Distrito

El Dr. Suárez en la memoria de sus hijas

Marta y Carmen, dos de las hijas del médico que, desde el sábado, tiene una calle de Puan con su nombre, estuvieron durante el emotivo acto.

Luego de la ceremonia, en diálogo con este diario digital, expresaron sus sensaciones.

“Soy la segunda de las hijas, estoy muy emocionada con toda la semblanza que han hecho de mi padre, en este pueblo fue su devenir en su profesión. Mi padre fue una persona muy dedicada a sus pacientes y en otras épocas de la medicina donde el diagnóstico médico era fundamental, por ahí hay mucha gente que nos recuerda con mucho cariño por su forma de ser. Estamos muy agradecidas.

En Bordenave fue muy querido también y allí pasó sus últimos años.  Se dedicó a escribir sobre historia y los indígenas de la zona,” manifestó Marta.

¿Cómo lo recuerdan como padre?

Fue el mejor – responden ambas al unísono y con una sonrisa radiante—Una persona cálida, muy buena y contenedora. Nos contaba anécdotas de su niñez y nos enseñaba canciones y trabalenguas. Todo lo que sabemos y recordamos ahora de adultas, nos la enseñó mi padre. Era muy cariñoso.

¿Alguna de ustedes siguió el camino de él en la medicina o en profesiones relacionadas?

-Marta: No hemos estudiado medicina. Yo fui docente toda mi vida y me jubilé como Inspectora de Educación en el Distrito de Rojas en la provincia de Buenos Aires.

– Carmen: Fui maestra de música acá y en el partido de Puan.

Durante el acto, junto a integrantes de la promoción 1961, impulsora del reconocimiento, y autoridades municipales

Diario de Puan

Periodismo y Comunicación

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar