Reserva “Las Piedras”: Producir resguardando la vida

Rural 26/09/2022 . Hora: 16:52 . Lecturas: 0

*Lic. Fernando Cardarelli y Biólogo Rodrigo Tizón, INTA Bordenave

La Reserva Natural Privada “Las Piedras” es la primera reserva privada del partido de Saavedra-Pigüé. Nacida a partir del interés de su propietaria y de su vínculo con el sector de Agroecología de INTA Bordenave, hoy se encuentra vinculada a otras instituciones nacionales e internacionales. Conservación del pastizal, disminución de labores e incorporación de leguminosas son algunas de las estrategias de manejo diferenciado que se llevan adelante en el Establecimiento, que se encuentra en Transición Agroecológica

El establecimiento “Las Piedras” está ubicado en el cordón de CuraMalal, en el Sistema de Ventania, y cuenta en su territorio con serranías y valles. La constitución como Reserva Natural Privada se dio en el mes de marzo del año 2022, aunque el origen de este proceso se remonta varios años atrás.

 Motivada por llevar adelante un cambio en el planteo, en el año 2016 la propietaria del establecimiento, Maia Gonzáles Chaves, participó de una jornada organizada por el Sector de Agroecología de INTABordenave y desde allí inició un acompañamiento que fue creciendo con los años.

“Para poder constituir un establecimiento como Reserva, es necesario cumplir ciertos parámetros de conservación y producción. Por eso desde la Red de Agroecología de INTA aportamos una serie de sugerencias sobre estos temas, que incluye manejos diferenciados y estrategias de conservación”, afirma el biólogo Rodrigo Tizón, miembro de INTA Bordenave y Coordinador Nacional de la Red de Agroecología (REDAE) del INTA. “En este contexto, Maia registró el Establecimiento “Las Piedras” en la Asociación Privada de Reservas de la Provincia de Buenos Aires, lo que la convirtió en la primera reserva de este tipo del distrito de Saavedra-Pigüé”, añade Tizón.

A partir de su declaración como Reserva, “Las Piedras” pasó a formar parte de la Red de Reservas privadas de la provincia de Buenos Aires, quienes cuentan con el aval y acompañamiento de instituciones como Fundación Vida Silvestre, Fundación Temaikén y Fundación Azara, entre otras. El interés personal de Maia, a su vez, la fue vinculando con diferentes instituciones en un camino diversificado y creativo.

“El capitalismo extremo, la sociedad de consumo actual, la explotación desmesurada del medio natural y la pérdida de biodiversidad, son algunas de las causas que me movilizan desde lo más profundo para buscar un cambio”, reflexiona Maia Gonzáles Chaves.

Durante el 2022, Gonzáles Chaves convocó a instituciones como TELLUS, Red Argentina de Reservas Privadas, Fundación Williams, Centro Cultural de España en Buenos Aires, Fundación Metáfora y el INTA, a través de la REDAE, con quien viene realizando eventos y jornadas de campo desde hace un tiempo.

En ese contexto y durante el 2022, desde INTA se realizó un proceso de puesta en común con la propietaria, donde se reflexionó sobre distintas estrategias para avanzar en una transición, que contemple la Producción Agroecológica y la conservación del pastizal serrano. Además, se realizaron varias jornadas con distintos profesionales y técnicos, como biólogos de varias especialidades, guardaparques con experiencias en el tema y organizaciones dedicadas al #turismo, para plantear un giro hacia el turismo de Educación Ambiental, que permita fomentar una relación empática con la naturaleza.

“El trabajo transdisciplinario es necesario para la construcción de este tipo de proyectos. Dada su complejidad, es imposible pensarlo desde una sola disciplina, una institución aislada o únicamente desde el sector productivo”, asegura Rodrigo Tizón.

Sobre el proceso de Las Piedras, en el contexto mundial que vivimos como sociedad, Maia Gonzales Chaves menciona: “En este contexto me pregunto: ¿a qué modelo obedecen nuestras prácticas?, ¿a la sostenibilidad del sistema económico o al impacto en el territorio y las personas?, ¿qué está sosteniendo la cultura que me rodea hoy en día?” Y asegura: “Este proyecto busca potenciar una nueva relación con nuestro entorno, a través de una mirada interdisciplinaria que fomente otras formas de sinergia y de impacto positivo sobre la naturaleza y sobre nuestra forma de vida”

Para concluir, Maia reflexiona sobre lo colectivo, en un mensaje que se asocia de algún modo a valores expresados por la agroecología: “Desde la Reserva se busca hacer colaborativamente algo que no podría alcanzar de forma individual. Entender la cooperación como uno de los principios fundamentales de la vida y la evolución. La bióloga Lynn Margulis propuso un nuevo paradigma que identifica la colaboración y la asociación como un factor decisivo en las grandes transiciones evolutivas de los organismos, y esto, es lo que me inspira”

En una segunda nota, en breve, comentaremos las características del campo y del modelo productivo que está llevando adelante.

Consultas y más información. Biólogo Rodrigo Tizón [email protected] // Coordinador Nacional Red de Agroecología (REDAE) -- Nota de INTA Bordenave