Vinieron a disfrutar de la Laguna y debieron irse antes

Un matrimonio de turistas porteños a bordo de un motorhome recorrieron los  600 kilómetros que los separan de Puan con el objetivo de conocer las bellezas locales. Pero, todo no salió como esperaban, ya que debieron prolongar su estadía menos de lo esperado, tras ser invitados por las autoridades a retirarse del sector de camping del Balneario Municipal.

Según pudo saber este diario, el uso del camping, hasta ese momento, aun no se había autorizado porque todavía no estaban listos los protocolos para su uso.

Aun así, la temporada turística comenzó el 1 de diciembre pasado, y no era extraño esperar una importante afluencia de vistantes para el fin de semana extra-large.

Además, según la pareja, en la Laguna no había cartelería que indicara la imposibilidad de hacer uso del camping. Y tampoco, según sus dichos, fueron atendidos sus llamados telefónicos al área de Turismo para obtener más información

El matrimonio de docentes residentes en Caballito había oído buenas referencias de Puan y sus paisajes y quisieron venir a disfrutar de un par de días de sol y kayak.

El caso es que el motorhome que los trasladaba no tuvo inconvenientes en ingresar al predio donde está el camping, ya que no había carteles o medidas de seguridad que lo impidiesen.

Con el correr de las horas, contó la mujer identificada como Mariel Laura Bustos Torrisi, se hizo presente la policía quien –tras numerosas preguntas que llamaron la atención e incomodaron a la pareja, por su reclamo de detalles– se les explicó la imposibilidad de usar el camping. Ante esta situación, el matrimonio pidió quedarse unas horas más.

Prestos a retirarse, Mariel y su esposo se encontraron con la sorpresa de que el acceso al camping ahora estaba con un candado colocado y un cartel. Tras hacer el reclamo por la imposibilidad de abandonar el sitio, el inconveniente fue subsanado y la pareja pudo dejar ese sector del balneario.

En diálogo con el medio colega de Azopardo “El Archivista”, Torrisi indicó que en un momento de su estadía una persona se detuvo cerca de donde estaban y comenzó a tomarles fotografías, hecho sobre el que nunca obtuvieron explicaciones.

Cabe aclarar que Torrisi y su marido son docentes a punto de jubilarse, y entre sus planes de retiro estaba el de venir a vivir a Puan. Incluso, se supo que ya habían comenzado a realizar averiguaciones en una conocida inmobiliaria local.

Los grupos de motorhome y rodanteros que se trasladan por todo el país no son extraños en nuestra localidad. En 2016, un buen número de ellos pasó unos días en el balneario.

Los rodanteros tienen su lugar en Facebook y otras redes sociales, con cientos de miles de seguidores amantes de ese hobby.

Esta situación, ocurrida este fin de semana, nos debería llevar a la reflexión y replantearnos cómo queremos desarrollar la actividad turística local.

También podría gustarte Más del autor

Los comentarios están cerrados.