Las 68 mil fotos de Caras y Caretas estarán disponibles online para la ciudadanía

Las 68 mil fotografías digitalizadas de la revista Caras y Caretas y unos ocho mil videos y audios con registros que van desde principios del siglo XIX y hasta el 2011 estarán disponibles online en los próximos días, a través de la página web del Archivo General de la Nación (AGN).

Las fotos de la emblemática revista, que se publicó entre 1898 y 1939, forman parte del acervo histórico del AGN y, hasta ahora, algunas de ellas podían ser consultadas en forma presencial en la sede del organismo, en Leandro Alem al 200 del centro porteño.

En los próximos días, adelantó el director del AGN, Marcos Schiavi, todo el archivo fotográfico de Caras y Caretas estará disponible al público en forma virtual, como parte de uno de los objetivos de su gestión, que busca “modernizar” y “democratizar” el acceso a la documentación.

Entre los cambios que Schiavi planea impulsar en el Archivo, con apoyo del Ministerio del Interior, incluye -una vez superado el coronavirus- la inauguración de la nueva sede del barrio de Parque Patricios, con capacidad para albergar las toneladas de documentación institucional histórica, recopilada desde el siglo XVI hasta la actualidad.

También, en los próximos días, estará disponible para la ciudadanía unos 8 mil audios y videos, que van desde el cine mudo, el registro de sucesos argentinos y de noticieros de todas las épocas.

Además, como una forma de celebrar los 199 años de vida del Archivo, Schiavi firmó un acuerdo con sus pares de las 24 provincias para acordar una “agenda común” y entregarles copias de lo que se llamó “Argentina Secreta”, filmaciones de pequeños pueblos de todo el país.

Con un bagaje fílmico frondoso ya digitalizado (80%) y valiosas fotografías de todos los tiempos de la historia argentina (el 70% en formato digital), el AGN aspira a que ese acervo cultural llegue a cualquier ciudadano y que no sea sólo material de consulta de productoras cinematográficas o de historiadores.

Entre los tesoros del Archivo también hay microfilms con el registro de actos de gobierno, que van desde la década del ’50 hasta comienzos del gobierno de Raúl Alfonsín. Aún hoy, con el avance tecnológico del siglo XXI, ese soporte sigue siendo “más seguro y estable que el digital y que necesita mucho menos mantenimiento”.

La directora de Gestión de los Fondos Documentales del AGN, Samanta Casareto, explicó que en el formato digital “necesitan tomarse muchos recaudos para consolidar, cuidar esa documentación y que no se pierda”, tal como ocurrió en los últimos años, en los que desapareció lo recopilado en “20 teras (terabytes)”.

A modo de ejemplo, un tera equivale, aproximadamente a 300 horas de video, a 3,6 millones de fotografías digitales estándar.

“Ese material digitalizado que ya no está significa fondos perdidos, horas de trabajo perdidas y también la imposibilidad de que los usuarios accedan a ese material”, expresó Schiavi.

El Archivo resguarda la colección de negativos del fondo Witcomb, el registro de imágenes históricas más antiguo de la Argentina, en proceso de ser digitalizado, pero que demanda un arduo trabajo de identificación que llevará varios años.

Por eso, tanto Schiavi como Casareto plantearon como otro desafío de su gestión establecer “cómo se va a resguardar esa memoria”, cómo elegir el mejor dispositivo digital, teniendo en cuenta que en 20 años la tecnología será otra (algo que ocurre, por ejemplo, con los registros del tan utilizado sistema de VHS, para los cuales hoy se necesita maquinaria específica para digitalizar ese contenido). (Télam)

También podría gustarte Más del autor

Los comentarios están cerrados.