EntrevistasPUAN

Padre Pascual: “Siempre continuaré con la misión que Dios me dio”

El lunes último, el sacerdote fue reconocido por parte del Municipio con motivo de su cumpleaños número 80, y en agradecimiento a su labor misionera. Pascual lo celebró brindando una homilía en la Iglesia de López Lecube.

En esta entrevista, habla de su medio siglo de trayectoria pastoral, brinda su mirada sobre la actualidad y se refiere a sus fructíferos 44 años de trabajo en Puan.

Reconocido en Europa, Estados Unidos, Canadá y otras latitudes como “el mensajero de las pampas argentinas”, entre los frailes lo llaman “el vagabundo de Dios”.

-Padre… ¿Cómo pasó su cumpleaños? Vimos que recibió muchas muestras de cariño y hasta se celebró una misa en su homenaje.

Desde siempre, este servidor, vive su cumpleaños como un día de recogimiento, de retiro en algún santuario, de espiritualidad, si es posible de ayuno, de balance y proyección.

No sabía de la misa, de haberlo sabido hubiese hecho una excepción, porque todos los hermanos se lo merecen. Estoy mortificado por no haber asistido, pero también agradezco de todo corazón, con la bendición del buen Dios para todos. He tenido la gracia de acompañar dos o tres generaciones. Y con los niños, tengo cinco generaciones en mis manos. Mi relación con las criaturas es buena, esos ángeles sin alas, como los llamo. Y a través de ellos con sus familias, por eso se da tanta vinculación.

Quiero agregar que el Instituto María Susana, los chicos de Primera Comunión, me esperaron con una torta y me hicieron soplar las velitas. Pasé un muy lindo momento, era la primera vez que soplaba velitas en mi vida

No siempre puedo comunicarme a través de las redes, a veces por la tormenta no tengo señal, pero es como si los hubiera visto (por los saludos de cumpleaños), siempre he recibido las necesidades y las inquietudes en este momento particular por el que atravesamos.    

-¿Qué diferencias ve entre los niños del comienzo de su carrera religiosa y los actuales?

Llevo 57 años en mi actividad, empecé antes de tiempo, con dos años de gracia porque frente a mí no había ordenaciones sacerdotales, y entonces nosotros estábamos en el segundo año de Teología y entramos en la catequesis directa. Siendo una anticipación en el servicio pastoral dedicado a la infancia y a la familia. Estudiamos pedagogía y psicología pastoral, además de las materias comunes.

Como siempre, los niños sufren, especialmente en el campo afectivo y formativo. Y no es una razón querida o de mala intención, es lo que presenta el mundo y la familia de hoy. Pero cuando encuentran la gracia de la comunicación fraterna, y a una persona de confianza divina, son sinceros y cuentan sus problemas.

Siempre hay algo que ilumina esta situación y es el encanto por la búsqueda de la verdad, la sencillez, la pureza y los ideales que hacen grandes a las criaturas.

-Cumplió 80 y se lo ve con las energías de años atrás, es admirable… ¿Cuál es el secreto?

Y… será la barreta. Miguel, un amigo, me hizo hacer una más liviana. Será eso… las herramientas rurales. Porque este servidor es del campo y el campo siempre te hace estar contento, por ejemplo, cuando llueve.  Creo que para volar hay que tener bien la plataforma, será eso – dice entre risas-.

El Señor sabe que un servidor es para Él y los hermanos, si puedo hacer un paso, lo haré y si debo estar sentado o ya salir de este mundo, será decisión amorosa de Dios Papá. Para mí y para todos, está la visión de agregar cada día una línea positiva, una lucecita, aunque sea pequeña.

-Teniendo en cuenta la pandemia, hay muchas personas que están pasando por momentos difíciles, en lo afectivo y psicológico también.

Es una preocupación común a todos los seres humanos, nunca pasó una cosa parecida. Esto nos acerca, cuanto más estamos sufriendo, somos más próximos, más amigos. Hay puntos positivos y también otros que no lo son, por que nos impide la comunicación y nos afecta el trabajo. Estamos en una situación realmente alarmante, pero trataremos que el Señor ilumine a nuestros gobernantes.

Esto pasará, pero haciendo una conclusión, debería dejarnos una enseñanza. Entender que no somos nada, más allá de ser hijos de Dios. Porque estamos desarmados frente a un virus invisible que hace lo que quiere con nosotros.

Un científico grandísimo como Stephen Hawkings, fallecido hace un par de años, daba su hipótesis acerca de una posible desaparición del ser humano de la faz de la tierra. Y daba como causa una pandemia a la que no se le encontrara remedio.

Todo esto nos plantea, primeramente, la necesidad de formarnos en ideales, luego está la higiene de la convivencia y después la personal. El ser humano no es una criatura  automática, no se creo así mismo. El ser humano no es producto de sí mismo, sino de un ser divino. Siempre necesitamos una luz que nos guíe.

Mientras tanto, la pandemia afecta a todos. A ricos y a pobres, a grandes y a chicos. Por eso, Jesús siempre nos da el mensaje invitándonos a estar preparados porque nunca sabemos cuándo dejaremos este mundo.

Lo que más asusta a todos es la muerte, pero Jesús habla de una muerte espiritual, por el pecado y las faltas. Y eso es peor que todos los virus. Luego está la desaparición corporal.

Jesús dice que con la muerte se pasa a la vida. Entonces, si tenemos una luz, un camino, que sabemos seguro, no tendremos miedo porque sabemos lo que sigue.

-Pascual, ¿extraña sus viajes a Italia, el contacto con sus familiares?

Como soy un padre misionero, no he tenido tiempo de visitar a los más próximos. Los continuos encuentros con jóvenes, mis viajes para dar misa en distintos lugares, fueron continuos. En 2012, cuando mi madre se fue a la Gloria, yo no pude llegar porque estaba en Argentina. Fui después de tres meses. Desde ese año hasta la actualidad, he vuelto a Italia una sola vez, en 2016 y por poco tiempo. En cambio, antes iba todos los años, cuando acá era invierno. A Estados Unidos y desde allí a Europa, siempre en una misión de acción pastoral. Nunca hice turismo, ni siquiera cuando me ofrecieron ir a las Cataratas o a la Antártida, me aburre, a no ser que sea en una misión religiosa, para llevar la palabra de Dios.

Cuando llegué a la Argentina, no sabía ni una palabra de castellano, pero acá encontré una familia tan grande que esos tres primeros años se convirtieron en 50 años. En este 2021, cumplo 50 años en este país y también de admiración hacia los argentinos por la paciencia que me han tenido (ríe).

En el 2020, justamente, se cumplieron también 50 años que obtuve el permiso para realizar misiones en distintos países, afuera de Italia. Un año antes cumplí otro cincuentenario, el de la ordenación sacerdotal, y en el 2018, cumplí el 50° aniversario de la Profesión Solemne, de la promesa definitiva para ingresar a la vida franciscana.

En 2017, celebré 50 años de la pastoral infantil, más allá que anteriormente, en el inicio de mi carrera religiosa, ya había incursionado en esta tarea con grupos de espiritualidad, donde los más grandes animábamos a los más pequeños. Formalmente fue a partir de 1967.   

-Hay tres obras que usted impulsó: el Monasterio Santa Clara (junto al también franciscano Lamberto Francioni), Templo Mirador Millennium y la Capilla Rodante. ¿Qué significado tienen para usted?

-Es todo una obra de la Santa Providencia y de la gente que, recibiendo una idea, la cual muchas veces parecía un poco en el aire, hubo un “sí” popular y una bendición de Dios. Ahora se ven sus frutos, la cantidad de gente que visita esos lugares durante el fin de semana y en el tempo de la Pascua. 

Esta Semana Santa vivimos un momento muy especial con las comuniones realizadas el domingo de Pascuas en el entorno natural del Monasterio. El Padre Roque tuvo una inspiración muy genial, y las personas que llegaban también visitaron el Millennium, subían a él y allí apreciaban la paz. Jesús nos brinda todas estas posibilidades.

Centro Mariano, prefiero decirlo así. Hay quienes preguntan a dónde está el padre Pascual, no puedo decir monasterio porque allí están las monjas, prefiero nombrarlo como “Centro Mariano”, porque nos incluye a todos.

Es una obra de todos y para todos. El lugar significa el “sí” incondicional que dio Puan, sin restricciones, es el lugar más lindo que tiene la localidad con los dos cerros.  Recuerdo que en 1973, cuando se inició el proyecto, hubo una competición para que la obra esté en Sierra de la Ventana o Pigüé, pero finalmente fue para Puan.

Que Dios bendiga a todas las personas que colaboraron y formaron parte de la comisión.

-¿Quiere dejar un mensaje a la comunidad?

-Soy un agradecido por la nota. Quiero que sepan que siempre continuaré con la misión que Dios me dio desde pequeño, tratando de cumplirla, prolongando el don recibido. Les dejo una bendición, por intersección de la Virgen María, desde la capilla de la Porciúncula Madre de la Misericordia.  

Audio Bendición

Dios

“El otro día estuve en López Lecube y a la vuelta entré en el cementerio de 17 de Agosto, ubicado camino a Felipe Sola. Allí vi una tumba antigua, solitaria, en la tierra. Solo quedaba una foto gastada por el tiempo y una cruz media rota. Era una niña. Entonces reflexioné… Dios garantiza nuestro ser, nuestra felicidad. El Padre provee con o sin tierra, porque en el cuerpo o fuera de él, pertenecemos al Señor. 

En todos estos años de apostolado, tuve la gracia de prolongar la presencia y la obra de Jesús brindando el bien a todos y el mal a nadie”.

Biografía (Datos del Circulo Italiano Puanense)

Pascual Di Saverio nació en Ancarano, Provincia de Téramo, región de Abruzzo (Italia), el 5 de Abril de 1941. A los 14 años decidió seguir la regla de austeridad que San Francisco de Asís dejó para sus hijos, los Frailes Menores. Comenzó a cursar las distintas disciplinas que concluyeron con su ordenación como sacerdote el 30 de marzo de 1969.                                                                                  

Casi de inmediato solicitó autorización para ejercer su ministerio en nuestro país, recibiendo la bendición del envío a Argentina en 1971. Llegó a Buenos Aires el 18 de noviembre del mismo año, y su primer destino fue la Custodia Franciscana de Tandil, en la Parroquia “Nuestra Señora del Carmen”.

A partir de 1972 asume la responsabilidad como Director Nacional de la Obra Mariana, instalándose en la localidad de Puan en septiembre de 1977, lugar donde ya se encontraba como párroco de la Parroquia “Inmaculada Concepción” el sacerdote de la Orden Franciscana Menor Lamberto Francioni.

Desde aquí se dirigió en distintas direcciones con el objeto de hacer misiones por aquellas comunidades de la zona que carecían de sacerdotes.

Por estos años, la Federación de las Clarisas Marcas-Abruzzo de Italia, pensaron en la posibilidad de fundar un Monasterio en la Arquidiócesis de Bahía Blanca, ya que en esta región estaban los hermanos franciscanos pertenecientes a esa provincia italiana. El mismo debería ser el corazón de un Centro Mariano de espiritualidad de la Guardia de Honor del Inmaculado Corazón de María.                                                                    

El lugar elegido fue Puan. Sin embargo, aunque ya se había conseguido la donación del terreno para comenzar la obra, transcurrieron algunos años sin poder concretar el proyecto.

En 1980, el Arzobispo Monseñor Jorge Mayer, siguiendo las líneas del Concilio Vaticano II, manifiesta su deseo de fundar un Monasterio de Vida Contemplativa. Entonces, el padre Pascual Di Saverio se entrevista con el señor Arzobispo para recordarle que en la localidad era aún disponible el terreno donado a su tiempo para este propósito.                                                                                                                 

De esta manera, se encarga a los padres franciscanos la misión de encontrar la Comunidad Contemplativa de Clarisas para fundar en Puan el Monasterio, y el 30 de abril de 1982 arriban a la Argentina cinco hermanas procedentes de Italia, pertenecientes a la Orden de las Hermanas Pobres de Santa Clara.

Durante ocho años vivieron en el pueblo en un monasterio provisorio, mientras se construía el definitivo en el Cerro de la Fe. Así, con el total apoyo de Di Saverio y Francioni que se hicieron cargo de encontrar los fondos económicos y de dirigir los trabajos en todos sus detalles, el 18 de Marzo de 1990 se pudo realizar la inauguración del Monasterio.                         

Hoy en día, el Centro Mariano está constituido por el santuario de la Porciúncula Madre de Misericordia, el Vía Crucis y el Calvario, la Casa de Retiro, el Monasterio y la Iglesia de Santa Clara, todo rodeado por una amplia forestación.

En el libro “Presencia. 50 años de Franciscanismo en Bahía Blanca” de Susana María Eugui y Diego Ernesto Fonseca, refiriéndose al padre Pascual Di Saverio en el capítulo 20 dice: “Es reconocido en Europa, Estados Unidos, Canadá y tantas otras latitudes como el mensajero de las pampas argentinas. Entre los frailes lo llaman el vagabundo de Dios, seguramente porque salió al mundo para hacer conocida la obra del Monasterio de Puan y traer recursos para su construcción.”

En el año 1998, el padre Pascual Di Saverio junto con su colega Lamberto Francioni se adhirieron con entusiasmo a la sugerencia del extinto Papa Juan Pablo ll de edificar un signo visible de amor y gratitud a Jesucristo en ocasión del Jubileo 2000 de la Era Cristiana.

Pascual quería imitar el Pozo de San Patricio que se encuentran en su tierra natal, sólo que en vez de una depresión, deseaba realizar una obra de gran magnitud. Para ello, los ingenieros se pusieron a trabajar a fin de encontrar la forma de materializar esta intención.

A raíz de su precaria salud, el 26 de noviembre de 1999 Lamberto Francioni renuncia como párroco para regresar a Italia, falleciendo al año siguiente.

Luego de doce años de construcción y gracias al aporte de socios benefactores, donaciones, el apoyo de la Comuna y de las instituciones locales, el “Templo Mirador Millennium” ubicado sobre el Cerro de la Paz, se inauguró el 24 de Octubre de 2010.

Sus 20 metros de altura indica cada uno de los siglos cristianos y sus 24 metros de diámetro representan las horas que completan el día. Posee dos rampas, una ascendente y otra descendente, tipo caracol, que posibilitan alcanzar su plataforma superior en donde se encuentra una cruz de madera quebracho. Su interior es un templo, la Iglesia Santísima Trinidad.

La obra intenta reflejar, en su construcción y en su concepto, las líneas arquitectónicas de toda la civilización, desde las mesopotámicas hasta las mesoamericanas pasando por las incaicas hasta los fortines circulares que existieron en la zona.

En el predio donde está el “Millennium” se encuentra el paseo ecológico San Francisco de Asís, el Jardín de la Paz entre las Naciones y la Gruta de la Virgen de Lourdes.

Juntos, los dos cerros constituyen ya no sólo las primeras estribaciones del sistema de Ventania, sino un verdadero centro de espiritualidad que se encuentra a 3 kilómetros de la planta urbana.

Otro emprendimiento concretado por el padre Pascual es la “capilla móvil Santa Familia de Nazaret”.

La misma, trasladada por un camión, es utilizada para recorrer desde hace cuatro años el sudoeste bonaerense, con la idea de acercar la iglesia a la gente, estando presente en las festividades cívicas y fiestas populares de la región.

En cuanto a los reconocimientos recibidos por el sacerdote, cabe destacar que el 13 de junio de 2007, el Honorable Concejo Deliberante de Puan sanciona la Ordenanza 4176/07 designándolo “Ciudadano Ilustre” en virtud de sus antecedentes y labor pastoral, acreditados durante su dilatada permanencia en la comunidad.

Por otro lado, en el festival Pre Baradero Puan 2008 se lo distinguió como “Destacado Puanense”, otra muestra de afecto de la comunidad que adoptó como propia.

Actualmente, con 72 años de edad, se radicó a unos kilómetros de las sierras ubicadas entre Puan y Pigüé para edificar la parte logística de un centro eremitorio.    

Otras distinciones

2012. Durante la celebración del 108° aniversario de la localidad de 17 de Agosto, en el marco del Día Internacional de las Personas de Edad fue distinguido junto a otras personas del Distrito destacadas en diversas actividades. (Ordenanza Municipal N° 4996/10).

2013. En Bahía Blanca fue distinguido por el Comité de Italianos en el Exterior (Com. It. Es) El premio se otorga anualmente a italianos y descendientes residentes en la Jurisdicción Consular de Bahía Blanca, que se hayan destacado por su aporte a la colectividad italiana o en la comunidad toda.

CAPILLA MOVIL

Más allá de las distinciones ya mencionadas, en los últimos años, Pascual fue reconocido y entrevistado por distintos medios regionales, provinciales y nacionales, atraídos por la curiosa  Capilla Móvil “Santa Familia de Nazaret”, también denominada la “Casa de Dios Sobre Ruedas”. Hasta periodistas del noticiero de Canal 13 (Buenos Aires) llegaron a nuestra localidad en el año 2015 para entrevistarlo.

La idea. “Pensamos que mucha gente los fines de semana se aleja de la iglesia, entonces dijimos “vamos a arrimar la iglesia a esa gente”. Tanto es así que cuando hay alguna festividad cívica, jineteada, una fiesta popular, o cualquier acontecimiento que reúna mucha gente queremos poner este signo sencillo de nuestra fe.

Su construcción. Demoró alrededor de 10 años y se comenzó a pensar la idea en el año 2000. A fines del 2002, se comenzó a juntar los materiales y más gente se sumó a la idea. Un hecho cambió el concepto con respecto a los materiales que se iban a usar.

“Una noche, después de juntar materiales viejos, este servidor tuvo una especie de inspiración y se detuvo a pensar. Me pregunté por qué para Dios siempre las cosas viejas. Estábamos armando la capilla móvil con un camión jaula viejo. Al día siguiente fui a verlo a Jorge Schell (un metalúrgico de Puan) que hace cosas muy lindas y le dije: “Jorge, de ahora en adelante será todo nuevo, del primer tornillo hasta lo último. Y él me dijo: “Me parece muy bien”. Así que la hicimos último modelo” – decía Pascual en una nota a Semanario Reflejos –

Diario de Puan

Periodismo y Comunicación

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar