Fans de Puan y la zona nos contaron cómo vivieron el show de Arjona en Bahía

Cientos de mujeres de todas las edades, unidas por la pasión que les despierta su música, llegaron el martes a Bahía Blanca, provenientes de varios puntos de la región.
No quisieron perderse por nada del mundo la actuación del guatemalteco, que durante 2 horas y 15 minutos desplegó un show impresionante, una fiesta para los sentidos, por el colorido, la  tecnología y el clima único que sólo Ricardo Arjona es capaz de crear ante la multitud de público femenino.
Dicha escenografía, que fue uno de los puntos más llamativos de la parafernalia sobre el estadio Carminatti, pesa aproximadamente 10 toneladas y fue transportada en 5 camiones de carga.
El resto solo hay que imaginarlo: suspiros interminables, coreo de canciones y gritos que se escuchaban en varias cuadras a la redonda, según los vecinos del estadio, quienes eran testigos de las pasiones más encendidas de toda una multitud.
Ellas llegaron por miles desde temprano, hicieron interminables colas para ingresar, en una proporción que según cuentan muchos testigos, era de 9 a 1 respecto de los varones.
Los muchachos fueron, en su mayoría, para acompañar sus parejas, muchos sin grandes expectativas, pero con el correr del recital se engancharon y disfrutaron cada minuto.
Es que el carisma del artista y la puesta en escena (emulando a una casa de dos plantas y un bar que luego giraba mostrando la ambientación de un circo y un teatro) le dieron una magia especial para un espectáculo muy poco habitual en Bahía Blanca.

Nosotras estuvimos ahí

María Ángeles (34) es de Carhué y, en contacto con este diario digital, calificó al espectáculo como “hermoso”. Lo volvería a ver mil veces más, los temas, escenografía, las luces, el sonido… todo de maravilla”, contó emocionada.

A Malena (14), de Puan, el show le pareció “excelente”.
Comentó que “la escenografía es sorprendente, los temas que incluyó también. Los clásicos, una vez más, fueron los que motivaron en su mayor parte el show.
La elección de la “mujer de las cuatro décadas” fue emocionante. En fin, para una persona que lo ansiaba y deseaba tanto, es inexplicable lo que se siente.

Otra puanense, Maricel (23), nos cuenta también el antes del recital.
“El sábado, inesperadamente, recibí las entradas de regalo de parte de Nelson, mi novio.
Rápidamente, organizamos el viaje y el martes, a las 5 de la tarde, estábamos en calle Moreno haciendo cola para ingresar por la puerta 5, sobre la calle Ángel Brunel.
Luego de 3 horas de espera, ingresamos al estadio junto a gran cantidad de gente de toda la zona.
Treinta minutos antes del inicio del show, disfrutamos de la “Ola” que desataron las personas ubicadas en la tribuna, aportando buena onda a la noche.
A las 9:15 horas, entre un bullicio desaforado de gargantas femeninas, comienza la función en un escenario imponente, giratorio y con escenografía cambiante.
Lo disfruté muchísimo, fueron más de dos horas con un repertorio de temas hermosos, nuevos y clásicos, que dejaron a todo el estadio con ganas de mucho más…”, relató en diálogo con Todas las Voces.
Malvina (30), también de Puan, fue contundente y precisa. Con pocas palabras y todavía emocionada por la experiencia vivida, señaló que el recital fue sencillamente “genial”.