89 años al servicio de nuestros productores y asociados

Rural 15/07/2022 . Hora: 17:42 . Lecturas: 0

Dificultades económicas ha tenido el país en varias ocasiones a lo largo de su historia y esta tampoco es la única época adversa que le ha tocado vivir al hombre de campo, sobre todo a aquellos radicados en el sudoeste bonaerense, por caso Puan, zona que presenta características climáticas y edafológicas que la convierten en un sector marginal de la llamada pampa húmeda.

No obstante si algo caracteriza al hombre de campo es su perseverancia, su capacidad de resiliencia, su tesón labriego, cualidades estas que sumadas al espíritu de superación pusieron en marcha, hace ya 89 años, un reducido grupo de productores agropecuarios al fundar la Cooperativa Agrícola Ganadera Limitada de Puan.

El 16 de julio de 1933 bajo los principios de la solidaridad y la ayuda mutua esta organización emprendía su camino para dar respuesta a la difícil situación que la crisis económica internacional planteaba a los pequeños y medianos chacareros, librados al arbitrio de las grandes firmas compradoras de granos y frutos del país, de los distribuidores y comerciantes de insumos, y de un Estado que no acertaba con respuestas eficaces para el momento imperante.

El éxito de la empresa nacida con modestos recursos estuvo dado por la convicción del grupo de pioneros y sus ansias de lograr beneficios colectivos para una masa societaria que no dejaba de crecer, al igual que los servicios brindados, por caso acopio y comercialización de cereales, remates feria, venta de insumos (almacén, ferretería, corralón, repuestos, veterinaria, combustibles, tienda) y otros que con el devenir de los tiempos modernos se fueron incorporando como cobertura de salud, turismo, seguros, telefonía, asesoramiento impositivo y laboral que se extendieron a localidades vecinas donde la Cooperativa tiene presencia activa con sucursales (Azopardo, Bordenave, 17 de Agosto y Goyena).

Pero el accionar de la entidad no se limita a la prestación solo de los servicios  enumerados sino que, con el objetivo de agregar valor a la producción primaria, comenzó a incursionar en su industrialización, lo que le permite en la actualidad diversificar su oferta en un mercado cada vez más competitivo.

Primero fue una fábrica de elaboración de alimentos balanceados para bovinos que se comercializa bajo la marca “Lihuel” (vida, existencia en el idioma de los pueblos originarios) que fue puesta en marcha en el año 2012, a la que hace tan solo un año se le anexó una planta de extrusado y prensado de soja.

Ello demuestra, una vez más, la fuerza del movimiento cooperativo para alcanzar grandes objetivos, lo que ha llevado a la Cooperativa a convertirse en una entidad pujante y de suma importancia para el desarrollo local de las comunidades donde se inserta, no solo por la generación de trabajo genuino sino también por diversificar la producción local.

En un contexto socio económico tan incierto y por momentos desolador, es una luz de esperanza y de homenaje a los pioneros que hicieron de este lugar de nuestra querida Argentina, su Patria Chica.

Precisamente Roberto Sánchez, presidente del Consejo de Administración de la institución agradece el acompañamiento de nuestros más de 600 asociados, a nuestras entidades hermanas del movimiento cooperativo, a nuestros clientes, proveedores y equipo de colaboradores, que nos permiten que en estos 89 años que cumple nuestra entidad continúe creciendo de cara al futuro.

(Texto de la CAGP)