En su día: Ellas nos transmiten vivencias, sentimientos y nos dejan sus consejos

En la semana del Día Internacional de la Mujer, las hemos elegido de diferentes lugares del distrito para reflexionar sobre las cuestiones de género y sus posibles soluciones.
En esta primera parte de nuestro sondeo, Mirta, Delia y Silvia comparten sus pensamientos, sus vivencias y nos cuentan de qué manera viven esta fecha tan especial.

Mirta Lupín: “Sigamos construyendo, cada una, entre todas y con ellos, los hombres. No enfrentándonos, sino acompañándonos”

Docente, madre de cinco hijos, de Villa Iris

¿Qué significado crees que debe tener el Día Internacional de la Mujer?

-Si bien es un día evocativo, también es para mí un día de esperanza, de festejos por los pequeños logros que se obtienen a nivel mundial, regional y local. Esa valorización viene acompañada de nuestra propia valoración y la de los hombres de buena voluntad, que también luchan por la igualdad de los géneros.

-¿Cuáles son, según tu visión, los problemas actuales que más afectan a la mujer?

-Violencia familiar, la trata de personas y la persistencia de desvalorización en algunos ámbitos laborales.

-¿Qué propondrías para prevenirlos, solucionarlos o al menos disminuirlos?

-Respecto a violencia familiar: consolidar redes, que en cada pueblo, haya un lugar donde las mujeres tengan un hogar provisorio, en donde puedan refugiarse en situación de peligro. Que no quede librado a la buena disposición de los gobernantes de turno, se necesita más formación e información sobre el tema, condenas severas por parte de la justicia.
Trata de personas: control en serio de la justicia y leyes muy severas, cadena perpetua para secuestradores, explotadores, políticos y jueces involucrados. Es importante la valorización de la mujer en los programas de tv, donde solo se las exhibe como objetos sexuales, estos programas debieran estar censurados. Creo que debería haber más formación en todos los ámbitos educativos.
A veces, las mismas mujeres permiten ser tratadas de este modo, en función de un trabajo televisivo y lo que es peor, se prestan a ello. Cada televidente tiene el poder de elección, es cierto, pero debe existir normativa que regule esas situaciones.
Ante el desempeño de un trabajo, a la mujer se le exige mayor idoneidad que al hombre. Leyes claras y ejecutables.
Persistencia de desvalorización en algunos ámbitos laborales: Si bien hay leyes al respecto, referidas al acoso laboral, en la práctica, su ejecución no es tan transparente. Siguen minimizando esas cuestiones.

-¿A qué mujer/es admiras de la actualidad o de la historia? ¿Por qué?

– ¡Son tantas las mujeres que admiro! Y en virtud de justicia, no me gustaría olvidarme de ninguna… a las mujeres de mi familia, abuelas, mi mamá, mi suegra, tías, hermanas, primas, hijas, nietas, sobrinas, nueras, amigas y compañeras de trabajo. A todas esas mujeres anónimas, que con su esfuerzo cotidiano impregnan de dignidad, todo lo que hacen.

-A qué te dedicas o te dedicaste en tu vida. ¿Qué cosas te dio tu actividad y cuáles te quitó?

-En mi vida personal desarrollé un rol, el rol más importante en mi vida como mujer, ser mamá de cinco hijos y ahora abuela de esos cuatro nietos, que para mí son doblemente hijos.
En lo profesional me desempeño como docente, tarea que me permitió crecer con el trato diario de niños, jóvenes y adultos. Mi actividad me dio mucho, muchísimo, especialmente en el plano humano, en lo afectivo y en las relaciones vinculares.
Las dificultades que tuve no fueron en función de mi rol, sino con el Sistema Educativo, sus idas y venidas y conste, que soy docente viejita…He conocido muchas reformas educativas que con el tiempo dejaron de ser panaceas.
La profesión no me quitó nada, yo hice mi elección. Si me privé de tiempos con mis hijos, lo hice en función de perfeccionarme. Si quité horas de sueño, lo hice porque al otro día tenía en la cara de mis alumnos el mejor de los pagos: sus sonrisas. El afecto que coseche, me lleno el alma.

-Si por un debieras cerrar tus ojos y en pocos segundos recorrer tu vida, ¿Cuál es el momento que más emoción te provoca?

– Al cerrar mis ojos y evocar los momentos más emocionantes, sin duda alguna recuerdo cuando abracé a cada uno de mis hijos por primera vez, cuando vi prolongarse mi vida a través de la llegada de un nieto. También, cuando logré borrar lágrimas de mis alumnos y obtuve una sonrisa, cuando vi que podía dar y recibir mucho más de lo que daba. Eso es impagable.

-Un objeto que guardes con mucho cariño…

En la vida, hay etapas…etapas en que acumulas objetos, etapas en que esos objetos dejan de ser necesarios y te desprendes de ellos. Guardo como objetos valiosos, cada una de las cartitas, dibujos de mis alumnos, notitas escritas con errores de ortografía. Pero el amor con que están escritos, lo hacen muy preciados para mí. También, guardo escritos de mis hijos y los leo a menudo.

-Un mensaje a las mujeres en su día…

-Sigamos construyendo, cada una, entre todas y con ellos, los hombres, no enfrentados, sino acompañándonos y complementándonos, porque la diversidad, es la verdadera riqueza. ¡Mi abrazo a todas las mujeres!

***************

Delia Marti: “Sólo con educación se puede comenzar a progresar”

Docente, madre de cuatro hijos, de Puan.

-¿Qué significado crees que debe tener el Día Internacional de la Mujer?

-Creo que la significación de la fecha debe traducirse en la reivindicación de derechos y el cotidiano respeto de los mismos.

-¿Cuáles son, según tu visión, los problemas actuales que más afectan a la mujer?

-Los problemas actuales no afectan más a la mujer ni especialmente a ella, vivimos en una sociedad individualista, competitiva, consumista, frívola, que afecta a todos los seres humanos que prioricen la tolerancia, el respeto, el predominio del diálogo, la reflexión.

¿Qué propondrías para prevenirlos, solucionarlos o al menos disminuirlos?

Solo con educación se puede comenzar a progresar. Al hablar de educación no me refiero a la escolarizada solamente sino a la formación de las personas como ciudadanos dignos en todos los ámbitos en los que se desempeñan.

-¿A qué mujer/es admiras de la actualidad o de la historia? ¿Por qué?

-Admiro a Alfonsina Storni. Excelente escritora, debió enfrentar con valentía y fortaleza la discriminación que la sociedad de su tiempo le manifestó solo por ser mujer. En la actualidad admiro a la Presidenta, Cristina Fernández, por su preparación, la claridad de su pensamiento, el coraje y la fortaleza.

-A qué te dedicas o te dedicaste en tu vida. ¿Qué cosas te dio tu actividad y cuáles te quitó?

-Fui docente en el nivel primario y en el secundario. La profesión, solo me dio y mucho: experiencias, conocimientos, amigos, compañeros y alumnos que permanecen en mí con la misma frescura que la de otros tiempos.

-Si por un momento debieras cerrar tus ojos y en pocos segundos recorrer tu vida, ¿Cuál es el momento que más emoción te provoca?

-La mayor emoción es sentir el abrazo de mis hijos que regresan, algunos abrazos por el tiempo que pasa sin vernos y otros aunque nos veamos diariamente. Todos transmiten seguridad, calidez, presencia.

-Un objeto que guardes con mucho cariño…

-La ropa de bebé, hecha para esperar los nacimientos.

-Tus afectos…

-Familia, amigos, ex alumnos.

-Un mensaje a las mujeres en su día…

Ser cada día más mujer, reafirmando el compromiso y caminando hacia el futuro con valor y determinación.

*********

Silvia Iturrios: “A disfrutar de cada momento de nuestras vidas, porque pasa muy rápido”

Docente, ex directora del Museo Ignacio Balvidares, madre de tres hijos, de Puan.

-¿Qué significado crees que debe tener el Día Internacional de la Mujer?

-El sentido que debiera tener, es el real motivo por el cual se eligió a esa fecha, con esto creo que más que el saludo de cortesía (que está bueno que se haga), considero que todos los años se debiera tomar la fecha para debatir seriamente y en todos las esferas donde se puede levantar la voz sobre problemas que afectan a la mujer actual.

-¿Cuáles son, según tu visión, los problemas actuales que más afectan a la mujer?

-Pienso que uno de los problemas mayores es el desprestigio con todo lo que eso acarrea, violencia de género y desigualdad de oportunidades entre otras.

-¿Qué propondrías para prevenirlos, solucionarlos o al menos disminuirlos?

Siempre ha sido la educación la base y la clave para mejorar, solucionar o paliar problemas y dificultades, pero lamentablemente vivimos en una sociedad, donde hay una gran mayoría de familias (que cede su rol de primera educadora) y dan prioridad a la TV , donde hay muchos programas y novelas, que están dentro del horario de protección, y son no aptos para niños/as, donde la violencia y la exhibición son vedette. Y pasan a ser “normal” muchas situaciones que no lo son, entonces esas criaturas viven ese mundo y quizás cuando sean grandes ante tanta cosas, de las cuales no tienen filtro y no sabemos cómo lo procesan, les será difícil tener un equilibro emocional para poder funcionar medianamente bien en la vida.

-¿A qué mujer/es admiras de la actualidad o de la historia? ¿Por qué?

-Mi modelo de tenacidad y empuje en la adversidad, y que no flaquea es mi mamá. Siento admiración también por esas mujeres anónimas que se brindan a corazón entero, que hacen su trabajo con abnegación, muchas veces desde el anonimato y con un sueldo escaso. Por eso en el Museo, junto a los amigos, llevábamos a cabo el Proyecto MUJERES, que era precisamente reconocer a esas puanenses que muchas veces hacen el trabajo por nosotras o nos atienden y no salen en la tele, o en los diarios, pero son muy valiosas dentro de la sociedad.
Si hay alguien con quien me hubiera gustado poder compartir más, es mi abuela paterna: Andrea una mujer fuera de serie, si se quiere transgresora para la época en la que le tocó vivir.
Y si tengo que nombrar a alguien más reconocida, no dudo en Victoria Ocampo, quizás porque en ella me siento en parte identificada, es de abril (tres días antes). Hay algo de ella que dice: “Nacerá una unión, entre el hombre y la mujer, mucho más verdadera, mucho más fuerte, mucho más digna de respeto. La unión magnífica de dos seres iguales que se enriquecerán mutuamente puesto que poseen riquezas distintas.”
Ella habla de la diferencia entre hombre y mujer, lo que hoy trata Pilar Sordo en sus libros y conferencias, este verano asistí a una y allí planteaba tan gráficamente que no somos iguales a los hombres, por eso ella dice “viva la diferencia”, si exige tener igualdad de oportunidades.

-A qué te dedicas o te dedicaste en tu vida. ¿Qué cosas te dio tu actividad y cuáles te quitó?

-Mi vida se desarrolló entre la función de ser mamá, ser docente, y cuando mi hija más chica tenía 8 años hice otra carrera.
Para mí la docencia tuvo la ventaja que podíamos compartir la misma escuela con mis hijos. Y si bien son sólo cuatro como alguien dijo estos días, son varias horas más de reuniones, planificaciones, correcciones, etc. pero sabiendo negociar y o administrar los tiempos es posible. Lo importante es la calidad del tiempo compartido, estar con ellos para jugar, para acompañarlos en las tareas, tuve la suerte de que Dios me dio la fortaleza de postergar el descanso para repartirme en estas actividades. Esa ventaja es un poco también por haber sido mamá joven.
Mi actividad me dio la satisfacción de haber podido ser partícipe de la educación de muchos niños y en esto tengo que agradecer a los papás que confiaron. Los chicos son tan maravillosos, tan puros y uno aprende tanto de ellos. Y mi otra actividad igual, sólo que cambia la edad, los mayores con los que trabajé en el museo son fuente infinita de sabiduría y vivencias, y muchos verdaderos ejemplos de vida.
Y las cosas que me quitó esa actividad….en realidad no me las quitó, es la vida. Las disfruto ahora, mis tiempos para no hacer nada o para levantarme tarde (me encanta dormir), para pasear, para estar con mis afectos amigos y familia, para mirar películas, leer y pintar. Hacer todo lo que en otro momento de mi vida de mujer no pude hacer porque era otra la prioridad. Hoy la prioridad soy yo, estar bien para poder acompañar y ayudar a mis hijos que ya están encaminados, por eso hago todo lo que me gratifica, lo que mencioné más las caminatas, pilates, reiki y la oración. Todo esto hace que me sienta totalmente plena y con mucha paz interior.

-Si por un momento debieras cerrar tus ojos y en pocos segundos recorrer tu vida, ¿cuál es el momento que más emoción te provocó?

-Uy qué pregunta, son pequeños instantes y son tantos como la vida te los va dando, las emociones te movilizan. He sentido todas, las que son tóxicas, como dice Stamateas: enojo, bronca, ansiedad, y las otras las que te dan felicidad. Para mí los 50 años, ya pasados hace bastante, me sirvieron para buscar estrategias en las que pueda dominar las primeras, pero lograr que no me dominen, aplacarlas y sí disfrutar a pleno las otras, emocionarme por ejemplo cuando me dijeron “abu” por primera vez cada uno de mis 4 nietos, sus logros, es como revivir lo que viví con mis hijos.
Pero si cierro los ojos, el momento más sublime sin duda han sido los nacimientos.

-Un objeto que guardes con mucho cariño…

-El objeto es una pulsera que tengo desde joven y siempre la llevo puesta, era de mi abuela Andrea.

-Tus afectos…

-Mis afectos son mi familia y mis amigos, a quien les puedo brindar mi tiempo y cariño.

-Un mensaje a las mujeres en su día…

-Mujeres, por suerte nos toca vivir en época de adelantos, atrás quedaron las lavarropas a paleta, ahora vienen los hornos autolimpiantes. Tenemos más tiempo, a disfrutar de cada momento de nuestras vidas, porque pasa muy rápido.

También podría gustarte Más del autor

Los comentarios están cerrados.