El edificio del Banco Nación cumplió 111 años

En el corriente mes de mayo, la imponente estructura edilicia ubicada en San Martín y Santamarina, celebró un nuevo aniversario.

Pero la historia del banco en Puan comienza un poco más atrás en el tiempo, ya que había comenzado a funcionar el 18 de Febrero de 1904.

El historiador César Michelutti, en su libro “Cronología para la Historia de Puan III”, rescata testimonios de la tradición oral. Por su investigación se conoció el lugar donde probablemente, la entidad comenzó a atender al público.

Fue en “una propiedad de la Sociedad Española (hoy esquina de España e Irigoyen, actual casa de Luis Tealdi-Sucesión). Su primer Gerente fue don Juan F. del Sel, quien posteriormente participaría en la fundación del Club Tiro Federal”.

El Banco reveló la rivalidad entre Puan y Pigüé 

Michelutti hace referencia al libro “Los Aveironeses en La Pampa”. Allí, señala, “aparece una carta suscripta por don Clemente Cabanettes de Pigüé, dirigida al semanario El Intransigente de aquella localidad, donde se manifiesta la rivalidad que existía…

“Agosto de 1902 – El progreso de Puan no es para discutirse, ninguna deja de reconocer…

“Sabemos todos que Puan… no tiene o tiene pocos propietarios de quintas y chacras. Todos los campos dedicados hoy al cultivo de trigo, son de exclusiva propiedad de unos pocos estancieros que entre los cuales citar, a los señores Mariano Unzué, Alejandro Leloir, Cecilio López y el Dr. Udaondo. (…)

 “Yo no alcanzo a comprender aun destornillándome los sesos, la necesidad de un Banco en Puan, salvo que no fuera para prestar platónica protección a los chimangos de la laguna…”

“No importa, Puan tendrá su sucursal de Banco… sino por gracia de Dios Todopoderoso, y la voluntad del señor  Mariano Unzué, más poderoso todavía… y Pigüé no diría UD que ha hecho ya tantas solicitudes  para obtener lo que se merece…”

El historiador puanense analiza en su Cronología la postura de Cabanettes., y escribe: “más allá de su enojo por la cuestión del Banco, tenía razón en lo referente a la explotación de los campos. Por cuanto Pigüé había sido colonizado en 1884, mientras que en Puan pertenecían a unos pocos propietarios. 

El gran día de la Inauguración

El periódico LA VERDAD, del 12 de mayo de 1910 informaba:  “Hoy domingo a las 3 de la tarde, tendrá lugar la inauguración del nuevo edificio del Banco de la Nación Argentina.

Con tal motivo, habrá una pequeña fiesta para celebrar el acontecimiento y motivo suficiente para ello, dado que la nueva construcción representa una obra de vastas proporciones que honra a Puan, y que sin discusión alguna podría figurar dignamente en la más populosa ciudad en donde la edificación moderna tiene hermosos ejemplares.

Como amantes de todo lo que significa un progreso para este pueblo, nos sentimos satisfechos por la nueva casa del Banco de la Nación, donde sus oficinas estarán espléndidamente instaladas, dando una alta idea de la capacidad económica de la benéfica institución,”

Una muestra del poderoso modelo agroexportador

Desde el Museo Ignacio Balvidares, acercaron un informe sobre el contexto histórico y económico en el que se proyectó y concretó la amplia estructura edilicia que exhibe “el Nación” en nuestra localidad. 

1910 se constituyó en nuestro país como el año del centenario de la Revolución de Mayo La pujanza de la actividad agrícola ganadera, comercial, empresarial y financiera, motivaron la creación n Puan de la sucursal.

Una época de bonanza económica gracias a la producción y exportación de materias primas. En una Argentina posicionada como una potencia a nivel mundial, convivían una clase social encumbrada que miraba hacia Europa con admiración con otra humilde, sumida en la pobreza absoluta y sufriendo enormes privaciones. 

De aquella Buenos Aires pomposa para la casta más acomodada, quedó como testigo la impactante arquitectura que además se replica en varias ciudades del país. La actual CABA exhibe algunas zonas que remiten a la arquitectura parisina.  

Estilo Neoclásico

La construcción del Banco Nación Sucursal Puan, nos cuentan desde el Museo, “corresponde al estilo neoclásico y presenta influencia del rococó en detalles como las hojarascas y guirnaldas.  Ecléctico en su mezcla estilos y su composición. El pórtico de acceso remata con un frontón adornado de relieves y molduras.

En el frente se observan columnas de orden jónico apoyadas sobre basamentos cuadrados, están adosadas al cuerpo del edificio y terminan en capiteles con volutas y flores de acanto. Las ventanas superiores, con arco de medio punto, cuentan con vidrio repartido.

Otra imagen de la fachada del Banco Nación durante el
Free Tour organizado del Museo por edificios de Puan (Archivo)

Salón Central

Este salón se destaca por su “escala”, en arquitectura se utiliza esta expresión para indicar a un espacio de grandes dimensiones (en planta y en altura). La escala de ese espació es “monumental” acorde a como se pensaban y proyectaban los edificios en esa época y tiene que ver también con una cuestión “simbólica”. El edificio de un banco debe siempre reflejar el poder y en este caso la solvencia de una institución crediticia y eso debe mostrarse al público.

Estilo: El estilo del espacio, al igual que lo que se observa en el frente del edificio es “ecléctico”, es una mezcla de diversos estilos.

Interior del Banco

Balconeo: Se denomina así a la posibilidad que tiene ese espacio de ser recorrido “perimetralmente desde arriba (primer piso) lo que da para quién esté habilitado a hacerlo una perspectiva diferente del espacio. Balconeo viene de “balcón” ese recorrido perimetral a esa altura se hace desde una “balcón corrido interno” (perimetral).

Hall “oval” o “redondo” de la entrada… Podríamos llamarlo “hall frío” es una pieza de arte sin igual… una “joya”… es muy bello, decorados a destacar y las carpinterías (puertas) también.

La vivienda del gerente, contador y tesorero se integra a la edificación con características similares, resaltando solo los balcones de la planta alta.

Donde se encuentra  la vivienda de la tesorera (Calle Santamarina, la cual lleva ese nombre ya que esta persona fue el primer presidente del Banco Nación) estaban las caballerizas. Además se dice que el Banco contaba con un sistema de riego subterráneo.

La cuenta Nº 1 fue de una firma de Guatraché “Novick Insausti y CIA”

Los ladrillos para la obra fueron fabricados los hermanos José y Pascual Bottino.

En 1992 fue declarado Bien Cultural de Interés Municipal por la ordenanza municipal 103, luego de las gestiones realizadas oportunamente por el  Museo Ignacio Balvidares.

También podría gustarte Más del autor

Los comentarios están cerrados.