El Intendente adelantó cuáles serán los ejes de su posible tercer mandato

En la primera de una serie de dos notas, Castelli imaginó un escenario económico complejo, y habló de “propuestas terrenales” factibles de concretar a corto o mediano plazo. La creación de huertas, los emprendimientos de albañilería y la autoconstrucción, figuran entre las opciones a desarrollar.

El jefe comunal reconoció que los números obtenidos en las PASO, le sirvieron para potenciar la tarea diaria de su gestión, y crear un clima de optimismo a pocas semanas de las Elecciones Generales.

“No esperábamos tanta gente hace unos días, en el lanzamiento de campaña en Bordenave, es una buena señal”, consideró.

Al repasar la Elección Primaria a nivel provincial y nacional, reconoció que fue un resultado inesperado. Asimismo, se refirió a la campaña en el ámbito local.

“Estamos con muchas ganas, cada localidad  en particular encara esta segunda etapa reuniendo a los vecinos con los candidatos a concejales. Se habla de propuestas terrenales, posibles de concretar en el corto o mediano plazo. A las cuestiones macro, tendremos que trabajarlas una vez conocido el resultado de las elecciones”, señaló.

-Cuando se refiere a propuestas terrenales se está anticipando a un futuro que se muestra complicado, más allá del candidato que ocupe la Presidencia de la Nación o la Gobernación.

-Quien gane las elecciones tendrá un escenario económico complejo. La inflación no se ha podido detener. No podemos pensar en desarrollar grandes proyectos o en realizar obras millonarias porque la situación será difícil.

Estamos en un distrito donde no tenemos problemas graves, obviamente hace falta trabajo y la demanda social creció, pero, al momento de ir resolviendo los temas urgentes, es algo que tenemos controlado.

La idea es proponer obras factibles como la remodelación de una plaza o brindarle la posibilidad al Hospital Darregueira de contar con una terapia intermedia, proyectos financiados con recursos propios. Después, veremos qué sucede, si continúa la actual gestión de Cambiemos, o hay un recambio y cómo evoluciona la economía del país,

Deberemos esperar a ver cuáles serán los ejes de la próxima gestión, y así, saber desde el municipio, con qué líneas de gestión vamos a contar.

Después de la reunión post PASO entre los intendentes de Cambiemos y la Gobernadora ¿Cuál es el clima entre sus colegas de los demás distritos?

-La primera sensación fue de sorpresa, en la Provincia no esperábamos este resultado. Hubo una autocrítica bastante fuerte, hubo distritos grandes en los que se estuvo cerca de la gente pero no se escuchó del todo un reclamo que se veía y se palpaba. Hay zonas del Conurbano muy complicadas en lo social.

La Gobernadora se mostró a favor de escuchar a la gente, pero también  habló de la necesidad de accionar.

En estas últimas semanas, hay un clima más positivo, se nota la reacción de la gente que no se resigna a perder a esta Gobernadora. El clima de pesimismo se transformó en clima de acción.

Creemos que hay posibilidad de dar vuelta la elección, hay que trabajar fuertemente para eso.

-Para distender un poco, para usted como hincha de River… ¿Quién la tiene más fácil al momento de “dar vuelta” un resultado negativo? ¿Boca en la Bombonera o Macri el 27 de octubre?

-Creo que la tiene más difícil Boca (se ríe)

-Volviendo a la situación económica, ¿cómo sobrelleva las dificultades en cuanto a obras iniciadas y pago a proveedores?

-Es un año complejo, nos manejamos con los recursos recibidos desde la Provincia y con la recaudación propia. Queremos garantizar  el pago de sueldos, llegamos a un acuerdo con los sindicatos, y el viernes 4 de octubre depositamos el dinero de los salarios municipales, incluyendo el último tramo del segundo acuerdo de aumentos, más la primera cuota del bono de 5000 pesos, establecido en cuatro pagos.

Después, vendrá el último tramo del aumento del 3% en octubre, en noviembre incluirá un blanqueamiento y en diciembre se llegará a otro 7 %.

Otra prioridad es mantener los servicios esenciales. Se realiza un buen trabajo en la red vial, también en lo referido a recolección de residuos y mantenimiento de espacios verdes. En obras públicas, nos limitamos a ingresos que van quedando de algunos saldos de la Provincia. Se complica encarar proyectos con recursos propios.

En la última devaluación, después de las PASO, nos afectó fuertemente en el sistema de salud, donde los insumos están dolarizados. No sólo los precios se fueron por las nubes sino que en los primeros 15 días no había entregas de los proveedores, nos decían que no tenían precio. Tenían los insumos pero no se los dejaban despachar, y si lo hacían, debería ser a precio abierto. No podíamos aceptar eso, porque no cumpliríamos con requisitos administrativos básicos.

Esta situación derivó en la reducción de la cantidad de cirugías en Puan y en Darregueira, en vías de priorizar las ya programadas y las de urgencia. A la vez, hicimos una reserva de insumos para cubrir cualquier eventualidad,  e incluir las operaciones que no se pueden posponer.

En otros distritos directamente dejaron de prestar el servicio, derivando a los pacientes  a Bahía Blanca.

Cuando los valores estaban en niveles razonables, se operaba dos días a la semana, previamente se encargaban los insumos y a su vez contábamos con una reserva. Hoy, para abrir un quirófano por una tarde, implica una inversión de 200 mil pesos.

-¿En algún momento estuvieron desabastecidos como se comentó en las redes sociales?

-No, pudo haber faltado algún insumo por falta de entrega, pero no existieron situaciones extremas.

En estos días se rompió el tomógrafo, y la empresa, para venir a revisarlo pide por anticipado un pago de 50.000 pesos. Ese importe ya se pagó y demora unos días. De ser necesario, se los pacientes se derivan a Pigüé o a Bahía Blanca.

También se dijo que mientras traíamos al Cuarteto de Nos para la Fiesta de la Primavera restringíamos las operaciones. Quiero aclarar que no se restringieron por una cuestión de dinero, sino porque no se realizaban las entregas de insumos. El grupo vino por una gestión de la Provincia a través del Consejo Federal de Inversiones (CFI). Nosotros le pasamos directamente los proveedores al CFI y ellos les pagaron.

-En caso de ser reelecto, ¿qué proyectos serán prioritarios?

-Estamos trabajando en ejes como salud  y producción, además apuntamos al ámbito social. Tenemos un plan de emergencia ocupacional, para cubrir la gran demanda de trabajo. La idea es reglamentarlo a través de una ordenanza. Las áreas de Producción y Promoción Social trabajarán en conjunto para dar capacitaciones, asignando a los trabajadores un monto de dinero equivalente a cuatro o cinco horas de trabajo, con el objetivo de que lleven adelante emprendimientos productivos. En ese sentido, la financiación del municipio contempla estudios de mercado en cada localidad para que los proyectos no fracasen.

Uno de los proyectos puede estar relacionado a la creación de huertas, emprendimientos de albañilería o autoconstrucción.  Hay una propuesta interesante por la cual se podría abastecer el consumo interno del distrito.

-¿La ayuda sería para impulsar la actividad y luego continuarían de manera independiente?

-Sí, la idea es ayudarlos para que después se independicen. También trabajamos en la conformación de un banco de materiales, porque sabemos que la vivienda es otra de las demandas.  Hay gente con terreno no puede construir porque los costos son muy elevados.

Me comentaba un vecino de Villa Iris que durante la gestión del ex intendente Hugo Gutiérrez, se pusieron en marcha sistemas de autoconstrucción, a través de los cuales se abastecía de materiales al interesado, y éste a cambio debía trabajar una determinada cantidad de horas semanales. El área de Obras públicas realizaba la verificación.

Tenemos la bloquera de Felipe Solá y las chapas se consiguen a través de Medio Ambiente por canje. Esto se hará con cupos bien estudiados, debemos apostar a esa modalidad de producción local, que genere movimiento y mano de obra, para que la gente se inserte en distintos procesos productivos.    

El miércoles estuvo el Lic. Martín Goslino (Jefe del  Centro de Estudios Económicos Unión Industrial de Bahía Blanca) en Villa Iris, haciendo un estudio junto a una profesional de esa localidad, para desarrollar un emprendimiento en el ex templo de la Iglesia Evangélica del Río de la Plata. La idea de ellos es replicar algo similar en otras localidades evaluando si hay alternativas viables.

-¿Qué planifican realizar en ese edificio de Villa Iris?

-Martín Goslino apunta a algo viable. Se habló de una fábrica de pastas, pero hay que ver qué terminan surgiendo del estudio de factibilidad.

Por qué es tan complejo generar fuentes de trabajo en nuestras localidades. Recordamos los talleres de aparado que con el tiempo debieron cerrarse.

-Una de las razones son las variables económicas, la falta de previsibilidad en nuestro país. Qué puede proyectar uno de acá a cinco o diez años, si existe una posibilidad de cambio en las reglas de juego.

En la época de Horacio López, en su último mandato y después en mi gestión, apostamos a los talleres de aparado porque funcionaba en Coronel Suárez, hicimos una inversión grandísima en máquinas. Se venía trabajando muy bien, pero cuando se abren las importaciones, las empresas comenzaron a traer la capellada de China porque era más barata. Si hubiéramos sabido eso, no iniciábamos esta actividad.

En el caso del taller de aparado en Villa Iris, tuvieron la buena idea de reconvertirse. Hasta que este país no tenga algunos ejes básicos claros en materia de salud, educación y agroindustria, y sean respetados por los distintos gobiernos, va a ser muy difícil crear estabilidad.

También podría gustarte Más del autor

Los comentarios están cerrados.