López Rosetti brindó consejos para sobrellevar el estrés psicosocial

Mediante una videoconferencia, el médico aconsejó en estos tiempos de pandemia, realizar meditación, hacer foco en el ahora, desarrollar la empatía emocional y aumentar nuestra capacidad de resiliencia.

Esta semana, la Cooperativa Agrícola Ganadera Ltda. De Puan invitó a la comunidad a participar de la charla brindada por el Dr. Daniel López Rosetti.

La videoconferencia se llevó a cabo el martes 18 de agosto a las 18.30 horas con el auspicio del Grupo Asegurador La Segunda y Balanz.

En la presentación, desde “La Segunda” resaltaron la iniciativa de un grupo de cooperativas amigas que decidieron convocar a tan distinguido profesional para disertar sobre el manejo del estrés psicosocial durante la cuarentena extendida.

“Desde el 2017, nosotros hemos creado una empresa tecnológica conjuntamente con científicos del CONICET y estamos trabajando junto a ellos y otros investigadores, en la conformación de un kit de detección del Covid-19. Creo que estamos muy cerca de finalizar la elaboración de este kit que seguramente, cuando eso suceda, informaremos a toda la población,” expresaron.

Conceptos de López Rosetti

La videoconferencia se pudo seguir por internet, mediante una suscripción previa, y también fue transmitida por Canal 8 y emisoras de radio locales.

Durante la charla que duró más de una hora, el especialista también dedicó un espacio a responder las consultas de la gente.

A continuación, publicamos algunos de los conceptos más sobresalientes de la charla.

Virus. “Al principio de la pandemia creíamos que era un virus respiratorio más, que se iba a comportar como otros coronavirus, o como el de la gripe, la influenza, H1N1, un sincicial respiratorio, una neumonía, un neumococo invernal, y no fue así. Hoy tenemos brotes importantes en Europa con 38° grados de temperatura. Si fuera un virus invernal, debería haber disminuido”.    

“Creíamos que iba a tener una sintomatología respiratoria y no fue así, es muy variable. Tiene un montón de síntomas, es muy amplio, va de un cuadro mínimo como la gripe, propio de un virus respiratorio, pero también aparecieron un montón de otros indicios como debilidad muscular,  dolor de cabeza, aumento de la coagulación sanguínea, distrés respiratorio y problemas cardiológicos”.   

“No sabemos por cuánto tiempo vamos a tener inmunidad porque desde el primero se contagió todavía no pasó un año”.

-Diferencias entre virus y bacteria. “Una bacteria tiene el mismo tamaño de una célula humana, es grande, y se puede ver en un microscopio común. Y no entra en las células, trabaja fuera de ellas generando toxinas. Para combatirlas, se utilizan los antibióticos. En cambio, el Coronavirus, es un tipo de virus, por lo tanto es muy chiquito como la cabeza de un alfiler”.   

 “El virus, a diferencia de las bacterias que actúan fuera de nuestras células, asalta como si fuera un golpe comando al sistema de reproducción de proteínas de la célula, parando su acción. De esta manera, hace que la célula deje de fabricar proteínas y empiece a elaborar el virus de manera que se pueda replicar en cientos de miles de millones. Cuando la célula muere, el virus sale y continúa invadiendo a otras, atacando la fábrica de proteínas. Y es tan chiquito que para verlo debemos usar un microscopio electrónico que funciona con un haz de electrones”.

Virus y anticuerpos. “Cuando llega un virus nuevo a nuestro mundo, no tenemos ni anticuerpos ni vacunas, o sea que no hay defensas.

El equilibrio se logra cuando se generan los anticuerpos. Y se gana la batalla, cuando los anticuerpos en el planeta superen la cantidad de virus. Si en un barrio, comunidad o país, hay más gente con anticuerpos que sin ellos, el virus tiene un problema y es ahí donde se supera la situación”.

“Los anticuerpos se forman contrayendo la enfermedad o mediante la vacunación. Excepto si estoy internado y transitoriamente me dan anticuerpos a través del plasma que es la inmunización pasiva”.   

Vacunas. “El tema determinante serán las vacunas a nivel mundial. Es un tema fuerte. Hay muchas novedades, se está ensayando la vacuna de Moderna (Cambridge, Massachusetts, EEUU).

En Argentina, hay un estudio clínico de la vacuna (del laboratorio Pfizer, Estados Unidos) que se está realizando en el Hospital Militar, es una vacuna muy evolucionada, tiene un nombre raro, se llama ARN Mensajero. También, en los últimos días, habrán escuchado la vacuna de Oxford, donde hay mucho entusiasmo, y que también se fabricará en nuestro país en un laboratorio local de alta tecnología y se envasará en México”.

“No sé que vacuna vamos a tener antes pero tendremos varias. ¿Es bueno que haya varias? Sí, porque rápidamente se proveerá la vacuna en todo el mundo.

Creemos que en los tres o cuatro primeros meses estarán las vacunas para aplicárselas al personal de salud, debido a que ellos están en el frente de combate y tienen mucho riesgo de enfermarse y de contagiar a los demás. Las personas de seguridad, adultos mayores y aquellos que tienen enfermedades crónicas, también están en este primer grupo. Si logramos en “x” meses vacunar  al 15 o 20 por ciento de la población, aunque parezca mentira es mucho y por dos motivos: primero porque vacunás a los que se hubieran enfermado y hubiesen tenido peor pronóstico y después, porque se empieza a cortar la cadena del virus”.

Personal hospitalario y pandemia. “Todas las personas (de todas las áreas) que trabajan dentro de un hospital público o privado merecen el mayor de nuestros respetos”.

¿Cómo manejamos el estrés psicosocial?

“Hay varias herramientas que debemos ir repasando y son pinceladas. Con esta pandemia, todos están en situaciones distintas, con problemas económicos a veces insalvables, pero la realidad es que todos tenemos un desafío y el tema es cómo lo manejamos. Hay que tener inteligencia emocional, teniendo en cuenta las amistades, la familia, todo lo que nos dé seguridad y continencia como seres sociales.

En alguna medida, uno es artífice de su destino y quien más y quien menos, estaría en mejor situación si toma las riendas y hace algunas cosas que sirven como compartir, hablar con amigos y familia, mantenerse comunicado a como se pueda, con los medios de comunicación que uno tenga. Debemos aumentar los vínculos sociales. Creo que hay más gente que saldrá más fuerte que antes, que tendrá mayor capacidad de resiliencia”.

TIPS

Sobre este tema, Rosetti brindó algunas recomendaciones a tener en cuenta:

Meditación y respiración. “Estas son fundamentales para controlar el estrés. Meditar es cuando alguien, por ejemplo, está como en un éxtasis mirando el fuego de un fogón. El cerebro tiene dos hemisferios, el izquierdo y el derecho. El izquierdo es más lógico, matemático, lingüístico, racional, con un mecanismo de pensamiento secuencial. En cambio, el derecho, es imaginativo, abarcativo, espiritual, musical, creativo, y no es secuencial, no conoce el tiempo.

El izquierdo, por ser racional, siempre va al objeto y trata de analizarlo. Meditar, es poner la atención del hemisferio izquierdo en un objeto focal, esto sería el fuego, la leña, el hogar prendido. Entonces cuando uno está en éxtasis, el hemisferio derecho funciona libremente y esta es la condición que se llama meditación.

La respiración profunda intensa, abdominal, produce una relajación similar a la meditación. Cada vez que vas a meditar no vas a prender un fuego, entonces como fenómeno focal, para los creyentes, puede ser el rezo al concentrarse en la oración.

Hay tutoriales en internet de meditación muy simples. En el hospital lo hacemos, aunque sea unos minutos. Es una fuerte herramienta”.   

-Salir de la zona de confort. “Numerosas veces en el día tenemos que salir de la zona de confort para responder a demandas que nos exige la vida cotidiana. Por ejemplo, realizar un trabajo especial, dar clases en la facultad, resolver un problema que no esperábamos, prepararnos para un examen, y esto implica un esfuerzo y también un crecimiento.  Nos lleva a construir nuestra nueva realidad, encontrando luego un nuevo equilibrio”.

“Aprender a manejar nuestra zona de confort y construir nuestro futuro, implica realizar un esfuerzo”.

-Empatía. “No me refiero a la empatía cognitiva, que es cuando entendemos al otro y sabemos lo que el otro va a hacer. Aquí lo que importa es la empatía emocional, sentir lo que siente el otro, interpretarlo emocionalmente y percibirlo. Esto es aplicar la inteligencia emocional, percibiendo la emoción del otro y la mía, después comprender esto y por último regularla, manejarla. Este es un fuerte elemento para manejar la pandemia”.

Hacer foco en el ahora. “Evidentemente tenemos un problema o varios.Debemos prestarles atención, pero siempre haciendo foco en lo que tenemos. Es importante vivir el momento presente con intensidad, valorando lo que tenemos.

También es importante estar bien consigo mismo para estar bien con los demás (esto sucede por ejemplo en el mundo de las mujeres que pasan su tiempo trabajando para el resto). Es un sano egoísmo”.

Resiliencia. “Debemos aumentar nuestra capacidad de resiliencia que no es resolver un trauma y salir bien. Es mucho más que eso, es resolverlo y salir mejor que antes, con más fuerza, con una piel más resistente. No es cicatrizar bien, es cicatrizar y quedar mejor para el próximo golpe. Eso es crecimiento”.

Trayectoria

López Rosetti es especialista en Clínica Médica y Cardiólogo Universitario. Jefe del Servicio de Medicina del Estrés del Hospital Central Municipal de San Isidro, Buenos Aires. Presidente de la Sociedad Argentina de Medicina del Estrés (SAMES).

También podría gustarte Más del autor

Los comentarios están cerrados.