Liga regional de fútbol: Vidal aceptó el desafío y vuelve a Blanco y Negro

Tras la salida de Enecoiz, el entrenador que fue campeón con el albinegro en 2005 retorna al club que lo vio nacer. Tiene la difícil tarea de cambiar la imagen de un equipo que en los últimos años ha perdido prestigio.

En Blanco y Negro es tiempo de cambios. Al menos esa es la idea de la Comisión Directiva pensando en la temporada 2011 de la Liga Regional de Fútbol. Con el objetivo claro de cambiar el rumbo del fútbol mayor, aunque sin demasiados argumentos, los dirigentes optaron días atrás por no renovarle la confianza a Diego Enecoiz y apostar por un viejo conocido de la institución: Hernán Vidal.
Será el segundo ciclo para Vidal en el banco albinegro. En el anterior (2005-2006) dejó un recuerdo inolvidable al consagrarse campeón; fue el último título que logró el club. Después fueron todas campañas pálidas, con poco brillo y más golpes que alegrías. Por eso la magnitud del desafío para Hernán, que debe pensar en cómo sacar a flote al equipo.
A la hora de dar explicaciones, el vicepresidente del club albinegro, Roberto Ristagno, dijo que con el arribo del nuevo entrenador “se busca un cambio de rumbo. Que cambie la cara que se dirija al plantel, nada más. Todos intentamos que sea para mejorar, pero no sabemos que va a pasar. No significa que Hernán sea más que Diego”.
“Vidal presentó un proyecto que nos gustó. El lunes tuvimos una reunión con él y ayer (por el martes) entre miembros de Comisión Directiva se decidió por sí”, contó el dirigente.
Vidal siempre fue el apuntado por esta Directiva, aunque el regreso al club del entrenador estaba supeditado a sus ganas de volver a dirigir, ya que el propio DT había manifestado al dar un paso al costado en El Progreso que no trabajaría en fútbol durante un tiempo.
“Primero no tenía muchas ganas, pero quienes lo acercaron sabían que él quería volver al club. Y le gustó la idea. El es nuestro, blancoynegrista, y siempre buscamos gente del club. Además no hay abundancia de técnicos”, expresó el vicepresidente.
Ristagno confió que “el objetivo es estar arriba. Seguramente Hernán ha aprendido mucho, pero tenerlo tampoco nos asegura nada. Acá depende mucho de los jugadores, del plantel que tengamos. Esperemos que nos vaya bien a todos”.

Vidal

Después de Blanco y Negro, Vidal emigró a El Progreso en 2007. Allí estuvo tres temporadas y media a cargo de la dirección técnica hasta que a mediados de 2010 renunció cuando ya no le encontraba la vuelta a un plantel que, inmerso en una campaña realmente mala, ofrecía ya pocas respuestas.
La incursión por Santa María desgastó a Hernán, que al marcharse del club colonial aseguró que no dirigiría al menos por un tiempo. Pero como el interesado en contar con sus servicios fue el club de sus amores, el panorama cambió y las ganas renacieron.
“Me llamaron el domingo a la mañana para ver si estaba interesado en agarrar, yo estaba en Sierra de la Ventana con Alianza Lima. En un momento uno de mis amigos de la Comisión Directiva me había manifestado si me interesaría, en el caso de que Diego no continuara, volver al club. Me vine el lunes, charlamos y aceptaron mis pretensiones”, detalló el ex jugador.
“Si no era Blanco y Negro no era nada, no pensaba dirigir. Sólo acepté porque es muy bueno volver a estar en el lugar en el que uno estuvo siempre”, destacó el entrenador que en este período de descanso también tuvo ofertas concretas de Boca Juniors y Deportivo Argentino de Pigüé.
El cuerpo técnico lo completará Sebastián Heintz, quien al igual que en El Progreso será el ayudante. La parte física estará a cargo del propio Vidal.
Aunque aún no está confirmado, la fecha de inicio de la pretemporada sería el 31 de enero.


Enecoiz: “Fue doloroso”

Enecoiz esperaba seguir como DT. Consultado por este medio, el profesor reveló que la decisión tomada por los dirigentes “fue una sorpresa. Fue algo bastante doloroso pero después, escuchando a mucha gente, me tranquilicé. No se si fue un consuelo, pero escuchar a gente que hace mucho que está en el club, o directivos que me hablaron personalmente después de la charla en la que me comunicaron la decisión de que no siga, me hicieron sentir un poco mejor. Todo pasa”.
Es verdad que no había compromiso como para seguir ligado al club, pero Enecoiz, que sólo estuvo cinco meses al frente del primer equipo, esperaba un voto de confianza por parte de los directivos o al menos una explicación. “Fueron cinco meses y esperaba seguir. Tampoco esperaba que me digan que sí sólo porque los jugadores estaba contentos. Quería que me digan que sí o no porque se habrían hecho las cosas bien o mal. No hubo ninguna respuesta acerca de qué había hecho bien y qué mal. Solamente tomaron la decisión”, comentó el ex futbolista del riñón del club albinegro.
Sobre la reunión que tuvo con la Comisión agregó que “Pedí una evaluación antes de que me digan que si o que no. No hubo una respuesta, sí después me dieron un porqué aunque de manera informal. Estoy con la conciencia tranquila porque di todo por Blanco y Negro, con los chicos estoy muy conforme, aunque hubo errores. Trabajé toda la semana y pensé las 24 horas en fútbol. De eso nadie me podrá decir lo contrario. Después, si el método es acertado o no, son gustos. Mi labor la hice y bastante bien”, dijo con seguridad.
No es un buen momento del club en el plano futbolístico, pero Diego interpretó “que Blanco y Negro no esté peleando en los primeros puestos no se si es todo culpa mía. En un momento hay que tomar decisiones y las tomaron; no las comparto pero las acepto”.
Con la autoridad que bien se merece por un pasado siempre ligado a la institución opinó que “el club no es de nadie. Yo soy de Blanco y Negro, como tantos otros, y no hice las cosas mal como para que me cierren las puertas. Me dijeron que tengo las puertas abiertas, es más, sigo trabajando en el club como siempre”.
Blanco y Negro, como en las últimas temporadas, no prosperó demasiado este año (quedó eliminado en cuartos de final en ambos torneos). Sobre la campaña en sí Enecoiz analizó que “en los números hemos hecho las cosas igual o mejor que los demás cuerpos técnicos que pasaron últimamente. Hemos mejorado en expulsiones y en la cantidad de chicos que venían a entrenar. También hubo jugadores que no estuvieron en su mejor nivel, y me siento responsable por no ponerlos en su mejor nivel. También se el porqué y hay veces que no se puede hacer más. Esto me deja una enseñanza: primero hay que plantearse objetivos para que cuando termina el año podes saber si hiciste las cosas bien, lo superaste, y podés seguir o no. Acá uno de los problemas es que no hubo objetivos claros o proyectos realmente serios. Por ahí ahora piensan hacerlo. Ojalá así sea para el bien de Blanco y Negro”, sentenció.
“El fútbol me enloquece, me apasiona. Tengo que replantearme ciertas cosas. Hoy quisiera ver un poquito de afuera como es todo y después volver. Me tengo que plantear qué quiero ser; si ser preparador físico o DT”, concluyó.

(Claudio Meier)

También podría gustarte Más del autor

Los comentarios están cerrados.