EntrevistasPUANSociedad

Cada municipio debe garantizar el cumplimiento de la Ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo

Así fueron los conceptos vertidos por Silvia Zaballa, Coordinadora Territorial de la Sexta Sección del Ministerio de Mujeres, Política de Género y Diversidad Sexual de la Provincia de Buenos Aires. Esta Licenciada en Gestión Educativa, egresada de la Universidad CAECE busca desarrollar los diferentes programas que bajan desde la Provincia, en todo lo relacionado a la atención de las víctimas de violencia de género y todas aquellas cuestiones dirigidas a garantizar los derechos de las mujeres y las minorías sexuales.

Las problemáticas de género comenzaron desde hace un tiempo a ganar un lugar cada vez más importante en la agenda de trabajo de los municipios de la zona   En la siguiente entrevista, la funcionaria habló de su visita a Puan para ultimar los detalles destinados a activar el Área de Género en el ámbito municipal. También se refirió a la aplicación de los programas del Ministerio y comentó que la pandemia agravó la situación de las mujeres expuestas a la violencia doméstica.

-Silvia… ¿Cuándo comenzó a funcionar el Ministerio?

Se creó en diciembre de 2019 y la primera planta se conformó en enero de 2020. La Ministra Estela Díaz llegó con la idea de lograr presencia en el territorio bonaerense, delimitándolo en regiones. En marzo del año pasado se crearon ocho regiones, cada una al mando de su Coordinadora.

-En qué consisten los programas “Fondo de Emergencia en situaciones de violencia de género”, “Potenciar Trabajo para las víctimas de violencia de género” y “Comunidades sin Violencia”?

El Fondo de Emergencia es una ayuda económica que brinda cada Municipio a través de sus mesas intersectoriales para resolver las primeras emergencias en los casos de violencia de género. Se trata de situaciones que aparecen cuando la mujer deja su hogar y espera la media cautelar de la Justicia. Ese dinero cubre por ejemplo traslados, noches de hotel y ropa, entre otros. Cada municipio recibe una tarjeta de débito para que administre esos gastos. Ese fondo se completa cuatro veces al año, según se va usando. Esta ayuda antes demoraba tres meses. Hoy, es una caja chica para resolver emergencias en el territorio.

Potenciar Trabajo depende de Desarrollo Social de Nación, gestionado para casos de violencia de género y también para compañeras travestis y trans. A los tres meses de gestionarse, sale esta ayuda económica. Seguramente no resuelve la necesidad de autonomía total, pero es una primera ayuda para salir de la situación. No hablamos de víctimas porque se genera esa idea de que esa condición es para siempre. Ellas pueden constituirse y salir de esas situaciones.

Comunidades sin Violencia fue impulsado por el Gobernador y busca fortalecer a cada municipio en la atención de todos los aspectos relacionados a la violencia de género. Llegará a todas las comunas aproximadamente a mitad de este año, con la posibilidad de optar por distintas líneas de trabajo, proyectos y firma de convenios. La primera línea está vinculada a los equipos de abordaje, a los grupos de ayuda mutua y para la atención de los varones que ejercen violencia.

Otras líneas estarán dedicadas a la puesta en marcha de hogares de protección integral y a articulaciones con Educación para acercar cursos o programas de formación profesional. También se asesora a las mujeres en temas como el asociativismo, dirigido a la formación de cooperativas generadoras de fuentes de trabajo.

-¿Cómo influyó la pandemia en las situaciones de violencia de género?

Complicó las cosas porque las mujeres tuvieron que convivir con sus agresores permanentemente. Esto se agrava cuando la víctima no toma contacto con nadie más y queda excluida.

Silvia Zaballa

-¿Ya se está trabajando en los municipios de la Sexta Sección? ¿Existe algún tipo de estadística sobre cantidad de casos?

Algunas de las áreas de Género fueron creadas en diciembre de 2019. Ya había algunos servicios de violencia, pero no como áreas propiamente dichas. Por lo tanto, no había estadísticas. Estamos trabajando en el Registro Único de Casos con una plataforma virtual, donde cada municipio podrá cargar información. Esto nos permitirá elaborar estadísticas y saber si las mujeres permanecen en el territorio o van migrando y la problemática pasa de un distrito a otro. Algunos municipios tenían un registro muy casero para saber en qué situación estaban.

Cuando comenzamos a trabajar, entre los 22 distritos de la Sexta se contaban 12 mesas locales intersectoriales armadas. Y de esas 8 funcionaban a pleno. Hoy, del total, restan conformarse tan solo tres.

Mediante el trabajo en conjunto con las áreas, dentro del Consejo de Articulación con los municipios, pensamos generar un observatorio encargado de recabar otro tipo de datos.

Durante su paso por Puan, se reunió con representantes del Bloque de Concejales del Frente de Todos y otros referentes partidarios.

-Ante la falta de áreas específicas como la de Género, en su momento, las Comisarías de la Mujer sirvieron para contener a las víctimas.

Fueron un acierto cuando no había nada a nivel municipal. Esos espacios les permitieron a las victimas acceder a un lugar amigable para denunciar y consultar.

Hoy las áreas de Género creadas trabajan por la igualdad y contamos con una mesa interpoderes que articula con el Ejecutivo, Legislativo y Judicial, y con las organizaciones de la sociedad civil. Así, se logra que la perspectiva de género sea transversal en el Estado.

Queda mucho por hacer, pero si comparamos cómo estábamos, hemos avanzado sustancialmente.

En materia de respeto por la diversidad sexual también queda mucho por hacer. En Educación se implementaron las ESI ¿Ustedes articulan en ese sentido?

La ESI (Ley de Educación Sexual Integral) es fundamental. La violencia por razones de género va en contra de los derechos humanos, Nos merecemos una vida libre de violencia. Esto está firmado en nuestra Constitución, en adhesión a la Convención de Bélem Do Pará y debe garantizarse a todas las mujeres y diversidades.

Para generar un cambio cultural y social, la ESI tendrá un rol fundamental, porque se empieza a hablar de la necesidad de garantizar el respeto a leyes como la Identidad de Género, la de Matrimonio Igualitario y la de Erradicación de la Violencia de Género. Todas nos protegen, ya existen en nuestro país, y no hay discusión sobre ello.

En Educación, estamos trabajando con las Inspectoras Regionales y Distritales, y con escuelas rurales. La articulación es permanente

Durante muchísimos años, la mujer tenía un rol secundario, no tenía derecho al voto, no podíamos decidir sobre nuestros bienes, o sobre la posibilidad de trabajar, y si lo hacíamos, debíamos darle el dinero de los salarios a nuestros esposos o padres. También había carreras que no podíamos estudiar. Por eso hoy, en los casos anteriores y a través de la Ley 26485, podemos hablar de Violencia por Situación de género.

-¿Cómo se aplicará en nuestra región la Ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo? ¿Habrá recursos económicos y humanos para llevarla adelante?

En nuestras regiones sanitarias, durante la pandemia, una de las primeras resoluciones firmadas por nuestra Ministra en conjunto con el Ministro de Salud, tuvo que ver con garantizar la ILE (interrupción legal del embarazo).

No todos los municipios respondieron. La ILE no es necesario garantizarla en un hospital, se puede aplicar en cada centro de atención primaria de la salud. Es posible porque en las primeras 14 semanas de embarazo, la interrupción se realiza mediante medicamentos (misoprostol) que garantiza el Estado provincial. Además, está el acompañamiento de un equipo integrado por psicólogos, trabajadores sociales y enfermeros.  

Se realizarán capacitaciones para acompañar estas situaciones y hay equipos de ILE y de IVE funcionando en algunos municipios, trabajando de manera ejemplar. Recorrimos con la Ministra distritos de la Sexta. En General Lamadrid se trabaja de forma fantástica, hace muchos años que allí garantizan la ILE, especialmente en un centro de atención primaria de la salud y son un ejemplo.

También, Bahía Blanca, Coronel Rosales y Tres Arroyos están adelantados en este trabajo. La Ley de Interrupción es un derecho. Cada municipio debe garantizar el cumplimiento de la Ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo.

El Estado municipal debe buscar recursos para garantizarlo. Cada uno de los Municipios deberá ver cómo lo resuelve. Las Áreas de Género han sido generosas y acompañan a los Directores de Salud para que puedan aplicarla.

-¿Algo que desee agregar?

El Ministerio quiere estar cerca y recorre el territorio. También está la web y mi teléfono se encuentra disponible en cada una de las áreas de Género de los distritos.

Quiero decirles a las mujeres en situaciones de violencia que la línea 144 está disponible para realizar denuncias las 24 horas, los 365 días del año. Pueden llamar, tanto para consultas como para ayudar a alguna persona que esté pasando por una situación de violencia. A partir de ahí se pone en marcha todo un dispositivo de profesionales de nuestro Ministerio que acompañan a la víctima.

Etiquetas

Diario de Puan

Periodismo y Comunicación

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar