Carta de lectores: Comentario sobre el estado de la Ruta 76

Carta de lectores 06/02/2013 . Hora: 15:09 . Lecturas: 1

Después de leer el escalofriante accidente de Laura, que me alegro muchísimo no le pasara nada grave a ella ni a sus acompañantes, busqué información sobre la ruta. Realmente me preocupa que no terminen el tramo entre Felipe Solá y Sierra, por su importancia para la zona, el distrito y La Pampa. Sé que hubo reuniones para ello en el 2011, (el intendente López participó en ellas) pero después de saber el estado de toda la ruta, no solo es necesario el tramo que falta, sino toda, porque está destruida, al igual que el resto de las rutas provinciales, con el agravante de no tener ningún cartel de señalización. Si nos trasladamos más al ámbito de nuestro distrito, tampoco tiene suficiente señalización el tramo Darregueira - 17 de Agosto. Más allá del estado de las rutas, no es menos cierto que debería hacerse hincapié en la necesidad de concientización en cuanto al respeto a las normas de tránsito, tanto por parte de los usuarios, como por gestión de los responsables políticos. Deseo compartir con los lectores de Todas las Voces Puan, una nota referida a otra víctima de la Ruta 76, como una manera de prevenir a quienes vayan a transitarla. Sería importante que el Senador y la Diputada de nuestro distrito, continúen gestionando al menos la señalización de esta ruta.

Elba Mabel Norese - 17 de Agosto

---------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

(Nota extraída del diario La Nueva Provincia (27/10/2011)

Ruta 76: un camino llamado muerte

--Por Osvaldo Franze-- El miércoles, día soleado, gratos de compartir unas merecidas vacaciones en familia, partimos de Buenos Aires con destino a la localidad de Villa La Arcadia, partido de Coronel Suárez. Transitando la ruta provincial 76, alrededor de las 15:30 comenzó la odisea de innumerables obstáculos como ser un camino muy angosto, sin pintar, sin carteles, sin banquinas y con gran cantidad de baches profundos, que esquivaba como podía. Alrededor de las 16:15 comenzó la desgracia: transitando a una velocidad adecuada, no pudiendo precisar con exactitud dónde nos hallábamos por falta de carteles y por desconocer la zona, apareció de repente un bache muy profundo e imposible de esquivar, porque de frente circulaba un camión. Tuve que tirarme a una banquina que no existía y se rompieron las 2 ruedas derechas. El vehículo quedó sin control e impactó en la tierra de arado lateral a la ruta. Estuvimos a punto de volcar. Afortunadamente los tres ocupantes (mi hijo de 18 meses, mi esposa de 27 años, y yo, que tengo 37) viajábamos con los sistemas de seguridad adecuados. Pero todavía persiste la sensación de muerte inminente. Nos sigue. Cuando el auto se detuvo, como soy médico corroboré que tanto mi hijo como mi esposa estaban con vida, les hice la atención primaria de primeros auxilios y luego bajamos. Al ver que la parte delantera estaba enterrada, intenté llamar a la fuerza policial (101), a la ambulancia y al seguro, pero fue imposible por la falta de señal de telefonía. Eso empeoró un cuadro que ya era desesperante. Nos dimos cuenta de que estábamos efectivamente a la deriva. Luego apareció el conductor del camión y dos hombres, de los cuales no tengo identificación, que estaban dispuestos a colaborar. Nos informaron que la ruta 76 es muy peligrosa. Ellos nos ayudaron a desenterrar el auto con mucho esfuerzo. Cambiamos la rueda más afectada y milagrosamente pudimos llegar a destino, aunque con varias dificultades mecánicas. En Sierra de la Ventana fuimos atendidos en forma urgente y excelente por el doctor Fernando Aldaya, en la Unidad Sanitaria. Posteriormente nos dirigimos a la comisaría regional delegación Villa Arcadia y realizamos las denuncias correspondientes. Nos atendió muy gentilmente el subteniente Fernando Ortega. En principio, agradezco a Dios la gracia de que estemos con vida. Y luego la calidez y hospitalidad de las personas que se involucraron para ayudarnos. Asimismo, como ciudadano argentino y padre de familia me es difícil entender que una ruta como la 76, siendo muy transitada por turistas y transportistas, se encuentre en condiciones deplorables, intransitables e inseguras. Por lo tanto pongo en evidencia lo que ya por lo visto es de público conocimiento: que las autoridades nacionales, provinciales y municipales no están presentes ante las necesidades básicas de la población y el control de la seguridad de los espacios públicos.

Otros testimonios y comentarios

(Mario Carlos Carnevali) La ruta puede ser peligrosa, no obstante no se producen accidentes, a pesar de que en la parte cercana al cordón Pillahuinco, está dañada, estimo que hay que tomar la precaución de bajar la velocidad. Es una ruta típica de la Argentina, encima con muy poco transito.

(Aníbal) Consulto, quizá alguna persona que lo sepa pueda responder: En estos casos… ¿Vialidad Provincial se hace cargo de los gastos por los daños causados por el estado de su ruta?

(María) Soy de Villa Arcadia y conozco esa ruta, hace años que está en pésimas condiciones, no está señalizada, no existen banquinas limpias, está llena de baches, mejor dicho de cráteres, los puentes están en desnivel. Hasta que no pase una desgracia mayor nadie va a tomar medidas. Lamento mucho el momento que pasó el señor Franze, gracias por hacer pública esta inquietud y gracias también por el merecido reconocimiento por la atención recibida de nuestra policía.

(Martín Uzal) Todos aquellos que transitamos alguna vez por esta ruta sabemos que el estado del pavimento es en algunas zonas muy malo, en especial entre San Eloy y la entrada a Sierra de la Ventana, como así también la falta de señalización (vertical y horizontal). En una ocasión pasando un puente en desnivel, a no más de 60 km/h sufrí la rotura total de una cubierta. Asimismo, transitarla de noche no es posible a más de 60 o 70 km/h, y en algunos tramos entre 40 o 50 km/h por la falta de demarcación. Una vergüenza muy peligrosa.

Comentar esta nota