La ANMAT recomendó evitar el consumo de un helado

La ANMAT informa a la población que la firma WAL-MART Argentina S.R.L se encuentra realizando el retiro preventivo del mercado de un lote del producto:

Crema helada sabor frutilla, vainilla y de chocolate – Postre Tricolor, marca Great Value. Cont. Neto 656g – 8 unidades de 82g c/u. RNPA Expte. 2906-23509/16. Lote QL T1 L consumir preferentemente antes del 09/10/2021 M 09:46:52. Elaborado por RNE N° 02-030528. Est. Inscripto SENASA N° B1-04075 para WalMart Argentina SRL.

La medida se decide a partir de detectar la presencia de la bacteria Listeria monocytogenes en una muestra analizada por el Laboratorio del Departamento de Bromatología y Protección de la Salud de la municipalidad de Bahía Blanca.

Esta Administración Nacional, junto a la Dirección de Industrias y Productos Alimenticios (DIPA) del Ministerio de Desarrollo Agrario de la provincia de Buenos Aires, se encuentran coordinando las acciones preventivas con todas las autoridades sanitarias provinciales y municipales del país, a los fines de monitorear el retiro del mercado del producto.

Por todo lo expuesto, la ANMAT recomienda:

A los consumidores que hayan comprado o tengan en su poder el producto con el lote mencionado, que se abstengan de consumirlo.

A quienes expendan el producto, que cesen la comercialización de ese lote.

Ante cualquier duda o consulta, comunicarse con ANMAT Responde al 0800-333-1234 de lunes a viernes de 8 a 20 hs. y sábado, domingo y feriados de 10 a 18 hs. o vía correo electrónico a responde@anmat.gov.ar.

Qué es la listeriosis, enfermedad que provoca la bacteria Listeria monocytogenes

Es una enfermedad ocasionada por el consumo de alimentos contaminados con una bacteria que se encuentra tanto en el agua como en el suelo, denominada Listeria monocytogenes. Este microorganismo crece aún a temperaturas de refrigeración, pero es eliminado por calentamiento durante la cocción.

¿Qué alimentos la transmiten?

Existen animales que, aun sin presentar síntomas, son “portadores” de la bacteria en sus intestinos, pudiendo resultar contaminados los productos cárnicos y lácteos que de ellos se obtengan. Los alimentos que más frecuentemente se han visto involucrados en los brotes de enfermedad son:

  • Fiambres y embutidos a base de carnes y aves.
  • Lácteos elaborados con leche sin pasteurizar.
  • Vegetales crudos.
  • Pescados crudos y ahumados.

¿Cómo se previene la enfermedad?

Se recomienda:

Higiene
  • Lavarse las manos con agua y jabón durante 20 segundos, como mínimo.
  • Lavar cuidadosamente utensilios de cocina y superficies en contacto con alimentos crudos (por ejemplo: mesadas, tablas de picar, cuchillas, etc.).
  • Lavar los vegetales crudos antes de consumirlos.
Conservación

Mantener la higiene de la heladera.

Separación de alimentos

Evitar la contaminación cruzada entre alimentos crudos y cocidos o listos para consumir, mantenerlos separados durante la compra, preparación y conservación en heladera o freezer.

Cocción
  • Cocinar completamente los alimentos aunque estos no vayan a consumirse en el momento, en especial los embutidos como las salchichas, chorizos, morcillas, etc.
  • Refrigerar los alimentos preparados que no se consuman inmediatamente.
  • En caso de recalentar alimentos ya cocidos, hacerlo a temperaturas de cocción.
Evitar el consumo de:
  • Productos lácteos elaborados con leche sin pasteurizar.
  • Salchichas sin cocción previa.

¿Cuáles son los síntomas?

La sintomatología de la enfermedad es variable, desde escalofríos, fatiga, náuseas, vómitos, fiebre, dolor de cabeza, diarrea y dolor de estómago, hasta una forma más severa manifestada por meningitis, septicemia y abortos en mujeres embarazadas. El período de incubación varía entre 12 horas y 2 meses.

¿Quiénes presentan mayor riesgo de padecer la enfermedad?

No todas las personas que ingieren alimentos contaminados con esta bacteria contraen la enfermedad. Ello depende de la susceptibilidad y del estado de salud de cada individuo

. Resultan con mayor riesgo de padecerla las mujeres embarazadas, los recién nacidos, los ancianos y los individuos inmunológicamente deprimidos (por ejemplo: enfermos con SIDA, cáncer, pacientes tratados con drogas inmunosupresoras, etc.). Además, la mujer embarazada puede transmitir la enfermedad a su bebé a través de la placenta, con la posibilidad de ocasionar un parto prematuro, aborto o alguna alteración en el recién nacido.

Fuentes ANMAT – Ministerio de Salud

También podría gustarte Más del autor

Los comentarios están cerrados.