordó cuando, con la Selección, había estado entrenando en un campo cercano a Santa Rosa en Abril de 1994, previo al Mundial de Estados Unidos. En ese entonces, Bonadeo era de los pocos periodistas autorizados para estar tranquera adentro.

Entonces le dice: “te voy a cruzar con un chico de La Pampa, que logró imponerle tu nombre a una calle”.

Charlamos dos minutos. Y se acordó que hacía un buen tiempo yo le había enviado una carta. Fue cuando Diego vivía en Habana y Segurola, en Villa Devoto, como era público ese domicilio, me anime a escribirle y la envíe con la correspondencia.

“Leí la carta que me mandaste a mi casa”, me dijo. Me quedé helado, no lo podía creer.

Unos años después, el chico encargado de armar el Museo de Diego, me confirmó que había sido recibida porque, según él, “Claudia (Villafañe) tenía toneladas de cartas de fanáticos y cuando armamos el Museo, encontramos cajoneras completas. Si Diego te lo dijo, efectivamente la leyó”.

En el Napoli ( Shutterstock /Infobae)

-¿En qué etapa de producción está el libro?

Está terminado, pero como trabajo con una editorial de Buenos Aires (Dunken), y allá están en una cuarentena más dura. Ellos, al no ser parte de una de las actividades esenciales, no tenía sentido mandarles el borrador para imprimir.

Esto me permitió seguir leyendo notas de El Gráfico y sumarle información nueva al libro, como los colores de cintas de Capitán que usó Diego.

Cuando se flexibilice un poco la situación, el libro ingresará a la imprenta y luego estará disponible para la venta.

-¿Conseguiste alguna ayuda para financiarlo?

Me dieron una mano económica una fundación y un Diputado. Espero conseguir algo más. Salvo que seas un autor conocido, tenés que pagarte todo vos. Busqué apoyo en empresas que fueron sponsor de Diego como Puma y otras, pero aun no he tenido respuesta. Espero que pronto vuelvan a la actividad y consideren esa solicitud

-¿Ya habrás pensado en hacerle llegar un ejemplar a Diego?

Tuve contacto con Infobae, Olé, La Nación y Clarín, pero me esperan con el libro en la mano. Necesitan que la nota salga cuando el libro esté a la venta. El ruido que puedan hacer esos medios sirva para llegar a alguien cercano a Diego, más allá que le escribí por Whatsapp a Matías Morla, su abogado, poniéndolo al tanto del libro.

Conozco a una persona que está trabajando con él en Gimnasia a quien le hice llegar un cartel de una de las esquinas de la calle de Diego. Si yo no logro hacerle llegar un ejemplar por mis medios, quizás este conocido colabore para eso.

-Uno de los periodistas que más llegada tiene a Diego es el puanense Daniel Arcucci. ¿Te pusiste en contacto con él?

Entendí que le faltaba la visión de un periodista y pensé en Daniel para el prologo porque conoce más a Diego, más aun sabiendo que escribió un libro sobre él.

Empezamos a laburar en conjunto, le mande un borrador, pero por cuestiones personales Daniel se bajó del proyecto y todo quedó ahí.

El prólogo, con alguna referencia a su visita a Santa Rosa en 1994, me lo escribió Fernando Signorini, ex preparador físico de Maradona.

-El paso de Diego por Santa Rosa debe haber quedado en la memoria colectiva

Cuando ves sus entrenamientos en La Pampa, es como si vieras la película Rocky IV. Hoy sería impensado que Messi venga a Santa Rosa, o vaya a Puan a entrenar, no entra en la cabeza de nadie.

El tipo vino dos meses antes del Mundial de 1994 y se fue casi a punto. Lo malo de la historia es que terminó mal, de la mano de una enfermera. Cuando leí el prologo se me piantó una lágrima por no haber podido estar en ese momento.

-Cuándo lo ves ahora… ¿No te pasa eso de pensar que no es el Diego que queremos ver, más cuando nos deja imágenes tristes?

-Sí, de hecho está ese video viralizado hace unos días, donde se lo ve bailando. Yo me imagino que es mi viejo el que está en ese lugar… lo veo en ese estado y me agarra mucha angustia. Me da bronca por el que lo filma y luego viraliza esas imágenes.

Me da bronca no poder hacer nada para cambiar la situación. Fijate que difunden el video el 22 de Junio, el mismo día en que se cumplían 34 años del segundo gol a los ingleses.

¿Es necesario dar a conocer ese video el día en que el mundo entero hablaba del gol más lindo de la historia? Son cosas inexplicables las que pasan a su alrededor. Trato de no verlo, no me interesa ese aspecto de su  vida.

También podría gustarte Más del autor

Los comentarios están cerrados.