La Biblioteca Popular de Bordenave cumple 28 años

Nació un 27 de Noviembre de 1992 y funciona en instalaciones de la Casa de la Cultura, una vieja casona francesa, patrimonio de la familia Dupouy y construida con materiales traídos desde el país galo, a principios del siglo XX. Allí también funcionó el Jardín de Infantes hasta inicios de la década de 1980, y actualmente, sus dependencias albergan un centro cultural y la Biblioteca Popular bautizada “José Hernández”, en honor al autor del “Martín Fierro”, nacido el 10 de Noviembre, coincidiendo además con la fecha de fundación de Bordenave.

En una entrevista escrita por Leandro Vesco en la Revista El Federal, Jorge Dupouy, uno de los artífices del proyecto cuenta que cierta vez, un profesor que llegaba al pueblo para dar clases le dijo que el pueblo debía tener una Casa de la Cultura para poder ofrecer un lugar para que, profesores como él, puedan quedarse a pasar la noche y seguir dando clases al otro día.

 “Aquel fue el disparador para pensar en devolverle la vida a esta casa familiar que en un momento fue donde estuvo la compañía telefónica, un jardín de infantes y luego quedó abandonada. Decimos recuperarla, y eso hicimos. “Una de nuestras ideas era poder brindarle al pueblo una Biblioteca Popular”, en poco tiempo el equipo conformado por una “Comisión  de locos, creamos la Biblioteca”.

Desde entonces es el único espacio libre y popular que tiene Bordenave donde se propone gozar del encanto de la lectura. “Tenemos varios talleres, pero uno de los que más nos gusta es el de lectura, donde se juntan los vecinos a compartir la lectura de un libro, haciendo reflexiones sobre esa obra”, agrega Gustavo Dupouy, familiar de Jorge y miembro de esa cofradía de soñadores que encuentran la felicidad en seguir manteniendo abierta esta vieja casona que si no fuera por los libros, sería seguramente una vivienda abandonada.

“Tratamos de trabajar en las escuelas. Hay mucha gente en el pueblo que está acostumbrada a leer y viene a alimentar esa costumbre, y últimamente hay gente joven que se acerca. Tenemos bastante movimiento”, afirma orgulloso Gustavo.

En Bordenave las redes sociales comienzan a cambiar las costumbres, la Biblioteca propone todo lo contrario a la era smart: la búsqueda de información manual, consultando enciclopedias. “Es mucho mejor leer un libro que un resumen por Internet. Lamentablemente ahora sucede esto, internet hace que la gente pierda el hábito de la lectura, acá proponemos la búsqueda manual. Antes por ejemplo había libros con cuentos que se leían antes de dormir. Deberíamos volver a esas costumbres”, sueña Jorge.

Los proyectos que salen de esta casa producen un efecto contenedor en el pueblo. Todos los años se hace en el patio la Fiesta de los Artesanos, donde además se habilita el espacio para que todo aquel que siente deseo de exponer su arte, lo pueda hacer. En el verano proponen “Bordenave de Tardecita”, que es como una prolongación de esa fiesta. La idea es simple y amena: disfrutar de las tardecitas de verano donde el fresco comienza a bajar de los árboles mientras cantantes y músicos muestran su arte. Todos las actividades son libres y gratuitas.  

También podría gustarte Más del autor

Los comentarios están cerrados.