El arte no está en cuarentena. Hoy Mónica Malvicini

En el marco de este nuevo espacio, donde mostramos la actividad de artistas locales, invitamos a Mónica Malvicini, docente jubilada, quien elabora delicadas artesanías en vitrofusión con el nombre “Omilen Antü”.

Al ser consultada por cómo está viviendo esta etapa de aislamiento social, nos dijo: “Primero quiero agradecerles por haberme invitado a participar de este espacio “El arte no está en cuarentena”. Este tiempo es muy especial y raro a la vez, estamos  alejados y al mismo tiempo más cercanos”.

“No encontraba el tiempo para diseñar, cortar y dibujar, estaba todo sobre la mesa pero yo no lo veía, creo que fue porque me duraba la angustia de lo vivido por no poder reencontrarme con los afectos más cercanos,” contó.

Sanar a través de la creación

Para Mónica, fue fundamental volver a retomar su actividad artística.

 “Un día me senté frente a los vidrios, los esmaltes y la pasión que me produce la vitrofusión reapareció. Me ayuda mucho a ocupar el tiempo porque es todo un proceso de creatividad que debes poner en acción, desde diseñar, cortar el vidrio, dibujar, elegir los colores, pintar y luego la magia que hace el horno, un vidrio plano lo vez transformado en una lámpara, un plato, una fuente. Es realmente apasionante,” manifestó.

“Lo que más extraño en este tiempo es poder ver a mis hijas en persona, aunque gracias a la tecnología estamos conectadas todo el día, y  las ferias de artesanos que es nuestro lugar de encuentro donde compartimos con las otras chicas un tiempo de intercambio, enriquecimiento, mates, anécdotas y viajes cuando participamos en ferias que se realizan en otras localidades,” expresó.

También podría gustarte Más del autor

Los comentarios están cerrados.