La Escuela Técnica organizó una interesante jornada sobre robótica

“La robótica podría definirse como el diseño de máquinas para resolver problemas”, puntualizó, en diálogo con TODAS LAS VOCES, el Ing. Andrés García, encargado de brindar la charla en el Espacio Cultural “El Mercado”

Una Asistencia Técnica sobre Robótica, brindó el miércoles 10 de Julio, el profesional, referente del programa NEXOS de la Universidad Tecnológica Nacional  (UTN). La jornada propiciada desde la Escuela de Educación Secundaria Técnica N° 1 de Puan estuvo dirigida a alumnos de 3º, 4º, 5º, 6º, y 7º año y a docentes.

El programa NEXOS es una herramienta que ayuda a organizar espacios de acción conjunta entre la Universidad y las instituciones de nivel secundario. El objetivo principal es fortalecer el proceso de inserción de los alumnos en el nivel superior, promover la continuidad de sus estudios, formar para el ejercicio de la ciudadanía y brindar las competencias requeridas por el mundo del trabajo.

TODAS LAS VOCES dialogó con el Ingeniero García, quien reúne una importante trayectoria en materia de desarrollo e investigación tecnológica en el área de robótica.

“Me pareció fantástica la organización y la recorrida por los proyectos, estoy muy conforme”, señaló.

-¿En qué consiste la robótica?

Es una tendencia en el mundo, un conjunto de muchas disciplinas, una combinación de diferentes áreas que terminan en el robot y comienzan con una necesidad. Es un problema que se resuelve con una máquina. Algunos las definen como autómatas en los que convergen la electrónica y la mecánica, por eso hay quienes la llaman mecatrónica. Luego viene la parte de la inteligencia y el control.

-¿En qué ramas de la ciencia se aplica?… La medicina debe ser una de ellas

No me imagino en el futuro un área en donde no vaya a estar incluida la robótica. Las primeras áreas de desarrollo fuerte que encontró fueron las industriales que conllevaban gran riesgo. Fue allá por la década de 1960, con la manipulación de material de fundición en los hornos.

Otra de las clásicas imágenes es la de los brazos robot que sueldan o pintan autos en las fábricas automotrices. Esos son los llamados “manipuladores fijos”, a los que luego le incorporan ruedas para su movilidad.

En los países más avanzados, se los ve en la industria agropecuaria. En medicina, en el Hospital Italiano de Buenos Aires compraron un robot de una enorme precisión para las cirugías. Hay también nanorobots que tienen el tamaño de un átomo (N de la R: un “nano” es una unidad de medida equivalente a una mil millonésima parte de un metro).

Estos robots microscópicos se introducen en el cuerpo para combatir enfermedades.

Esta área del conocimiento tiene  posibilidades infinitas.

-Es como salido de una película de ciencia ficción

Esto ya se proyectaba en las décadas de 1930 y 1940. Se fantaseaba con que los robots nos iban a reemplazar. Puede pasar en el futuro, no digo que no. Pero me parece que la idea es orientarlo hacia otra cosa, por ejemplo a reemplazar el trabajo duro, para que lo haga una máquina y uno manejar esa máquina. Eso implica también un empleo calificado.

Las capacidades de los robots son cada vez más grandes. Es bastante impresionante.

Currículum

Andrés García Se recibió de Ingeniero Electrónico en el año 2001 en la Universidad Nacional del Sur (UNS).

En abril de 2002 se radicó en Portugal para trabajar en un Instituto de Robótica, donde pasó tres años dedicado a aprender sobre temas como la robótica móvil.
Durante su estancia en Europa se siguió capacitando y tuvo la posibilidad de estar seis meses colaborando en un proyecto de la Agencia Local Espacial vinculado a la tecnología de satélites.


Regresó a Argentina en el 2005. Comenzó el Doctorado en la UNS y cuatro años después recibió el diploma. A partir de este último logro, se dedicó a la investigación y a la docencia.

-Dicen que en pocas décadas muchos de los oficios que hoy conocemos van a desaparecer, pero van a surgir nuevos, sobre los que casi nada sabemos

Eso justamente se plantea con el cambio de los planes de estudio en determinadas carreras, por eso la necesidad de un replanteo de las competencias con las que contará cada profesional al egresar de la universidad.

De acá a diez años no sabemos qué nuevos trabajos o aplicaciones va a haber. Para ese futuro debemos preparar a nuestros próximos ingenieros, para que sean capaces de dar nuevas soluciones a los problemas que se irán presentando.

-¿Hay apoyo del Estado para proyectos educativos como el que propone Nexos?

-Hay un fondo destinado a esto, en lo relacionado al armado de robots. El Ministerio de Educación ha mandado kits a las escuelas.

En lo referido al desarrollo tecnológico, hay inversión y financiación, yo estoy en un proyecto de investigación, pero depende de la persona que está a cargo del proyecto el hecho de llevarlo adelante.

-¿En qué proyecto está trabajando actualmente?

Tratamos de buscar soluciones a problemas que tengan resonancia internacional y de allí volcarlo al ámbito local. Estoy abocado a dos áreas: los robots educativos que contempla la creación de una plataforma educativa, pero para las necesidades de Argentina. Es decir, diseñar un robot programado para planteos específicos de matemática o física, de nivel primario y secundario, compatible con los programas nuestros. Ya que los kits que se compran en el exterior vienen pensados para sistemas educativos extranjeros.

En el otro área que estamos incursionando es en lo referida al diseño de robots para cumplir tareas específicas, por ejemplo navegar en terreno, en el que un vehículo se puede volcar, porque la percepción sensorial es distinta, más compleja. Estamos dedicados a un robot nuevo, una especie de auto reconfigurable, es decir el mismo robot se puede dividir en dos, o bien formar otro robot si se junta cada parte.

También podría gustarte Más del autor

Los comentarios están cerrados.