Interna radical: entrevistamos a Gustavo Posse

TODAS LAS VOCES PUAN dialogó con el intendente de San Isidro, quien encabeza la Lista 14 aspirando a la Presidencia de la UCR en la Provincia de Buenos Aires. Las elecciones partidarias serán el próximo 21 de Marzo. El  dirigente que va por su sexto periodo consecutivo de gobierno, elogió la gestión del Intendente Castelli y se mostró en favor de reforzar Juntos por el Cambio, pero con un mayor protagonismo radical. “La idea es dar vuelta la página, la UCR puede haber tenido ciclos políticos e históricos adversos, pero nunca fue un partido seguidista, ni integrante de una alianza donde sea manejado por otros”, señaló.

En la primera parte de la entrevista, Gustavo Posse se refirió a la situación planteada por la pandemia en su municipio.

“Nos adaptamos de manera rápida”, confió, convencido de haber obtenido “buenos resultados”, aplicando un criterio de apertura para las actividades económicas, sin dejar de lado la posibilidad de continuar asegurando a los vecinos posibilidades de recreación al aire libre. 

No obstante, el jefe comunal aclaró que todo se manejó en el marco del cuidado y el respeto hacia todas las normas de bioseguridad dispuestas por las autoridades a nivel nacional.

“Hicimos una detección de casos positivos para aislarlos y así cortar los focos, se trabajó como es debido, por eso tenemos resultados médico-sanitarios muy importantes”, indicó.

-Intendente… ¿Cómo gestiona la salud su municipio?

Acá nos juega a favor que la totalidad del sistema de salud público es municipal. Estamos dentro del régimen de residencias de la Facultad de Medicina de la Universidad de Buenos Aires, son tres hospitales, 14 Centros de Atención Primaria de la Salud y varios Centros de Estimulación Temprana. Toda esa estructura se preparó para reconvertirse a la espera de las enfermedades provenientes del Covid-19.

San Isidro es el lugar donde llegó la mayor cantidad de gente contagiada desde el exterior, desde países de circulación del virus. Pero la situación se fue normalizando. En un momento del pico de contagios, detectábamos 280 casos positivos en un día, y ayer (por el domingo 15 de Noviembre) hubo 25.

Desde hace tres meses, contabilizamos mayor cantidad de recuperados que de infectados. Y esa tendencia se consolida para afianzarse en el cuadro anual.

***

Para Posse, la pandemia no ha dejado efectos negativos significativos en la economía de su distrito.

“Acá funciona todo, las actividad económica es normal, alcanzando un 85% de su potencial”, expresó, al tiempo que lamentó no haber logrado la aprobación de los protocolos tendientes al regreso de las clases presenciales en todos los niveles.

“Sí se consiguió la revinculación paulatina de los chicos, primero para quienes egresan y después para el resto. Hoy, la preocupación junto a los padres es qué pasará el año próximo respecto a la fecha de inicio. Hay una dificultad con los gremios docentes, razón por la cual es aconsejable que, entre los primeros en recibir la vacuna, además de los trabajadores de la salud, estén los docentes”, manifestó.

-¿Cuáles son sus críticas hacia la actual dirigencia de la UCR?

La idea es dar vuelta la página, terminar con un radicalismo que se convirtió en lo que nunca fue. Puede haber tenido momentos equivocados, con ciclos políticos e históricos adversos, pero nunca fue un partido seguidista, ni integrante de una alianza política donde sea manejado por otros.

En el caso de la Provincia de Buenos Aires, la naturaleza de las personas que estuvieron a cargo de la dirección legislativa y partidaria en estos últimos cinco años, mostró la falta de carácter para llevar adelante los destinos del radicalismo.

Hoy, el partido está llamado a convocar a la unidad, a una amnistía, a producir una renovación profunda. No es un tema de número de documento, hablamos de la necesidad de que corra sangre en las venas. De sentir ese fuego sagrado que un día nos convocó a ser militantes sociales y políticos.

-¿Qué sucederá con Juntos por el Cambio?

Queremos confirmar y ampliar la voluntad de ese 41% que nos votó a nivel nacional el año pasado. Vamos a continuar con el frente, podemos ampliarlo, sumar adhesiones, con mayor presencia radical, proponiendo candidatos competitivos en las listas de legisladores nacionales, provinciales y en los municipios.

El radicalismo debe hacer pesar sus valores y sostener sus postulados.

En Argentina existen dos organizaciones políticas: el Partido Justicialista y la Unión Cívica Radical. La UCR es patrimonio social, político y cultural de todos los argentinos, la voten o no la voten. Los argentinos quieren que esté el radicalismo.

No hay manera de tener un frente de oposición para reequilibrar el sistema de partidos políticos, sobre todo en la Provincia y su Conurbano, sin la presencia de un radicalismo en condiciones. Todo eso nos une a Martín Losteau, por eso buscamos  escribir las reglas para alcanzar esa unidad.

-¿La unidad es uno de los factores determinantes en su agrupación política?

Debemos desterrar la idea de mostrar al ganador de una contienda electoral –así sea lo haya logrado por un solo voto– como el dueño de todo, mientras que el otro se queda mirando. Esa generosidad hacia adentro y el buen ser político deben imperar en el radicalismo, cuando se realiza un frente electoral como es el caso de Juntos por el Cambio.

No se puede ser excluyente y no juntarse con el otro, pero tampoco puede ocurrir que los otros nos digan cómo se gobierna.

El radicalismo, con su propio peso convoca, lidera y protagoniza. De hecho, en la elección interna nos llamamos “Protagonismo radical”.

-¿Cómo resumiría los valores de la UCR?

Tiene una cultura, una historia, una genética… la posibilidad de seguir formando gente, de ser generosos en el traslado del conocimiento a los más jóvenes, esa conducta debería darse de manera natural. Es el partido político donde cualquiera puede regresar o empezar a participar. El nuestro fue el partido responsable de generar los primeros derechos después de la Organización Nacional. Es el partido de la recuperación de los antiguos y nuevos derechos.

El radicalismo es convocante, está llamado a liderar, a ser socio pleno en la Provincia de Buenos Aires con Juntos por el Cambio, para volver a ganar, pero sabiendo primero que será para hacer el gobierno, no solamente para mirarlo. 

-¿El radicalismo va por el protagonismo perdido?

No podemos mirar como pasa todo desde el silencio, un silencio que prestaba adhesión a situaciones que nada tienen que ver con las convicciones del radicalismo. Por ejemplo lo del aumento de las tarifas, sucedió en el medio del silencio de la UCR de la provincia de Buenos Aires. Eso es algo inadmisible.

Entonces, acá el problema es de la naturaleza del carácter de las personas que deben conducir.

-¿Qué le dejó la experiencia de mantener la reunión por zoom con más de 700 dirigentes radicales?

Cuando los contratamos, los Zoom tienen una capacidad para reunir a más de 1000 personas y después el video se redistribuye por  Facebook o Youtube.

Son Zoom muy fuertes, aunque por lo multitudinarios, no se alcanza a entrar en diálogo con todos los participantes.

Cuando hemos tenido la oportunidad de conectarnos con Facundo Castelli, podemos acceder a experiencias que a los integrantes de la Lista 14 nos dan un horizonte que nos fortalece. O cuando escuchamos a Martín Losteau.

El Zoom nos da la posibilidad de volver a mirar e, independientemente de lo que estábamos diciendo, comprobamos cómo empieza a subir la cantidad de gente presente. La tecnología nos dio una solución al momento de militar, hasta tanto podamos volver a la presencialidad en cada uno de los distritos.

Si bien soy aperturista, porque acá en San Isidro funciona todo, y con buenos resultados médico-sanitarios, soy muy prudente sabiendo que no se podían romper las medidas e ingresar con actos y con reuniones. Además, hubiésemos perjudicado a nuestra dirigencia local de cada lugar.

-¿Cómo se imagina al radicalismo dentro de un año?

Liderando Juntos por el Cambio, ampliándolo, con muy buenos resultados electorales en la elección parlamentaria, cumpliendo con el precepto de mantenernos unidos. Además –y ya es un deseo desde el corazón—me imagino un país en mejores condiciones. Se está viviendo mal, la gente está enojada, es un gobierno que tuvo mucha fuente de promesas y hoy muchos de sus votantes están arrepentidos.

-¿Conoce el partido de Puan?

Lo conozco desde hace 22 años, cuando era Diputado Provincial, obviamente con lo que me están mostrando ahora, y cuando charlo con Facundo (Castelli) o me cuentan muchos vecinos de ustedes, veo que estos fueron años de transformación.

-¿Qué mensaje le deja a los afiliados radicales? 

Ésta es una elección de época, si bien votan solo los afiliados y es una elección partidaria, acá se busca la renovación, el afiliado elige entre la continuidad de todo lo que se vio hasta ahora, donde el radicalismo perdió peso específico, voz y futuro, y otra alternativa, la que nosotros llevamos adelante. Buscando un futuro para todos los argentinos, porque primero se es argentino y después se es radical. Desde esa concepción, luchamos para mejorar las condiciones de vida de nuestros compatriotas.

Esta elección interna tiene un sentido trascendente. Queremos mantener Juntos por el Cambio, e impulsar en los cargos, candidaturas y figuras presidenciables a referentes radicales. Llegó la hora de que el radicalismo tenga esa oportunidad, están dadas todas las condiciones. Más aun teniendo personalidades como la Martín Losteau.

-¿Cuál es su idea de desarrollo para el país?

Estamos en condiciones de cambiar la historia, rompiendo con la estructura de la mega ciudad, con el problema del Gran Buenos Aires adonde llegan constantemente compatriotas.

Nuestra propuesta es crear polos de desarrollo en distintos lugares. Como lo ha logrado Facundo Castelli que en su distrito tiene infraestructura, un modo claro de organización, con conectividad, aprovechando los recursos naturales y humanos. Lugares así son potenciales polo de atracción.

Lo ideal para el futuro del país es tener muchos núcleos de 80 mil habitantes como polos de desarrollo.  Si hablamos de 500 u 800 polos de desarrollo de 80 mil habitantes cada uno, otra será la historia de crecimiento.

Cortaríamos así con esta miseria de la mega ciudad, del AMBA que crece hacia ningún lado, donde aumenta la miseria. Todo eso hoy es manejado por marginales que quieren utilizar electoralmente a compatriotas nuestros que van hacia allí sin ningún norte.

-Tenemos una Provincia muy diversa y el interior está relegado

Raúl Alfonsín, cuando advirtió el tema del traslado de la Capital Federal a Viedma, no diseñó un proyecto de ensoñación. Hay que romper con la historia de la mega ciudad, es un calvario para todos los argentinos.

-Le agradecemos la nota y esperamos que la elección interna se desarrolle de la mejor manera

Muchísimas gracias por poder estar en contacto con toda esa región y con la localidad de Puan en particular, es una alegría poder llegar a todos los ciudadanos de un municipio liderado por dirigentes de la calidad de Facundo Castelli.

También podría gustarte Más del autor

Los comentarios están cerrados.