Quedó inaugurado el ciclo lectivo en los niveles Inicial y Primario

Con la presencia de funcionarios municipales, autoridades escolares y gremiales e instituciones educativas, ayer por la mañana, en el Jardín de Infantes Nº 903 fue inaugurado el ciclo lectivo 2012.
Estuvieron representadas con sus abanderados las siguientes escuelas: Primaria 1, Secundaria 5, Especial 501 “Manuel Belgrano”, de Educación Técnica, de Formación Profesional 401 “René Favaloro”, los centros de educación de Adultos 701 y Complementario 801, además del Instituto María Susana y del Taller Protegido “Crecer”.
En su mensaje, Mónica Monsalvo, Directora del Jardín 903 recordó que este año se celebran los 200 años de la creación de la Bandera.
En referencia a ése capítulo de la historia pidió valorizar “todos aquellos acontecimientos y lo trascendental de cada uno de nuestros patriotas, estos hombres que se jugaron por sus ideales y valores en aquel momento histórico. Eso hace que nosotros hagamos un alto y pensemos qué estamos haciendo hoy por la historia de nuestro país y más precisamente por la de nuestro lugar que es Puan”, expresó.

Reflexión

Tras dar la bienvenida a los alumnos y padres, Monsalvo leyó el cuento “Reunión en la Carpintería” (ver recuadro) que lleva a reflexionar sobre la importancia –más allá de las diferencias de cada persona—que tiene el hecho de valorar y percibir las mejores cualidades en cada ser humano, logrando así excelentes resultados en las tareas cotidianas.
Luego presentó al personal de la institución, dio la bienvenida a los padres y en especial a los alumnos, quienes según dijo, “dan color y alegría a las salas que hasta ayer estaban vacías.”

Sobre el reclamo docente

El acto continuó con el discurso de la inspectora Jefe Distrital Ana Skolak, quien también hizo alusión a los 200 años de la creación de la Enseña Patria, destacando que se enarbola en todas las instituciones educativas, donde se les inculca a los alumnos el “honor y el respeto por nuestros símbolos patrios”.
Después, se refirió al reclamo docente y deseó que “Dios los ilumine siempre para poder encontrar una solución al conflicto de la mejor manera.”
“Sé del compromiso, la responsabilidad y la vocación de los docentes del distrito quienes, mientras esperan una solución al conflicto, están pensando y organizando las tareas para este nuevo ciclo lectivo.”
“Este ciclo lectivo tiene como objetivo primordial continuar trabajando en la enseñanza para todos, logrando una educación con justicia social y en lo que significa una escuela para todos, en la que todos aprendan, debemos trabajar muy fuertemente para que no haya chicos no escolarizados y alumnos que abandonen la escuela,” bregó.

Inclusión con calidad

“Nuestra nueva Ministra de Educación, La Licenciada Silvina Gvirtz, ha manifestado que continuará con el proyecto educativo provincial, imprimiendo su propio estilo, profundizándolo y fortaleciéndolo,” agregó.
“Hablamos de una inclusión con calidad en los aprendizajes, hablamos de la democratización de las escuelas, de la supervisión y de la permanente capacitación de los equipos de conducción”, destacó.
La titular de la Jefatura Distrital transmitió su sensación luego de recorrer las escuelas de la Provincia de Buenos Aires, e instó a valorar el estado de las de nuestro distrito.
“Tenemos escuelas muy lindas, con muchas comodidades. Siempre faltan materiales, pero creo que están en óptimas condiciones, por ellas debemos seguir trabajando fuertemente”.
Y luego reflexionó: “No existen buenas o malas escuelas. La calidad educativa no se mide por la infraestructura edilicia, los materiales o los recursos. La calidad educativa se demuestra en la enseñanza que imprime cada institución”.
En este sentido, enumeró las mejoras de infraestructura, entre las que destacó la entrega de recursos didácticos, bibliotecas, creación de cargos jerárquicos, combis para escuelas de Educación Especial, herramientas, neetbooks y equipos de trabajo para talleres escolares.

Reunión en la Carpintería

Cuentan que en la carpintería hubo una vez una extraña asamblea. Fue una reunión de herramientas para arreglar sus diferencias. El martillo ejerció la presidencia, pero la asamblea le notificó que tenía que renunciar. ¿La causa? ¡Hacía demasiado ruido! Y, además, se pasaba el tiempo golpeando.
El martillo aceptó su culpa, pero pidió que también fuera expulsado el tornillo; dijo que había que darle muchas vueltas para que sirviera de algo.
Ante el ataque, el tornillo aceptó también, pero a su vez pidió la expulsión de la lija. Hizo ver que era muy áspera en su trato y siempre tenía fricciones con los demás.
Y la lija estuvo de acuerdo, a condición de que fuera expulsado el metro que siempre se la pasaba midiendo a los demás según su medida, como si fuera el único perfecto.
En eso entró el carpintero, se puso el delantal e inició su trabajo. Utilizó el martillo, la lija, el metro y el tornillo. Finalmente, la tosca madera inicial se convirtió en un lindo mueble.
Cuando la carpintería quedó nuevamente sola, la asamblea reanudó la deliberación. Fue entonces cuando tomó la palabra el serrucho, y dijo: -“Señores, ha quedado demostrado que tenemos defectos, pero el carpintero trabaja con nuestras cualidades. Eso es lo que nos hace valiosos. Así que no pensemos ya en nuestros puntos malos y concentrémonos en la utilidad de nuestros puntos buenos”.
La asamblea encontró entonces que el martillo era fuerte, el tornillo unía y daba fuerza, la lija era especial para afinar y limar asperezas y observaron que el metro era preciso y exacto.
Por primera ver se sintieron entonces un equipo capaz de producir muebles de calidad y prometieron siempre intentar de percibir los puntos fuertes de los demás, porque es ahí donde florecen las mejores cualidades de cada uno.

Cuento anónimo tradicional.

También podría gustarte Más del autor

Los comentarios están cerrados.