Día del Profesor… en 1914 Puan ya tenía los suyos

Hoy, como todos los 17 de Septiembre se celebra el Día del Profesor, en homenaje a José Manuel Estrada, quien falleció en este día. Estrada fue escritor, publicista, orador y brillante profesor. Nació en Buenos Aires el 13 de julio de 1842 y murió en Paraguay el 17 de septiembre de 1894, a los 52 años.

En su libro “Cronología para la Historia de Puan III”, el historiador César Michelutti, relata que en  1914 se anexó a la Escuela N° 1 el Colegio Normal, con estudios secundarios que duraban 3 años y otorgaba el título de Maestro Normal Provincial. Sin duda, el primer establecimiento de estudios secundarios de la localidad.

Ejercían la docencia profesores de la localidad, bajo la dirección del señor Juan Bautista Leyes. Loe exámenes eran tomados por profesores que venían desde La Plata.

El Colegio Normal no pudo perdurar en el tiempo y los egresados transitaron el último año, teniendo que ir a rendir examen a la ciudad de Bolívar.

Matemáticas: Juan B. Leyes; Pedagogía: Sra. de Miranda; Geografía: Ana Baglioni; Idioma Nacional: María T. Álvarez; Economía Doméstica: Juana Marchi; Física/Química: Casimiro Oyarzábal; Anatomía Física e Higiene: Dr. Manuel V. Cisternas; Instrucción Cívica: Dr. Victoriana de Ortúzar; Geometría: Pilar Peña; Educación Física: Daniel Bengochea; Música y Canto: Alejandro Leone; Francés: Sr. Schifelli y Labores: Inés Gagliardi.

Colegio San Martín

El Colegio San Martín

Un artículo publicado en la página de Facebook del Museo Municipal Ignacio Balvidares da cuenta que en 1922 comenzó a funcionar el colegio privado San Martín para varones, destinado a la enseñanza primaria, secundaria y comercial cuyo director fue el señor Víctor Sáenz, oriundo de Bañuelos de Burela, provincia de Burgos, España.

Sáenz arribó al país en 1919 y tres años después adquirió el colegio, realizando reformas para ponerlo a la altura de las necesidades de la enseñanza.

Un fragmento del anuario de 1927 expresa “El fin de este Colegio, es proporcionar a los jóvenes sólidos instrucción, formar su carácter y su corazón por medio de pláticas morales y cívicas; desenvolver en ellos el espíritu de observación, iniciativa y disciplina; darles el gusto y el hábito del esfuerzo intelectual y moral, e inspirarles con el respeto de sí mismos y de los demás, el amor a la familia, a la patria ya la sociedad”.

La escuela funcionó en un amplio y cómodo edificio, propiedad de la Sociedad Española (donde actualmente se ubica la casa de la Familia Tealdi sobre la calle Yrigoyen).

Se dictaban los seis grados primarios y se prepara los cursos comerciales a todos los alumnos del pueblo y de los alrededores (había pupilos, medios y externos)

Cada año al finalizar el ciclo lectivo se celebraba una solemne distribución de premios a los alumnos que sobresalieron por sus calificaciones.

El colegio funcionaba de mañana y tarde, excepto los días jueves cuando los alumnos practican tiro al blanco en el Polígono de Tiro Federal.

Los alumnos debían concurrir a misa todos los domingos, siendo el Rvdo. P. Cura Párroco, Presbítero N. Ramos Ojeda el Director Espiritual del establecimiento y existía además de un grupo de Boys Scouts.

A su vez los alumnos tenían clases de piano y solfeo a cargo de la señorita Angelita López C. directora del Conservatorio Chopin

Castigos

Los castigos consistían, según anuario del año 1927, en: consejos, amonestaciones, detención de 2 y 3 horas los día de labor y todo el día los festivos si era necesario. “El castigo corporal degrada al hombre y lo habitúa a la crueldad y por tanto está desterrado del Establecimiento. Tampoco se priva a ninguno de la comida, ni de los recreos necesario”.

Programa de estudios

-Enseñanza Primaria: Lectura, Caligrafía, Castellano, Aritmética, Geografía, Instrucción Cívica, Francés, Ciencias Fisio-naturales, geometría, Dibujo, Gimnasia y Solfeo.

– Enseñanza Comercial: Aritmética, Algebra, Castellano, Geografía Física y Política de la República Argentina, Historia Nacional y Universal, Francés, Caligrafía, Geometría, teneduría de libros, Contabilidad, Correspondencia Comercial, Dactilografía y Taquigrafía.

– Enseñanza Secundaria: seguía los reglamentos del plan de estudios del Colegio Nacional y de la Escuela Nacional de Comercio.

El ajuar

-Los internos a ingresar al Colegio debían llevar a cabo el ajuar: sábanas, toallas, servilletas, útiles de aseo, un colchón, almohada (bien rellena), dos frazadas, dos sobrecamas blancas. Toda la ropa debe estar marcada

-Dentro del colegio los alumnos usaban guardapolvo obscuro

– Estímulos: el Colegio tenía un “Cuadro de Honor” a la vista de todo público donde figuraban los 5 mejores alumnos de cada clase. Asimismo, el nombre de los niños era publicado todos los meses en los periódicos locales y especialmente en la Revista “Iris”.

-Salidas: los alumnos pudieron salir todos los últimos domingos de cada mes. Las otras salidas eran acompañadas por un familiar o encargado (caso excepcional).

-El lema del colegio era “Serás lo que debes ser, sino, no serás nada”. La norma era “atender al niño y no al grado”

Décadas más tarde, en 1951, comenzaría a funcionar el Instituto María Susana, de enseñanza secundaria. Sus egresados tenían el título de Maestra Normal Nacional.

Fuentes:

-MICHELUTTI, César S. “Cronología para la Historia de Puan III”. Ed. Dunken. Bs. As. 2009

-Museo Municipal Ignacio Balvidares

También podría gustarte Más del autor

Los comentarios están cerrados.